Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Londres 2012: Lecciones inacabadas para el deporte cubano

 

Alberto Águila, CaféFuerte

 

Se acabaron los Juegos Olímpicos a ritmo de rock y pop británicos, y Cuba se marcha de Londres con una actuación discreta, con sorpresas inimaginables en tiro, pértiga y pesas, decepciones rotundas en atletismo, lucha y taekwondo, más títulos que en Beijing 2008 y la continua caída en cuanto al número de medallas.

 

A pesar de todo hay que destacar el mérito de la delegación criolla, que con 110 atletas se ubicó en el puesto 15 del medallero olímpico, a la cabeza de Latinoamérica y el Caribe, por encima de Jamaica (4-4-4, puesto 18) y Brasil (3-5-9, puesto 22). Una posterior decisión del Comité Olímpico Internacional (COI) por el dopaje de una atleta bielorusa hizo caer a la representación antillana al puesto 16, por detrás de Nueva Zelandia.

 

Los oros, no obstante, fueron menos que en Atenas 2004 (9), Sidney 2000 (11), Barcelona 1992 (14), Moscú 1980 (8) y Montreal 1976 (8) y solo dos más que en Munich 1972, que marcó los primeros títulos olímpicos cubanos después de San Louis 1904. En la sumatoria histórica desde 1900 al 2012, Cuba acumula 208 medallas (72-67-69), estadísticas muy notables en el concierto continental.

 

Con 10 medallas menos

 

Cuba había anclado en el puesto 28 de la clasificación por países en Beijing 2008, donde la cosecha de medallas fue mayor (2-11-11). Aunque fueron 10 medallas menos, el repunte dorado en Londres trae algún respiro a la dirigencia deportiva nacional, cuya estrategia de focalizarse en figuras con reales posibilidades en lugar de asistir con una delegación masiva, rindió frutos palpables.

 

De los ganadores del metal dorado, el luchador Mijaín López y la judoca Idalys Ortiz estaban en los cálculos. Los tres restantes -los boxeadores Roniel Iglesias y Robeisy Ramírez, y especialmente el tirador Leuris Pupo- son resultados espectaculares fuera de todo pronóstico. (Aunque no obtuvo medalla, debe destacarse la hombradía del nadador villaclareño Hanser García, quien se coló en la final de los 100 metros libres).

 

El reconocimiento a los ganadores no debe ocultar que entre la exigente fanaticada cubana quedó con un sabor amargo respecto al pugilismo, que era tradicionalmente el deporte encargado de “subir” a Cuba en los medalleros olímpicos y que se quedó nuevamente corto en el aporte. Por equipos, los púgiles criollos (2-0-2) fueron superados por Gran Bretaña (3-1-1) y (Ucrania 2-1-2). El balance es una ligera recuperación en el boxeo, pero todavía con mucho que hacer para escalar hasta la maestría y el dominio de 20 años atrás.

 

A decir verdad, los triunfos en tiro, judo y lucha greco son valiosos, pero son de esas conquistas que tras el momento olímpico desaparecen de la atención de los cubanos, porque se trata de deportes que no arrastran multitudes ni logran el seguimiento de los millones de fanáticos que manifiestan sus simpatías por disciplinas más afines, enraizadas en la tradición y más sintonizadas con el espectáculo.

 

Lo que todavía no parece haberse asimilado entre los cubanos es la ausencia de sus equipos colectivos en la máxima cita deportiva. Penoso el estado por el que atraviesan el voleibol -particularmente el femenino, el baloncesto y el polo acuático, disciplinas que nos dieron medallas en numerosas citas olímpicas y panamericanas en el pasado reciente.

 

Una poderosa advertencia

 

Pasaron también inadvertidos los empeños cubanos en modalidades en las que tuvimos antes presencia fija en las finales, como los 100 y 200 metros planos, masculino y femenino, y los 400 y 800 metros.

 

En los 110 con vallas, nuestra mayor esperanza, el guantanamero Dayron Robles, se quedó a mitad del camino por otra lesión, rodeado de interrogantes sobre su futuro. Se sabe ya que Robles perderá las competencias restantes del año a causa de un desgarramiento de fibras del muslo, lo que lo mantendrá sin actividad por unos tres meses y luego habrá que ver cuál es el desenlace de esta historia. Por lo pronto, Orlando Ortega, el segundo vallista de la selección nacional, debe ser el objetivo a mediano plazo de los entrenadores cubanos de cara al próximo ciclo olímpico.

