Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

La trampa del problema equivocado con sólo dos opciones

 

Si vemos la solución de un problema con sólo dos opciones, ambas pueden ser malas

 

Eugenio Yáñez, en Cubaencuentro

 

Comienzo dejando claro, para que no haya dudas, que no considero que los representantes o senadores de origen cubano de la Florida y New Jersey representen mis criterios como cubanoamericano en esta gran nación. Como soy un hombre libre, lo digo sin temor ni necesidad de justificarme.

 

Dicho esto, quiero dejar más claro todavía que eso no significa que pretenda deslegitimar a esos legisladores o que no los respete como representantes democráticamente electos por los votantes, y mucho menos que intente sumarme a la falacia de que los verdaderos representantes “del pueblo” puedan ser quienes no se someten a la voluntad de las urnas.

 

Dije en Cubaencuentro en el año 2005, hablando sobre este tema: “Comparto algunos análisis y posiciones de los congresistas cubanoamericanos por Florida y discrepo de otros; pero no olvido que cada dos años ellos deben presentarse a elecciones y ser reelectos por los votantes. Es decir, que en alguna medida representan el criterio de los votantes cubanoamericanos… La más imperfecta democracia, con congresistas con los que no siempre coincido, es superior a la más perfecta dictadura con “legisladores” cínicos como Alarcón o facinerosos como Hassan Pérez”.

 

Traigo esto a colación no para vivir del cuento, sino para insistir: ¿Es que los cubanos estamos condenados a vivir en los extremos? ¿Las únicas opciones son apoyar el embargo a rajatabla o pedir su levantamiento incondicional? ¿No se puede condenar a la vez el derribo del avión de Cubana de Aviación en Barbados y el hundimiento del remolcador 13 de Marzo? ¿Qué no me guste lo que dijo el Cardenal implica que me parezca correcto insultarlo? ¿No tenemos término medio, sentido del consenso, de los matices de gris entre lo blanco y lo negro? ¿Nosotros, esos mismos cubanos para quienes lo mulato no es extraño?

 

Se podrá citar con razón a Máximo Gómez, diciendo que nos quedamos cortos o nos pasamos, pero cuando se insiste en llevar la dicotomía hasta los mismos límites, me huele a trampita “revolucionaria”, a enfoque castrista, a técnica totalitaria, a enfrentamiento innecesario.

 

Pretender que hay solamente dos opciones es mañoso, tramposo y manipulador, y solamente conduce al distanciamiento y la división. Quienes pretendan vender un proyecto -cualquiera que sea- como todo-o-nada, conmigo-o-“sinmigo”, solamente lograrán resultados de los que será difícil sentirse orgullosos, a menos que lo que pretendan sea, precisamente, dividir -aun más- a los cubanos.

 

Sucede lo mismo con el mito de la “izquierda” y la “derecha” cuando se trata de condenar a la dictadura totalitaria. Haber sido o ser marxista, liberal, socialdemócrata, anarquista, rosacruz, existencialista, democristiano, monárquico, comunista, ecléctico, nihilista, ecologista, o lo que sea, es un sagrado derecho de cada persona. Pero eso por sí solo no responde el GRAN DILEMA para los cubanos: ¿se apoya y se justifica con cualquier argumento un régimen que durante cincuenta y tres años se ha mantenido en el poder reprimiendo, sin elecciones libres y sin legitimarse ante su población; o debe ser condenado por principio, aunque ni sepamos exactamente cómo vamos a solucionar después esta herencia macabra?

 

Para mí, aunque admito que no tiene que ser así para todo el mundo -¡abajo la unanimidad!-, ese GRAN DILEMA es más que suficiente para entender de qué estamos hablando y todo lo que se derive de eso. Quien justifique al régimen totalitario -no importa el pretexto- no puede ser mi aliado, aunque ofrezca a Alicia en el País de las Maravillas; quien por principios condene la dictadura merece ser escuchado, aunque no necesariamente seguido o apoyado si sus propuestas me parecen inmorales, disparatadas, erróneas o irrealizables.

 

Esto es válido para generales y doctores, obispos y embajadores, arcángeles y agentes. De acuerdo al punto de partida podremos entender lo que viene detrás. Siempre será preferible una propuesta de solución equivocada al problema correctamente definido, que una propuesta de solución perfecta al problema equivocadamente definido. No interesa desgastarse buscando la mejor solución posible del problema que no es: eso nunca tiene arreglo. Es preferible buscar soluciones a problemas correctamente definidos, aunque haya equivocaciones en su solución: eso siempre tiene arreglo.

 

No me interesan para nada los problemas que me quieran “vender” con dos alternativas solamente. La opción frente al color negro no es solamente el blanco: puede ser el rojo, el azul, el verde, el amarillo, o cualquier otro, y existen millones de colores.

 

Lo mismo en política: cualquiera no podrá contar conmigo porque yo disienta de un status quo: puedo disentir, a la vez, tanto de ese status quo como de alternativas que no me convenzan, sin necesidad de cortarme las venas.

 

Así que voy a resumirlo como hice en el análisis mencionado del 2005 (cuyo título no aceptaron entonces), pues estoy convencido de que siempre hay más de dos alternativas antagónicas: ni izquierda ni derecha, sino todo lo contrario.