Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Legitimidad en la trinchera

 

“Alegres en la vanguardia”, rezaba el lema del pleno de la UJC encargado de fortalecer el trabajo ideológico con niños, adolescentes y jóvenes.

 

Jorge Olivera Castillo, La Habana, en Diario de Cuba

 

Al  leer en la prensa nacional los reportes y fotografías del recién finalizado II Pleno del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), pienso en aquellas conclusiones de rancia estirpe estalinista, a golpe de coros como el de “Fidel seguro a los yanquis dale duro” y manos alzadas como fusiles listos para aplastar a la “contrarrevolución interna” y darle una lección a los marines que nunca se asomaron por las costas insulares.

 

Si bien ha habido variaciones en el tono, sobre todo desde que el presidente Obama en vez de balas envió una propuesta sin borrones y en letra de molde para hacer las paces con los gerifaltes de la nomenclatura, la esencia del discurso no ha cambiado.

 

Para despejar dudas, los toques finales del cónclave estuvieron a cargo del segundo secretario del Comité Central del Partido Comunista, José Ramón Machado Ventura, uno de los que aboga por mantenerse en la trinchera y aunque sea ponerle un traspié a los imperialistas del Norte, ya que no se puede y menos expresar en público, la vieja intención de descuerarlos tal como si fueran conejillos de Indias.

 

El pleno tuvo su pincelada de desenfado. El cartel que colgaba en el fondo del Centro de Convenciones de la localidad de Cojímar, resumía los propósitos de sus organizadores en matizar su tradicional radicalismo. “Alegres en la vanguardia”, decía el cartel sobre la mesa ocupada por la dirigencia.

 

Por el emblema se sabe que la contentura es válida siempre y cuando no decaiga el espíritu combativo ante cualquier desliz que atente contra la integridad del sistema.

 

El gozo debe ir acompañado de la violencia y la censura a la diferencia ideológica o política. De lo contrario podría ser tomado como una blandenguería.

 

No fue necesario estar allí para saber que los votos, por supuesto que unánimes, fueron otra vez a favor de la intransigencia y el aforismo maquiavélico de que el fin justifica los medios.

 

Los máximos representantes de la juventud comunista rellenaron sus viejos odres con el odio que añejan en los nichos del poder real.

 

El hecho de que en apenas dos jornadas se hayan sellado las estrategias para dar cumplimiento a los 58 acuerdos que se tomaron en el X Congreso de la organización, celebrado el pasado mes de julio, ofrece una pista inequívoca de los compromisos en proteger la pureza del adoctrinamiento.

 

En estos ámbitos los únicos cambios posibles son en el texto de las consignas sin que estas pierdan sus atributos más intolerantes.

 

Machado Ventura fue a avivar las llamas del fundamentalismo mediante el respaldo a las 250 acciones aprobadas para fortalecer el trabajo ideológico con los niños, adolescentes y jóvenes.

 

Para camuflar el interés por la perpetuación del sistema más allá de la existencia de sus fundadores, se confeccionan nuevas máscaras y disfraces. Según lo escrito en el cartel, ahora no pueden faltar las sonrisas en los empeños por garantizar la continuidad.

 

Hay que estar alegres, incluso, cuando se reparten palos y empellones en los actos de repudio contra algún opositor o en el instante que Obama o alguien de su gabinete anuncian las medidas para acelerar la normalización de las relaciones.

 

A ellos, los dirigentes de la UJC y sus padrinos, les encanta la guerra, aunque sea verbal.

 

El diálogo franco y respetuoso con los representantes del imperio es una formalidad que se cumple a regañadientes. En el fuero interno de los fanáticos permanece el deseo de fajarse por el motivo más trivial. Saben que sin enemigos peligran las reservas de legitimidad.