Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

La guerrita coreana de abril

 

Juan González Febles, Infierno de Palo

 

La camarilla totalitaria que desgobierna Corea del Norte, con su payaso de opereta heredero al frente, declaró la guerra a Corea del Sur. Por supuesto, nada del otro jueves. Es una guerrita mediática en que los del Norte harán ruido y nada más. Lo más significativo es que se amenaza con armas nucleares a Corea del Sur, Japón y a los Estados Unidos. La amenaza lleva implícita la advertencia de que Corea del Norte, –payaso al frente incluido- desarrollará más y más este tipo de armamento. Entonces, el tema trae a la palestra los riesgos de convivir con payasos herederos y regímenes totalitarios, riesgos mucho más acentuados si es que estos, logran desarrollar tecnologías que les den acceso a armamento nuclear.

 

Dicen que fue Sir Winston Churchill quien dijo que la diferencia entre un estadista y un político es que mientras el político piensa en las próximas elecciones, el estadista tiene la vista clavada en la historia y sus juicios. Quizás si el relevante político demócrata Harry S. Truman, quien ocupara la presidencia de los Estados Unidos, hubiera escuchado en su momento al general Douglas Mc Arthur, la humanidad y los propios Estados Unidos no estuvieran al tanto del reality show montado por el payaso heredero nor coreano y su gerontocrática camarilla militar.

 

La historia se repite y me viene a la mente otro relevante político estadounidense, -demócrata y presidente también- que desoyó a sus asesores militares y de inteligencia y no apoyó decisivamente la invasión de Playa Girón. Parece que la historia y la economía están emparentadas en aquello de no perdonar errores, por muy bien intencionados que estos sean. Ambas hermanas siempre pasan la cuenta con intereses gravados por añadidura.

 

De vuelta con la península coreana, no creo que la camarilla político-militar de Nor Corea cumpla con una sola de sus amenazas y su “declaración de guerra”. Quizás consigan créditos un poco más cómodos con que seguir sub alimentando al pueblo coreano o alguna que otra ventaja conseguida de políticos en clima pre electoral, pero nada más.

 

Los Patriots, drones, B2, megabombas y otras novedades del arsenal de la democracia han de ser lo suficientemente persuasivos como para mantener las amenazas circunscritas al ambiente saludable de Telesur u otros espacios semejantes, sin que las cosas lleguen a mayores.

 

Algunos bromistas se refieren a que el mes cuarto del calendario tiene connotaciones esotéricas para los “revolucionarios” y que esto influyó en los adeptos del juché de Corea del Norte para escoger el mes de su guerrita de mentiras. Abril fue el mes en que gracias a un político demócrata, presidente a la sazón de los Estados Unidos, el Comandante se anotó otra victoria en su record. El cuarto mes, -al menos para ellos- tiene su misterio, espiritistas y congresos aparte.

 

Este mes y en un día 14 serán las elecciones venezolanas, en que el guagüero Maduro respaldado por todos sabemos quién, intentará dar continuidad a lo peor del chavismo. Entonces, todo aparenta que abril, al menos mediáticamente tendrá su resonancia por aquí y por allá.

 

Lo más relevante del mes, serán los comicios en Venezuela. La guerrita coreana de abril es solo un farol. Un farol peligroso, pero nada más.