Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Lanzador José Ariel Contreras en Cuba para visitar a su familia

 

Redacción CaféFuerte

 

El estelar lanzador de Grandes Ligas, José Ariel Contreras, se convirtió en el primer deportista desertor de visita en Cuba luego de entrar en vigor la reforma migratoria, que flexibiliza las regulaciones para el retorno de los emigrados a la isla.

 

Un reporte de la cadena NBC desde La Habana confirmó este martes la presencia de Contreras en Cuba para acompañar a su madre, quien se recupera en un hospital habanero tras la amputación de una pierna. La noticia había sido adelantada por el activista laico Dagoberto Valdés, residente en Pinar del Río.

 

Contreras, de 41 años, dijo que no había tenido problemas para ingresar al país, pero declinó ofrecer declaraciones argumentando que estaba en un viaje personal compartiendo con su familia.

 

"Su viaje fue por un asunto estrictamente humanitario y me alegro que haya podido ir para ver a su madre, pues su padre murió en el 2003 sin que él [Contreras] pudiera volver a verlo", dijo a CaféFuerte Orlando Chinea, entrenador personal del lanzador.

 

Tratado con cordialidad

 

Agregó que a su llegada al aeropuerto de La Habana fue tratado con cordialidad.

 

"Lo trataron correctamente, ni siquiera le pesaron el equipaje", contó Chinea en conversación telefónica desde Tampa.

 

Contreras viajó el sábado en un vuelo directo desde Tampa a La Habana. El lanzador se encuentra en Tampa iniciando su etapa de preparación para la venidera temporada de Grandes Ligas, tras culminar la rehabilitación de una compleja cirugía en su brazo de lanzar, a mediados del pasado año.

 

"El salió para Cuba luego de entrenar aquí", contó Chinea, quien escapó de la isla en una embarcación, junto al pelotero Kendry Morales, en el 2004. "Contreras va a seguir entrenando en Tampa a su regreso, a finales de este mes".

 

El entrenador se sintió confiado en la recuperación de Contreras y aseguró que estará listo para febrero, con plenas opciones para ser contratado por alguna franquicia de Grandes Ligas. Antes de lesionarse durante una salida como relevista, el pasado junio, el lanzador formaba parte del equipo de los Phillies de Filadelfia, con un salario anual de $2.5 millones anuales.

 

Testimonios de residentes del poblado pinareño de San Juan y Martínez indican que Contreras estuvo en parque de la localidad y compartió con gente de pueblo reunida allí.

 

Desertores que vuelven

 

Oriundo de Las Martinas, Pinar del Río, Contreras desertó de la selección nacional cubana en Monterrey, México, en octubre del 2002, acompañado por el entrenador Miguel Valdés. Un año después inició su trayectoria en Grandes Ligas con los Yankees de Nueva York.

 

Los deportistas cubanos que abandonan equipos nacionales en el extranjero son considerados "desertores" y "traidores" por las autoridades gubernamentales, y hasta ahora tenían prohibido el retorno al país. La nueva política migratoria estipula la entrada para deportistas, médicos, profesionales y balseros que abandonaron el país ilegalmente, siempre que hayan pasado ocho años de la salida.

 

Contreras ha cumplido ya 10 años y tres meses sin regresar a Cuba, donde fue considerado un ídolo y se impuso como uno de los lanzadores más dominantes de la pelota cubana de todos los tiempos. En 10 series nacionales, tuvo balance de 117 ganados y 50 perdidos, propinó 1,346 ponches y 26 lechadas, con promedio de efectividad de 2.82.

 

Fidel Castro llegó a calificarlo como un nuevo "Titán de Bronce", en alusión al héroe independentista afrodescendiente Antonio Maceo.

 

En 10 campañas con cuatro conjuntos de Grandes Ligas, el pinareño compila récord de 78-67 con promedio de efectividad de 4.45 y 884 ponches en 1,168 entradas lanzadas. En el 2005 ganó un anillo de Serie Mundial con los Medias Blancas de Chicago.