Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

La incertidumbre política frena también el papel de España en Cuba

 

La condonación de 537 millones de euros de deuda, pendiente de si el Gobierno en funciones puede aprobarlo

 

Luis Ayllón, en ABC, España

 

La relación con Cuba, en un momento en que muchas iniciativas internacionales tienen como destino la isla, puede ser otro de los aspectos que se vean perjudicados por la incapacidad de los partidos políticos para lograr la formación de un Gobierno.

 

Unas semanas antes de que el 17 de diciembre de 2014 Cuba y Estados Unidos anunciaran la apertura de un proceso de negociación para restablecer sus relaciones diplomáticas, culminado con la reciente visita de Barack Obama a La Habana, el ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García-Margallo realizaba una visita a la isla, convencido de que algo estaba empezando a cambiar allí.

 

La visita de García-Margallo no resultó del todo como al ministro le hubiera gustado, porque Raúl Castro, tras mantener el suspense hasta última hora, decidió no recibirle, molesto por algunas de sus declaraciones y, posiblemente, también por la conferencia que pronunció en la Escuela Diplomática cubana hablando de la transición española.

 

En noviembre de 2014, el Gobierno español pudo alardear de haber estado en el sitio oportuno (Cuba) en el momento oportuno

 

Sin embargo, con aquella iniciativa, el Gobierno pudo alardear de haber estado en el sitio oportuno en el momento oportuno, algo que, hoy no se puede proclamar como consecuencia del bloqueo político que vivimos en España.

 

Desde que García-Margallo viajó a Cuba, se han producido tres visitas de un calado muy importante: la del presidente francés, François Hollande, en mayo de 2015; la del Papa Francisco, en septiembre de ese mismo años; y la de hace una semana del presidente estadounidense, Barack Obama. Algunas voces en España han echado de menos una visita de alto nivel a Cuba, para no perder terreno en un país con el que hay tantos vínculos históricos y sentimentales, además de los económicos.

 

Sin visitas de alto nivel

 

El calendario político, con un sinfín de citas electorales a lo largo de 2015 no fue el más propicio y, si ni siquiera se planteó la posibilidad e un viaje de Rajoy, mucho menos la de los Reyes, Don Felipe y Doña Letizia, a pesar de que Cuba es el único país de Iberoamérica al que Don Juan Carlos y Doña Sofía no realizaron una visita de Estado. (Sólo estuvieron en 1999 para participar en la Cumbre Iberoamericana de La Habana).

 

Lógicamente, después de los resultados de los comicios del 20 de diciembre pasado y la concentración de preocupaciones en la formación de Gobierno, nadie pensaba ya en un desplazamiento de ese tipo, y tampoco se planteó que Raúl Castro pudiera pasar por España con motivo del viaje que le llevó a finales de enero a París.

 

Esa visita provocó algunos comentarios en el sentido de que Francia había tomado la delantera a España en la relación con Cuba.

 

España es desde hace tiempo el mayor inversor y el tercer socio comercial

 

La realidad es que, desde el punto de vista económico, Francia aún trata de abrirse paso en un mercado en el que España es desde hace tiempo el mayor inversor (con casi el 45 por ciento de las inversiones extranjeras en la isla) y el tercer socio comercial (sólo por detrás de Venezuela y China), con una fuerte presencia en el sector turístico.

 

Pero también es verdad que, pese a que la apertura económica del régimen es todavía muy limitada, las inversiones pueden llegar muy pronto, sobre todo desde Estados Unidos, si de una una otra manera, se suaviza el embargo.

 

En honor a la verdad, el Gobierno español no ha dejado de estar presente estos meses en el proceso que sigue Cuba, como bien ha podido constatar el vicepresidente económico Ricardo Cabrisas, en sus encuentros en Madrid y La Habana con el ministro de Economía, Luis de Guindos. España ha desempeñado un papel importante para alcanzar el acuerdo del Club de París por el que se condona a Cuba 7.731 millones de euros de los intereses generados por el retraso en el pago de la deuda y se reestructuran los 2.365 millones de euros restantes en cómodos plazos.

 

Deuda por inversiones

 

De aquella cantidad, 1.709 millones de euros han sido condonados por España, que, además, en noviembre suscribió con Cuba un acuerdo para refinanciar 201,5 millones de la deuda a corto plazo que mantiene el país caribeño.

 

Más recientemente aún, además de reabrir la cobertura de seguros de crédito a la exportación (Cesce), Guindos prometió a Cabrisas convertir en inversiones en la isla otros 537 millones de deuda, pero la promesa no puede materializarse hasta que se resuelva si el actual Gobierno en funciones tiene capacidad para asumir ese compromiso. Una muestra más de cómo el bloqueo político está afectando a nuestras relaciones con Cuba y con otros países.