Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Los frutos de aquella primavera

 

Juan González Febles, Primavera Digital

 

Lawton, La Habana.- En 2003, Fidel Castro pensó que podía actuar como un capitán general colonial investido de facultades omnímodas y sin pagar un alto costo político. Así lo hizo y pagó un precio que aún hoy, no concluye.

 

Luego de enviar a la cárcel con largas penas de prisión a un grupo vario pinto de opositores, bibliotecarios y periodistas y de fusilar en el mejor estilo de Vives y Tacón a tres infelices jóvenes negros que intentaron salir “ilegalmente” del país mediante el secuestro incruento de una embarcación, nada fue igual para el viejo comandante y su retrolución.

 

El mundo se horrorizó y aunque hubo recuperación, el prestigio del Comandante y su retrolución quedaron afectados hasta hoy.

 

2003 marca el viraje de las condiciones de dictadura totalitaria pura, marxista leninista o machista leninista, como suelen llamarla algunos, a una nueva forma aún totalitaria pero más a lo fascista del Duce, lo falangista de Franco y lo caribeño de Trujillo. Una dictadura que consiga paliar la inviabilidad del modelo dictatorial rural del gusto del clan de Birán.

 

Es a partir de la Primavera Negra y como respuesta a la misma que surgen las Damas de Blanco. Su accionar en las calles de Fidel y sus revolucionarios, les obligó a aplicar la receta franquista-trujillista de concertar alianzas con la jerarquía eclesiástica católica para mediante esta jugada, robar a las valientes mujeres de blanco el mérito de haber logrado que los amos de Birán realizarán la primera excarcelación -sin-negociar-con-yanquis- relevante, no amnistía mediante, desde 1959.

 

Los 75 encarcelados de 2003 ascendieron al Olimpo de los héroes de la libertad y todos se vieron convertidos en prisioneros de conciencia reconocidos por las principales ONG mundiales consagradas al tema. Algunos recibieron reconocimientos internacionales de excelencia y han devenido en figuras emblemáticas de mayor o menor peso en el manejo mediático del espinoso tema cubano. El Comandante biraní –de Birán- perdió güiro, calabaza y miel con el asunto de los 75, aunque, según opinión de muchos en Cuba, se desquitó y nos dejó sin Laura Pollán, la verdadera artífice de la liberación o la excarcelación con destierro de muchos, entre los ya emblemáticos 75.

 

El nuevo carácter franquista-trujillista-populista que quiere adoptar la dictadura verdeolivo biraní, la asemeja mucho a la última etapa del reino del terror de Trujillo en la República Dominicana. Quizás algo nos haga sonreír, antes de que hayan pasado seis meses de la muerte misteriosa de Laura Pollán, como sucedió en Santo Domingo al cabo de los seis meses del asesinato de las hermanas Mirabal. Que así sea Dios mediante y a despecho de las misas del compañero cardenal Jaime o de una eventual intervención de Su Santidad, el compañero Papa Benedicto.

 

Por lo pronto, el momento es de prueba. Unos habrán de capear la tormenta represiva que precederá la llegada del compañero Papa. Otros, la tentación de una arribazón de amorosos peregrinos cargados con sus dólares bendecidos que salpicarán como bendición, los confines de las dos orillas. A fin de cuentas, todos somos hijos de Dios o hijos de… la naturaleza, que distribuye por aquí y por allá, como para que no falten en esos momentos tan especiales en que aparecen compañeros tan eximios y especiales como el compañero Papa y el resto del elenco sotanado, sahumérico e inciénsico, que caerá por aquí pronto y siempre Dios mediante, gracias bueno es decirlo, a los frutos de aquella primavera.