Cubanálisis El Think-Tank

REPRODUCCIÓN DE UN ARTÍCULO SOBRE CUBA

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Las nuevas medidas hacia Cuba

 

Miriam Leiva, La Habana, en El Nuevo Herald

 

Los contactos entre los pueblos de Cuba y Estados Unidos serán beneficiados por los viajes de norteamericanos a la isla con objetivos académicos, educacionales, culturales y religiosos; su envío de remesas a ciudadanos cubanos no familiares; y la posibilidad de que más aeropuertos de Estados Unidos puedan operar vuelos charters directos, autorizados por la administración Obama el pasado 14 de enero. Restablecen disposiciones emitidas por el gobierno de Bill Clinton y derogadas por George W. Bush en 2003.

 

Como se recordará, el 13 de abril de 2008, poco después de asumir la presidencia, Barack Obama levantó las prohibiciones a los viajes de cubano-norteamericanos, amplió la emisión de remesas, autorizó a proveedores norteamericanos procurar acuerdos para servicios de telecomunicaciones; permitió la donación de ciertos equipos domésticos de telecomunicación e incluyó artículos humanitarios para exportar sin licencia. Luego se estableció el correo directo y se reiniciaron las conversaciones sobre inmigración entre ambos gobiernos. Paulatinamente se permitió a la población cubana enriquecerse culturalmente con algunas exposiciones y actuaciones de importantes artistas; académicos y científicos han podido participar en ciertos eventos en Cuba. Pero aún resultaba complicada la obtención de permiso del Departamento del Tesoro, como sucedió con la negativa a patrocinadores para acompañar a la Orquesta Filarmónica de Nueva York, que afortunadamente ya lo han recibido para el presente año. Asimismo, muchos conocidos artistas isleños han actuado en Estados Unidos.

 

Mayores contactos científico-técnicos y académicos podrán contribuir a la actualización de los cubanos en esferas en que se han quedado rezagados debido a las restricciones impuestas por las autoridades de Cuba a la Internet y los viajes al extranjero, la carencia de literatura especializada y la ausencia de inversiones con tecnología de punta en todas las ramas.

 

La ampliación del envío de remesas ayudará a los cubanos, cuando afrontan la mayor crisis económica, social y política de su historia, con perspectivas de profundizarse por la imposibilidad del gobierno de sortear el desastre económico, elevar los salarios y las pensiones, y garantizar seguridad social a los cientos de miles de personas que el Estado, casi único empleador, está dejando cesantes, y que llegarán a 1.3 millones en tres años. Al permitirse en Cuba una mayor cantidad de licencias para el trabajo por cuenta propia y la adquisición de tierras en usufructo, se requieren recursos que la mayoría de la población no puede lograr por carecer de ahorros y acceso a créditos, de manera que el dinero recibido de familiares y amigos les permitiría invertir en actividades privadas. Existen muchos temores de que las autoridades reviertan los permisos, cuando la situación económica mejore como ha hecho en el pasado, y por los elevadísimos impuestos. No obstante, si la actividad privada creciera y las personas se sintieran propietarias e independientes, sería muy difícil cerrar la pequeña apertura e impedir el empuje de una sociedad civil consciente de sus posibilidades y derechos.

 

Cuba es el único país a donde los norteamericanos no pueden viajar, y el gobierno cubano ha procurado obstruccionar la eliminación de esa prohibición por la Cámara de Representantes y el Senado de Estados Unidos. Cuando los esfuerzos bipartidistas han avanzado, desde La Habana se han creado obstáculos, porque teme el contacto entre los pueblos. En 2010 fue la detención sin cargos judiciales todavía del contratista Alan Gross, macabra estratagema de las fuerzas más retrógradas que torpedean los cambios para beneficio del pueblo cubano y la disminución de las tensiones entre Cuba y Estados Unidos.

 

No obstante se avanza, si bien lentamente, sorteando inteligente y pacientemente el enrevesado ambiente cubano. El 12 de enero se realizó la cuarta ronda de conversaciones migratorias reiniciadas por la Administración Obama. La declaración a la prensa de la delegación cubana constató que se desarrolló en un clima de respeto, y el viceministro Dagoberto Rodríguez las calificó de ``intercambio fructífero''. Además, la delegación del Departamento de Estado, presidida por Roberta Jacobson, subsecretaria asistente principal para Asuntos del Hemisferio Occidental; Julissa Reynoso, subsecretaria asistente para Centroamérica, el Caribe y Cuba, y Peter Brennan, jefe de la Oficina de Asuntos Cubanos, se reunieron con conocidos disidentes el 13 de enero, y aunque el MINREX emitió una declaración de protesta, no se suspendió la visita de la señora Jacobson a Alan Gross.

 

o puede descartarse que las palabras agresivas de los dignatarios cubanos no se correspondan con los hechos, y se avance en un futuro no lejano con la liberación del contratista, cuya empeorada salud podría tener un desenlace muy negativo internacionalmente para el muy desprestigiado gobierno de Cuba. Asimismo, tendrá que honrar el compromiso del general Raúl Castro con el cardenal Jaime Ortega de liberar a los 11 prisioneros de conciencia de los 75, que han declinado salir hacia España. Las nuevas medidas de Estados Unidos han sido acogidas con júbilo por la mayoría de los cubanos y contribuirán en todos los ámbitos, incluida la libertad individual, fundamentalmente para los jóvenes sin esperanzas en este presente, e imposibilitados de labrar un futuro para su familia y la patria.