Cubanálisis El Think-Tank

REPRODUCCIÓN DE UN ARTÍCULO SOBRE CUBA

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

La visita de Carter, "ayuda a una causa justa": Raúl Castro

 

Proceso, México

 

El presidente cubano Raúl Castro calificó como “muy buena” la visita de tres días del expresidentes de Estados Unidos, Jimmy Carter, porque, dijo, está “ayudando a una cosa verdaderamente justa”.

 

Castro despidió está tarde en la escalerilla del avión al exmandatario estadunidense que concluyó una visita “privada” a La Habana para reunirse, lo mismo, con los hombres del gobierno comunista como con disidentes, expresos políticos, familiares de los cinco cubanos que purgan condenas en cárceles de seguridad del Estados Unidos, así como con el líder de la Revolución, Fidel Castro.

 

“Él (Carter) está ayudando a una cosa verdaderamente justa en los avances en la solución de los problemas comunes. Nosotros estamos dispuestos al diálogo, siempre lo hemos dicho, sin subordinación a nadie. Estamos dispuestos a discutir todo lo que quieran y lo que queramos nosotros.

 

“Hemos esperado años y años, y estamos dispuesto a esperar otros tantos años”, reafirmó el presidente cubano en un tono conciliador y a veces festivo.

 

“La visita fue buena, Carter es un hombre honesto, fue de todos los presidentes (de Estados Unidos), en relación con Cuba, el que tuvo una actuación mejor; no anduvo pensando si eso le podía afectar en su postulación (a la reelección), la que perdió (ante Ronald Reagan)”, abundó.

 

Poco antes de abordar el avión privado, Carter se pronunció por que el gobierno de Estados Unidos elimine “inmediatamente” el embargo comercial y financiero que mantiene en contra de la isla.

 

“Pienso que debemos eliminar el embargo”, insistió el exmandatario, quien deseó que pronto todos los estadunidenses puedan viajar libremente a Cuba”.

 

“Mi deseo –agregó--, es que la relación entre los dos países mejore.”

 

Tocó el tema de los cinco cubanos presos en Estados Unidos acusados de espiar para La Habana, quienes, consideró, “deben ser liberados”, pero al mismo tiempo señaló que el estadunidense Alan Gross, acusado de espiar para Washington, es “inocente” de los delitos que se les acusan y no es “una amenaza” para Cuba.

 

El expresidente Carter mantuvo una intensa actividad el miércoles por la mañana.

 

En casi diez horas, Carter se reunió con el expresidentes Fidel Castro, quien en mayo del 2002 lo recibió en el aeropuerto; y recibió a dos docenas de disidentes y expresos políticos liberados en los últimos meses. Mantuvo un encuentro con el detenido Alan Gross, recibió a los familiares de los cinco cubanos presos en Estados Unidos, presidió una conferencia de prensa y sostuvo un encuentro con los embajadores de Brasil y España acreditados en La Habana. 

 

Carter sostuvo en la mañana un breve encuentro con una docena de disidentes cubanos que radican dentro de la isla y, por separado, recibió a 10 de los 52 presos políticos liberados recientemente por el gobierno cubano.

 

En la primera reunión, los dirigentes opositores solicitaron a Carter apoyos para continuar la “lucha democrática”, lograr avances en los derechos humanos, y alcanzar la total libertad política y de libre expresión.

 

El exmandatario intercambió impresiones, según Elizardo Sánchez, portavoz de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), sobre la problemática internacional, la situación de los derechos humanos en la isla y la libertad de expresión.

 

Jimmy Carter inició el miércoles su última jornada en Cuba con la reunión con los disidentes en el hotel en donde se hospeda en el Casco histórico de La Habana.

 

A la cita acudieron Osvaldo Payá, premio Sájarov 2002 del Parlamento Europeo e impulsor del Proyecto Varela; el portavoz de la CCDHRN, Elizardo Sánchez; integrantes de las Damas de Blanco y blogueros como, Yoani Sánchez.

 

De forma paralela, el exmandatario también recibió a puerta cerrada a 10 de los 12 presos políticos liberados recientemente y que rechazaron exiliarse en España.

 

El Arzobispado de La Habana que preside el cardenal Jaime Ortega, destacó en un comunicado oficial, que Carter se mostró complacido con el proceso de diálogo que “conduce la Iglesia en Cuba con el gobierno del presidente Raúl Castro Ruz”, uno de cuyos resultados ha sido la excarcelación de más de cien prisioneros cubanos.

 

Elizardo Sánchez, vocero de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, señaló que el exmandatario quiso “expresar su solidaridad y su reconocimiento hacia el movimiento de derechos civiles y también a la sociedad civil”; y se mostró confiado en que la visita de Carter ayude en mejorar las relaciones entre Washington y La Habana.

 

El disidente Oswaldo Payá dijo que le plantearon con claridad que la alternativa para Cuba son los derechos y elecciones libres; en tanto Oscar Biscet, uno de los presos liberados recientemente, aseguró que Carter es un político que puede entender el sufrimiento del pueblo cubano.

 

Elizardo Sánchez confirmó que Carter se encontraría, antes de partir, con el contratista Gross, quien fue condenado este mes a 15 años de cárcel por introducir equipos ilegales de comunicación satelital financiados por un programa del gobierno estadunidense para promover la democracia en Cuba. Y así fue.

 

Según el Centro Carter, el exmandatario estadunidense (1977-1981) y premio Nobel de la Paz, preguntó a los dirigentes cubanos sobre las reformas económicas que impulsa el gobierno y que será aprobado en el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC) que se realizará entre el 16 y 19 de abril.

 

Su primera visita como presidente del Centro Carter la realizó en mayo de 2002, veintiún años después de dejar la Casa Blanca. Antes de abandonar La Habana, el exmandatario anunció una próxima visita a la isla “acompañado” de su familia.