Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

La nueva era Estados Unidos-Cuba

 

Cristina Rodríguez, DirigentesDigital.com

 

Nueva York.- Tras las negociaciones para el levantamiento del veto a Cuba, muchas compañías estadounidenses se han lanzado a conquistar el mercado cubano. Entre ellas, el gigante estadounidense Google, con un proyecto que ofrece Internet gratis a los cubanos. Los dirigentes empresariales norteamericanos ven en un mercado de más de 10 millones de clientes potenciales una magnífica vía para aumentar sus ingresos.

 

Uno de los que con más fuerza se ha lanzado a conquistar a los cubanos es Google que ha desembargado en La Habana poniendo en marcha un proyecto llamado 'Google+ Kcho.Mor' que pretende conectar a la isla con el mundo exterior a través de una red de alta velocidad. En la actualidad solo el 5% de los residentes de Cuba tienen acceso a Internet. Y según el Banco Mundial, sólo el 30% de los cubanos accede a la red.

 

El proyecto del gigante estadounidense, en colaboración con el artista Alexis Leyva Machado, se trata del primer centro tecnológico en La Habana que ofrece acceso gratuito a Internet a una velocidad de conexión muy superior a la que provee Etecsa, de monopolio estatal. El cibercafé dispone de 40 plazas y 15 ordenadores portátiles Chromebook, con enlace directo a la nube. Los cubanos podrán familiarizarse con la tecnología de última generación que produce Google, como los cardboard, unos visores de realidad virtual para teléfonos móviles y dos cámaras para emitir a través de Youtube. También se realizarán trasmisiones en línea de actividades educativas con la comunidad.

 

En conversaciones sin éxito con el gobierno cubano, Google ha ofrecido además archivar la biblioteca nacional online, crear mapas detallados del país y construir una red de banda ancha, como ya hace en otros países.

 

Según publican varios medios, lo que Google pretende es que conozca su marca en la isla con finalidad de mercadotecnia a largo plazo en un país "en plena pubertad informática, sediento por enchufarse a la red global". Cuba tiene uno de los índices de banda ancha más bajos del mundo (no supera el 1%). La isla cuenta con 70 puntos de acceso inalámbrico a Internet, situados en parques públicos, y ninguno con la velocidad que ofrece el nuevo centro de La Habana. El monopolio estatal de Etecsa provee el servicio a precios prohibitivos y una pésima velocidad. Además censura algunas páginas web. El costo de navegar a través de Etecsa cuesta más de dos dólares la hora, una cantidad prohibitiva en un país donde el sueldo medio no supera los 20 dólares mensuales.

 

Alexis Leyva Machado aseguraba que han tenido que superar muchas trabas para lograr abrir el centro. Pero cree que éste es solo el primer paso para extenderse al resto de la isla.

 

Las otras compañías que quieren un trozo del pastel

 

El gigante de Internet no ha sido la única empresa estadounidense que se ha lanzado a la conquista de la isla tras las negociaciones para el fin del embargo. Entre ellas, aerolíneas, cadenas hoteleras o empresas de telecomunicaciones que también intentan aprovechar las nuevas oportunidades que se presentan en Cuba.

 

Hasta el momento trece aerolíneas estadounidenses han solicitado permiso al Departamento de Transporte para proporcionar vuelos directos a La Habana. United Airlines, American Airlines, Southwest y JetBlue, entre otras, ya han pedido que se les otorgue una cuota de 20 vuelos diarios de ida y vuelta a Cuba. Las rutas podrían comenzar este verano.

 

La compañía "Starwood Hotels and Resorts" ha anunciado un contrato para administrar varios hoteles de propiedad del gobierno cubano. Se trata de la primera compañía hotelera estadounidense que entra en el país en casi 60 años. El Hotel Inglaterra en La Habana se unirá a la colección de lujo de la compañía, mientras que el Hotel Quinta Avenida se convertirá en un Four Points by Sheraton. Starwood también planea incluir Hotel Santa Isabel en su colección de lujo.

 

Por su parte la compañía hotelera Marriott International ya ha recibido la aprobación del Gobierno de Estados Unidos para hacer negocios en Cuba.

 

Relacionado con el hospedaje en la isla, Priceline llegó a un acuerdo con Cuba para ofrecer habitaciones de hotel para los viajeros de Estados Unidos a través de su filial de Booking.com. Según Reuters, Priceline comenzó a trabajar en el acuerdo poco después de que el presidente Obama dijera que el país quería restablecer las relaciones diplomáticas con Cuba en diciembre de 2014.

 

Western Union, la compañía global de servicios de pago, ha comunicado que ofrecerá los servicios de remesas de todo el mundo en Cuba. Y los ejecutivos de PayPal esperan lanzar el servicio online de transferencias de remesas, Xoom, en Cuba. Según esta empresa, 2 mil millones de dólares al año son enviados desde Estados Unidos a Cuba en remesas.

 

En enero MasterCard anunciaba que comenzará a procesar transacciones de tarjetas de crédito de Estados Unidos en Cuba. Se trata de la primera gran compañía de tarjetas de crédito en hacerlo.

 

La compañía de telecomunicaciones AT&T, según ha publicado Reuters, está en conversaciones con el monopolio de telecomunicaciones estatal de Cuba, Etecsa, para llegar a acuerdos de negocio conjunto.

 

Y aunque la conexión a Internet aún no es la mejor en toda la isla, Netflix quiere lanzar el servicio de streaming en Cuba.

 

Otras empresas estadounidenses llevan intentando hacer negocio en la isla desde que el pasado verano la embajada de Estados Unidos volviera a abrir en Cuba por primera vez en más de 50 años. Algunas compañías creativas han encontrado lagunas que les permiten hacer negocios en la isla. Como la compañía de alquiler online Airbnb, que ya ofrece 4.000 propiedades para alojarse en cerca de 40 pueblos y ciudades de la isla. A pesar de que la conexión a la red no es aún buena, Airbnb dice que "algunos anfitriones cubanos tienen familiares y amigos en otros países que se encargan de administrar sus anuncios".

 

Tyson Foods ha estado haciendo negocios con Cuba desde el año 2000, cuando se eliminaron algunas restricciones a los productos agrícolas. El pollo congelado es su artículo estrella en la isla. (Un total de 350 millones de dólares es la cantidad que Estados Unidos se embolsa cada año con la venta de distintos productos agrícolas a Cuba).

 

"Cuba es un mercado muy atractivo en este momento", explica Alana Tummino, directora de política en el Consejo de las Américas (una organización empresarial de Estados Unidos que promueve la apertura de los mercados en América Latina) quien cree que serán otras muchas las compañías estadounidenses las que intenten hacer negocio con Cuba.

 

Conexiones marítimas

 

A principios del mes de mayo ha llegado a La Habana el primer crucero de Estados Unidos en más de 50 años con 704 pasajeros a bordo. El buque se llama Adonia y es de la compañía Fathom, filial de la empresa Carnival. Con estos se abre la primera línea de viajes de cruceros entre ambos países en más de medio siglo.