Cubanálisis El Think-Tank

REPRODUCCIÓN DE UN ARTÍCULO SOBRE CUBA

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Próximo Congreso del Partido Comunista cubano:

 

Granma pide mayor autonomía para empresas del Estado,

tras medio siglo de "paternalismo"

 

Artículo del diario oficial del régimen refleja la que seguramente será la posición del gobierno en el cónclave que comienza el fin de semana. Analistas enjuician medidas económicas adoptadas por Raúl Castro. 

 

Erika Lüters Gamboa, El Mercurio

 

A tres días del inicio del VI Congreso del Partido Comunista Cubano, el gobierno de Raúl Castro dio luces ayer de lo que se viene en el cónclave. Lo hizo a través de un artículo en el diario Granma, órgano oficial, donde se dice que Cuba debe descentralizar "de una vez por todas" el funcionamiento de las empresas para hacerlas productivas, tras años de "franca práctica paternalista" y mala gestión.

 

Bajo el título "A la empresa lo que es de ella, y a la función estatal lo suyo", el artículo firmado por Anneris Ivette Leyva señala que "deslindar las responsabilidades de ambos redundará en un fortalecimiento de sus misiones y de la institucionalidad".

 

Según Granma, el tema de la gestión empresarial no puede quedar a la zaga en el proceso de "actualización" del socialismo en Cuba, como se denominan a las reformas que ha impulsado Raúl Castro, que deben ser aprobadas en el VI Congreso del PCC.

 

En ese sentido, recuerda que "el interés por descentralizar y fortalecer el trabajo" de la empresa estatal cubana "es un acuerdo pendiente en la política económica", que aprobó hace 14 años el anterior cónclave de los comunistas cubanos, pero que "no se ha logrado generalizar".

 

Tiempo y oxígeno

 

De acuerdo a los analistas dentro y fuera de Cuba, las medidas tomadas por Raúl podrían estar en el camino correcto, pero estiman que son sólo para ganar tiempo y oxígeno.

 

"Son medidas insuficientes y tardías para un verdadero progreso y desarrollo, pero suficientes para no caerse de inmediato en el abismo", dice el analista y economista cubano Eugenio Yáñez, desde EE.UU.

 

Algunas de las medidas no son malas en sí mismas, sino por las restricciones que conllevan, dicen. Por ejemplo, el pago de salarios de acuerdo con la producción y la entrega de tierras ociosas en usufructo no han funcionado. "El principio es bueno, pero se vuelve contradictorio en los centros de trabajo sin recursos, sin niveles de decisión, con desorganización. La entrega de tierra se ha hecho en un marco de burocracia, de obligatoriedad de entregar la producción al Estado en un porcentaje muy alto. Llevamos algunos años ya y la agricultura es cada día más dependiente", indica desde La Habana el economista independiente Óscar Espinosa Chepe.

 

Las restricciones que frenan las reformas son relativamente fáciles de desmontar en un futuro, sostiene Yáñez.

 

"La aplicación de las medidas, aunque ahora juren lo contrario, están empujando hacia una economía más orientada al mercado. Entonces habrá dos caminos: pretender mantenerlas como están, lo que requeriría más represión, o eliminar las restricciones y permitir más avance hacia el mercado", indica el economista.

 

Los delegados al cónclave comunista deberán aprobar o rechazar unos "lineamientos" que ya han sido debatidos en el Partido y en lugares de trabajo.

 

El ex Presidente Jimmy Carter, quien recientemente visitó la isla, confidenció a Espinosa Chepe que a él le dijeron que el 65% de los lineamientos habían sido modificados. "No sabemos cómo lo han hecho. Pueden ser simples cambios de comas y puntos. A lo mejor, son cambios de contenido", dice Espinosa.

 

Un congreso como éste es uno de los eventos más importantes en Cuba. ¿Cuánta verdad y cuánta farsa hay en la cita?

 

"Un análisis serio de los congresos comunistas a través de la historia en todo el mundo, con algunas excepciones, lo único que demuestra es que las decisiones importantes y verdaderamente estratégicas no se toman por las camarillas dirigentes del partido en los congresos, tras una discusión democrática, franca y abierta con los delegados al evento, sino fuera de ellos. Y lo que se produce generalmente en el cónclave es la santificación de decisiones previamente tomadas", asegura Yáñez.

 

"Las condiciones del presente no dan margen a mayores dilaciones: o las aguas toman su cauce o nos empujan al precipicio".Artículo de Granma.