Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

La crisis mundial afecta a Cuba en los alimentos, las divisas y el turismo

 

Alida Juliani Sánchez, EFE

 

La crisis económica mundial ha generado en Cuba una crisis alimentaria, pero además ha influido en el cambio de divisas y el turismo europeo, destacó hoy en una entrevista con Efe en Madrid el vicepresidente de la Asociación Nacional de Economía y Contadores de la isla, Alberto Betancourt Roa.

 

"Cuba es una economía pequeña, pero muy abierta y por tanto cualquier efecto negativo en la economía internacional se refleja en la economía nacional, y te obliga a hacer modificaciones en los planes", explicó Betancourt Roa.

 

Garantizar la alimentación de la población, así como la energía eléctrica es, para el economista cubano, un "problema fundamental" en el día a día de la isla.

 

Otra consecuencia de la crisis que afecta principalmente a Europa y EEUU es el cambio de divisas ya que, según apuntó, "como consecuencia del bloqueo no podemos pagar en dólares y tenemos que pagar mucho en euros".

 

"Si el euro se devalúa a nosotros nos afecta doblemente. Cuando vamos a pagar una importación tenemos que pagar más euros. Cuando recibimos el pago de una exportación, recibimos menos euros", precisó.

 

La crisis en Europa puede tener además una afectación sobre el volumen de turistas de la UE, señaló Betancourt Roa, aunque "hasta ahora no se ha notado".

 

"Hay que ver qué ocurre en noviembre cuando empieza la próxima temporada turística", añadió.

 

Dada la actual situación internacional, el economista cubano indicó que el Gobierno castrista está adoptando cambios estructurales que permitan a Cuba avanzar hacia el desarrollo.

 

"Vamos a cambiar cosas estructurales y legales de la forma en que hemos operado socialmente y económicamente hasta ahora, y eso requiere que la gente entienda lo que se quiere hacer y pueda participar", dijo.

 

Betancourt Roa se refirió a la necesidad de un cambio en la mentalidad del pueblo cubano, una "tarea difícil" en una sociedad acostumbrada a operar de otra manera.

 

"Por ejemplo, los trabajadores estatales tienen que tener una mentalidad de acuerdo a los términos en que van a trabajar, tienen que saber de la fiscalidad, de los temas de la contabilidad, de la administración de un negocio, y son cosas que en Cuba eran casi desconocidas", indicó.

 

Es uno de los temas más complicados -prosiguió- y "en algunos casos lo apoyaremos con cursos de formación, pero en otros se tendrá que probar a las personas y si no funcionan habrá que poner a otras".

 

En cualquier caso, dijo, "el cambio de mentalidad se debe dar dentro del modelo socialista y el capitalismo quedar bien lejos".

 

"Cuando hablamos del trabajo por cuenta propia nos referimos a que alguien tiene la posibilidad de montar un negocio, pero eso en términos prácticos no hace millonario a nadie porque hemos dicho claramente que no queremos concentración de riqueza", precisó.

 

Respecto al bloqueo estadounidense, Betancourt Roa aseguró que Cuba ha aprendido a vivir sin EEUU, "lo que no hace nadie".

 

"En términos de lo que es el bloqueo en sí, el Gobierno de Obama está resultando ser más restrictivo de lo que se esperaba, porque han estado persiguiendo sistemáticamente a todas las instituciones financieras y bancarias que hacen operaciones con Cuba para multarlas", señaló.

 

Ante ese tipo de actuaciones, el economista cubano se lamentó de que nunca haya una respuesta de la Unión Europea, una institución con la que, aseguró, Cuba mantiene "relaciones normales".

 

"La UE como grupo es un socio comercial, inversionista y de turismo muy importante para Cuba. Pero todavía hay cosas, para mi punto de vista, totalmente absurdas, como la posición común, que pensamos que algún día desaparecerá", afirmó.

 

Respecto al papel de España indicó que "el interés del Gobierno español es mantener relaciones de respeto, de no injerencia".

 

"Para ambas partes la relación es importante. Además España es un socio comercial importante para nosotros y de turismo y lo mismo les pasa a ellos con relación a nosotros", concluyó.