Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Malos pagos, altos precios

 

Alejandro Armengol, El Nuevo Herald

 

La brecha entre salarios y precios sigue aumentando en Cuba, lo que constituye una situación anómala con consecuencias que van desde el aumento de la corrupción y el robo hasta la amenaza potencial de disturbios y caos. Y lo peor en este caso es que el principal empleador del país, el gobierno que controla un Estado totalitario, no enfrenta el problema con decisión y premura.

 

Desde 1990 los precios no han cesado de aumentar. El fin del subsidio soviético y el inicio del llamado “período especial’’, que ya va para 23 años, trajo como consecuencia que se dispararan las desigualdades en la isla. No es que éstas no existieran con anterioridad, pero se mantenían en parcelas que delimitaban privilegios: el grupo dirigente; un sector dedicado al trabajo privado de forma parcial o completa, más o menos reducido según los años, y la mayoría del sector laboral, que era empleado por el Estado, desde profesionales hasta auxiliares de limpieza.

 

Al comenzar a quebrarse esta parcialización surgieron dos fenómenos hasta entonces desconocidos en Cuba: la posibilidad de vivir -y de vivir bien- gracias a la entrada permitida de dinero desde el exterior y la oportunidad de obtener ingresos, en cifras que el gobierno no es capaz de pagar, debido a la posesión de determinadas habilidades, capacidades, bienes o medios. El primer grupo de beneficiados fue constituido principalmente por aquellos con familiares residiendo en el exterior, mientras que el segundo lo formaron desde artistas hasta cocineros y dueños de los ahora famosos “paladares”. Tras la llegada de Raúl Castro al mando de los asuntos cotidianos en la isla, las posibilidades de crecimiento de ambos grupos se han ampliado.

 

Sin embargo, el papel del gobierno se ha limitado a permitir y no a desarrollar. De hecho, en este terreno las quejas que se formulan a diario a la actual presidencia es que no avance más rápido en esa permisividad a cuentagotas, que ha hecho que ahora los cubanos puedan, desde tener una computadora hasta poder viajar al extranjero. Claro que al mismo tiempo, ese gobierno totalitario ha dejado en manos privadas el asunto de conseguir el dinero necesario, tanto para comprar el equipo como el pasaje. Es decir, que al tiempo que se han democratizado las diferencias (ya la desigualdad no se siente en el viaje del dirigente a los países socialistas sino en el dinero que tiene el vecino para comprar un televisor de pantalla gigante), la adquisición de los bienes de consumo han pasado de métodos políticos y sociales a formas individuales (ya el centro de trabajo y el colectivo laboral no otorga la autorización para comprar el televisor, sino el dinero que se recibe del extranjero o que se gana de forma privada). Dicho de forma rápida: el Estado cubano se desentiende cada vez más del problema de la subsistencia de sus ciudadanos.

 

Se asiste entonces al desarrollo cada vez mayor de una especie de engendro económico, en que el “carácter socialista” viene determinado por el monopolio en el comercio de ventas al por mayor, y en buena medida también minoristas, mientras se desentiende del incremento, o incluso el mantenimiento, de la creación de empleos bien remunerados. Esta actuación esquizofrénica solo es posible de mantener bajo el principio de que el Estado te vende, pero no te paga lo suficiente para comprar, por lo que mira hacia el exterior para los ingresos: remesas, turismo, servicios médicos y profesionales en general en otros países y ventas también en el exterior de productos muy específicos, como la industria farmacéutica y algunos minerales. Lo curioso es que, con esta actitud parásita al extremo, el gobierno logre mantener un control absoluto y sustentar una retórica nacionalista.

 

No cabe esperanza alguna de que la discrepancia entre precios y salarios vaya disminuyendo, sino todo lo contrario. Limitarse a ver el asunto como el resultado de la existencia de una dualidad monetaria es interpretar un resultado del problema como la esencia del mismo. La dualidad monetaria en Cuba es un problema que el gobierno de la isla admite, pero cuya solución está subordinada, al menos en teoría, a un aumento de la productividad. Sin embargo, este enfoque no sólo parece estar cada vez más alejado de cualquier posibilidad de éxito, sino que en la práctica no cumple la función de plan de largo alcance para lograr un objetivo, aunque sí un fin más inmediato: dilatar el asunto y trasladarlo a una especie de limbo que intenta ocultar la falta de capacidad o de disposición para hallar una solución. Una estrategia destinada al fracaso económico que es en realidad una táctica política, la cual hasta ahora ha logrado su meta: considerar transitorio un callejón sin salida.

 

Se repite así la paradoja del modelo cubano, donde la falta de eficiencia productiva actúa muchas veces como carta de triunfo político.