 

La Olimpiada de Londres deja también otra poderosa lección para los dirigentes deportivos y el anquilosado gobierno cubano. Si varios de lo deportistas que se han marchado del país pudieran competir por Cuba, si las restricciones no fueran tan leoninas para voleibolistas y atletas, quizás tuviéramos hoy resultados olímpicos diferentes.

 

Me vino inevitablemente a la mente el caso del esgrimista venezolano Rafael Limardo, ganador de medalla de oro en sable en Londres. Al margen de la ideología que profese o los motivos que tenga, Limardo lleva ocho años viviendo en Polonia. Fue la segunda medalla dorada para Venezuela en toda la historia olímpica. Y Hugo Chávez montó el espectáculo del triunfo sin revolver el asunto, porque Limardo es -y quiere ser- venezolano.

 

Politiquería y cuentos chinos

 

La obsoleta politiquería cubana en torno al lugar donde vive o decide irse a vivir un deportista debe desaparecer. ¿O es que hasta Chávez puede comportarse con más sentido común que la gente de Castro?

 

Al caer la cortina olímpica de Londres, dos temas merecen destacarse con especial énfasis.

 

Al valorar las actuaciones de países pequeños, la representación de Corea del Sur repitió su extraordinario desempeño de anteriores lides y ascendió al quinto lugar del medallero tras conseguir 28 preseas: 13 doradas, siete plateadas y siete bronceadas. El ascenso de los sudcoreanos como potencia deportiva, relegando a países como Alemania, Italia, Francia, Australia y Japón, ha sido en espiral, a diferencia del desplome cubano.

 

En el 2000, los sudcoreanos ganaron ocho títulos, nueve en el 2004 y 13 en el 2008. Sus compatriotas de la Corea del Norte se quedaron en el lugar 20 (4-0-2). Singular despegue, que es el triunfo de una economía sólida, un país estable y un desarrollo deportivo acorde con sus avances sociales.

 

Lo otro es el nivel de preparación mostrado en general por la delegación de Estados Unidos, la primera potencia deportiva real. Algunos comentaristas ciertamente tendenciosos echaron las campanas al vuelo por China tras el espejismo de Beijing 2008. Con méritos incuestionables y la mayor población del mundo, los chinos han sostenido sus triunfos a fuerza de un sistema de reclutamiento, coerción y medidas restrictivas que afectan incluso la vida familiar de las superestrellas.

 

Pero la realidad de Londres puso en entredicho el cuento de la supremacía china. Me gustaría ver ahora lo que dicen los cotorrones de la Mesa Redonda de la televisión cubana, que sin el más mínimo recato profesional y por razones puramente políticas dieron de antemano a China como seguro ganador en la tabla por países, mientras el dilecto moderador Randy Alonso sonreía con la ventaja inicial que los deportistas chinos sacaron en el medallero.

 

Un aplauso prolongado para los británicos por la organización y el lucimiento de estos Juegos Olímpicos. A esperar ahora por los milagros que veremos en Río de Janeiro 2016.

                   

MEDALLISTAS CUBANOS EN LOS JUEGOS OLIMPICOS DE LONDRES 2012

 

Medallistas de Oro:

 

1- Leuris Pupo (Tiro rápido con pistola)

 

2- Idalys Ortiz (Judo, división +78 kg)

 

3- Mijaín López (Lucha grecoromana, división +120 kg)

 

4- Roniel Iglesias (Boxeo, división 64 kg)

 

5- Robeisy Ramírez (Boxeo, división 52 kg)

 

Medallistas de Plata:

 

1- Janet Bermoy (Judo, división 52 kg)

 

2- Asley González (Judo, división 90 kg)

 

3- Yarisley Silva (Atletismo, salto con pértiga)

 

Medallistas de Bronce:

 

1- Iván Cámbar (Levantamiento de pesas, división 77 kg)

 

2- Leonel Suárez (Atletismo, decatlón)

 

3- Robelis Despaigne (Taekwondo, división 80 kg)

 

4- Liván López (Lucha Libre, división 66 kg)

 

5- Lázaro Alvarez (Boxeo, división 56 kg)

 

6- Yasnier Toledo (Boxeo, división 60 kg)