Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Los árboles mueren de pie

 

Vicente Botín, Infolatam

 

Las revoluciones comunistas se creen dueñas del gen de la inmortalidad, por eso no jubilan a sus dirigentes; la mayoría, como los árboles, mueren de pie. El tiempo para ellos es un concepto relativo, viven en un eterno presente, pero con la mirada siempre en el pasado, en lo que fueron, en lo que hicieron. Y Cuba no es una excepción. Un sanedrín de ancianos gobierna el país desde el año 1959. Hicieron una revolución y secuestraron el poder. Como dice George Orwell: “No se establece una dictadura para salvaguardar una revolución; se hace la revolución para establecer una dictadura”.

 

El general Julio Casas Regueiro, que acaba de fallecer a los 75 años, era “uno de los nuestros”, un “goodfellas”, por utilizar la expresión de la película de Martin Scorsese, un miembro del clan endogámico que gobierna Cuba con mano de hierro. Hermano del también general Senén Casas Regueiro (ya fallecido), uno de los jueces que condenó a muerte al general Arnaldo Ochoa, Julio Casas estaba casado con una hija de Carlos Rafael Rodríguez, uno de los políticos más influyentes de la revolución hasta su muerte en 1997, a los 84 años de edad.

 

Pero Julio Casas Regueiro era por encima de todo, el hombre de confianza de Raúl Castro, su sombra y su sucesor al frente del ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias después de que éste relevara a su hermano Fidel en la jefatura del Estado, el 24 de febrero de 2008. Ese día Raúl Castro dijo de él: “Yo, que he criticado a casi todos los generales de las Fuerzas Armadas (…) no recuerdo haberle hecho durante estos últimos 50 años ninguna crítica de consideración al compañero Julio Casas, salvo la de  –como decimos los cubanos— ser muy tacaño; pero de ahí se derivan sus éxitos en el frente económico, entre otras actividades, en el ministerio de las Fuerzas Armadas”. Era el premio a la fidelidad perruna.

 

Oriundo como los Castro, de Mayarí, en el Oriente Cubano, Julio Casas se incorporó en 1958, con apenas 22 años, al Segundo Frente que abrió Raúl Castro en la Sierra Cristal, y asistió a los cursos de adoctrinamiento del pueblo de Tumbasiete, el semillero de dirigentes del futuro partido comunista de Cuba del que sería uno de sus fundadores, en 1965. Después del derrocamiento de Fulgencio Batista ocupó distintos cargos militares, entre ellos, jefe del Ejército oriental, jefe de las Tropas de Defensa Antiaérea y jefe de la Fuerza Aérea. En 1969 fue nombrado viceministro de las FAR y posteriormente Vicepresidente del Consejo de Estado, el máximo órgano político del país, y miembro del Buró Político del partido comunista. En 1978 participó en la aventura militar castrista en África combatiendo en Etiopía.

 

Casas Regueiro era un hombre inteligente, muy reservado, que odiaba hablar en público por un problema de dicción que arrastraba desde la niñez. Su salud era delicada. Era diabético, fumador empedernido y, como Raúl Castro, amante del buen whisky escocés. Nunca destacó por sus dotes militares y es muy significativo que pese a que era el brazo derecho de Raúl Castro, muy amigo de batallitas, no aparece en el libro-escaparate “Secretos de militares”, donde el hagiógrafo oficial del régimen, Luis Báez, magnifica las “hazañas” bélicas de sus conmilitones.

 

El verdadero campo de batalla de Julio Casas Regueiro fue la economía. Fundó y dirigió GAESA (Grupo de Administración Empresarial, S.A.), el holding más importante de Cuba, integrado por unas 300 empresas que incluyen desde hoteles a gasolineras y generan el 89 % de las exportaciones, el 59 % de los ingresos por turismo, el 24% de los ingresos del sector servicios, el 60% de las transacciones de divisas al por mayor y el 66% de ventas en divisas. El tinglado empresarial de las FAR controla más del 60% de la economía del país y da empleo al 25% de los trabajadores estatales. Julio Casas apadrinó y formó al actual director de GAESA, el mayor Luis Alberto Rodríguez López Calleja, hijo del general Guillermo Rodríguez del Pozo, que tiene una característica muy especial: está casado con Déborah Castro, hija de Raúl Castro.

 

Con GAESA, Julio Casas Regueiro, es decir Raúl Castro, dejó sentadas las bases del futuro económico de Cuba. Las empresas del grupo están dirigidas con disciplina militar por uniformados más duchos en interpretar balances que en las artes de la guerra. Su guía es el llamado Sistema de Perfeccionamiento Empresarial, un modelo de gestión “capitalista” frente al desastre de la economía planificada de las empresas civiles del Estado. Raúl Castro no pierde de vista el modelo soviético de transición post comunista para que la nomenclatura militar travestida de demócrata pueda seguir controlando los recursos del país.

 

Julio Casas Regueiro fue la sombra de Raúl Castro, sombra también de su hermano. Con él desaparece una figura prominente de la dictadura cubana. Ha muerto de pie, en su puesto de combate, como pregonan los exegetas de la revolución. Fidel Castro solía decir: “Aquí no se rinde nadie”, pero más temprano que tarde, el tiempo acabará por talar todos los árboles.