Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Más cerca del cambio. Entrevista a Ángel Moya

 

Oscar Sánchez Madan, Primavera Digital

  

Ángel Moya Acosta, ex-prisionero de conciencia, sancionado durante la conocida Causa de los 75, en 2003, a 20 años de prisión, de los cuales extinguió más de siete, concedió una entrevista a este colaborador de Primavera Digital que se desarrolló en la sede del Movimiento Independiente Opción Alternativa, ubicada en la comunidad de Pedro Betancourt, provincia de Matanzas.

 

Como presidente del opositor movimiento "Libertad Democrática por Cuba", cree que el pueblo cubano está cada vez más cerca del cambio, que su país transita ya por el sendero que conduce al baluarte de las libertades:

 

Pregunta: Muchos disidentes afirman que durante el año en curso el gobierno de Raúl Castro ha incrementado la represión. Al respecto, ¿qué opina?

Ángel Moya: La represión evidentemente ha aumentado. Los abusos policiales, sin dudas, se han acrecentado. Esto se debe a que la situación económica, social y política se agrava a cada minuto. El gobierno busca soluciones, pero no las encuentra. Sin embargo, emplea cuantiosos recursos para reforzar las fuerzas represivas y así tratar de doblegar a quienes promovemos el respeto a la Carta Universal de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas.

 

No es menos cierto que los encarcelamientos de opositores políticos han disminuido. Pero el régimen ha incrementado los arrestos temporales violentos, con el propósito de obligar a los defensores de los derechos humanos a cesar su labor a favor de la edificación en el país de un estado de derecho.

 

Asimismo, el gobierno ha aumentado el allanamiento y saqueo de domicilios y las agresiones físicas, como método de presión y de terror contra la sociedad.

 

La represión seguirá aumentando a medida que se deteriore aún más la situación económica y social del país.

 

P: Hay quienes señalan que en Cuba también se han multiplicado las protestas ciudadanas.

 

ÁM: Paralelamente a la represión y al deterioro de la situación económica y social, también han aumentado las protestas de la población. El ciudadano de a pie se siente afectado por la ruina a la que el régimen ha conducido al país. La población, como es lógico, ha tomado conciencia y exterioriza lo que siente y piensa. Ante esta situación, quienes defendemos los derechos humanos hemos llegado a la conclusión de que en cualquier momento en la isla pudiera desatarse un estallido social de incalculables proporciones. El pueblo cubano de hoy sabe lo que significa el cambio, desea el cambio, conoce que cuenta con un liderazgo opositor al régimen que tiene una mayor conciencia de los problemas y de las vías para enfrentarlos. La gente protesta, como te decía, porque está aprendiendo que al gobierno hay que presionarlo para que realice los cambios que necesita el país, transformaciones que no tienen mucho que ver con la denominada actualización del modelo económico castrista.

 

P: El pasado 12 de agosto, en esta comunidad de Pedro Betancourt, provincia de Matanzas, centenares de personas lanzaron palos y piedras a varios agentes policiales que golpeaban y arrestaban a un grupo de disidentes. ¿Cree usted que detrás de esta protesta violenta se esconda la minuciosa labor de la oposición?

 

ÁM: Pedro Betancourt es un municipio que no escapa de la situación económica, social y política que vive la nación. Dicha protesta es el resultado de la estrecha vinculación que ha logrado la oposición con la población en esta región. Los activistas de derechos humanos les brindamos apoyo moral a los residentes locales ante las arbitrariedades del gobierno y les garantizamos cierta protección. Es por eso que la gente reaccionó de la forma que lo hizo, tomando las calles e intercediendo a favor de sus genuinos representantes.

 

Nosotros deseamos que la actuación del pueblo sea siempre no violenta. Pero muchas veces no hay quien detenga a un pueblo que de manera espontánea se lanza a la calle a protestar contra sus opresores. De hecho, fueron las fuerzas policiales quienes aquel día iniciaron la violencia al golpearnos y arrestarnos en presencia de una muchedumbre pobre, con la que hemos sido solidarios. Son las fuerzas represivas las que potencian el odio y la violencia en la sociedad cuando agreden a los ciudadanos.

 

P: ¿Cómo valora lo expresado por el jefe de estado, Raúl Castro, el 26 de julio último, durante la celebración del aniversario del asalto al cuartel Moncada? Éste afirmó que los opositores cubanos aspiran a crear en el país una situación de violencia similar a la que sufre hoy el pueblo de Siria...

 

ÁM: El gobierno emplea este ardid para engañar a la opinión pública e infundir temor a la población. Son los funcionarios, en especial las fuerzas policiales, quienes utilizan la violencia contra una población que se ha cansado de las mentiras y de la incompetencia de sus gobernantes, quienes les coartan sus derechos más elementales. La gente está aprendiendo a decir ¡basta!, por lo que no pueden descartarse reacciones violentas. No obstante, no debe haber dudas de que es el régimen el que ha sembrado la violencia en nuestra sociedad desde hace más de 53 años. Los castristas arribaron al poder respaldados por las bombas y la metralla. Basados en el terror han mantenido la opresión. Es el gobierno el que con su intolerancia conduce al país a una situación como la que sufre el pueblo de Siria. Sus funcionarios cierran la puerta que conduce a la negociación y el diálogo con una oposición y un pueblo que no desean ni a Fidel ni a Raúl Castro al frente del estado.

 

Raúl Castro desea negociar la tranquilidad de los cubanos con el gobierno de los Estados Unidos, pero con quien debe negociar es con el pueblo de Cuba que desea prosperar y vivir en paz.

 

P: Al escuchar sus valoraciones me surge una última interrogante: ¿Está la sociedad cubana más cerca o más lejos de un cambio que permita a las ciudadanas y los ciudadanos ejercer sus derechos fundamentales, prosperar y ser felices?

 

ÁM: Si analizamos bien lo acontecido en los últimos 53 años, podemos afirmar que estamos más cerca del único cambio aceptado por la mayoría de los cubanos de dentro y fuera de la isla: El que haga retornar la democracia.

 

Cada día que pasa el régimen se desmoraliza aún más, por los abusos que comete y porque adolece de proyectos serios que permitan solucionar los graves problemas del país.

 

Para dirigir un estado los funcionarios deben estar revestidos de las más elementales condiciones morales. En Cuba eso no se percibe. He ahí el talón de Aquiles del régimen.

 

La corrupción existente dentro de sus filas; el creciente descontento ciudadano; el evidente rechazo a la ideología oficial por parte de la población, en especial de los jóvenes; el aumento de las protestas; el afianzamiento de la labor de los grupos disidentes y el incremento de la información alternativa son elementos que nos indican que el cambio está cerca. Nada ni nadie podrán detenerlo.