Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Fugitivos en Cuba

 

Alejandro Armengol, Cuaderno de Cuba

 

Las decenas de fugitivos que huyeron a Cuba tras cometer delitos en Estados Unidos no pueden descansar tranquilos: sus días bajo el sol podrían estar contados.

 

Desde hace más de 40 años el gobierno y el Congreso estadounidenses vienen pidiendo la extradición de varios connotados criminales.

 

Es posible que en las circunstancias actuales, podría especularse que el gobierno cubano está dispuesto a llegar a un acuerdo. Pero al igual que en ocasiones anteriores, en que Estados Unidos ha tratado de llegar a un arreglo con el régimen de la isla, hay que deslindar entre su interés de aprovechar una ocasión para hacer propaganda y un esfuerzo serio para resolver un problema pendiente desde hace décadas.

 

Hay que enfatizar que "intercambio" es la palabra clave de cualquier negociación entre Washington y La Habana. En diversos momentos, funcionarios cubanos se han expresaron en favor de un intercambio de fugitivos de ambos países.

 

Por años, los nombres de Orlando Bosch siempre salían a relucir como respuesta de Cuba cuando se mencionaban a los terroristas prófugos de la justicia estadounidense residiendo en Cuba.

 

En la actualidad este reclamo ha perdido vigencia. Bosch falleció hace tres años en Miami y Posada Carriles es un hombre enfermo y edad muy avanzada.

 

De hecho, en la actualidad cuando Cuba habla de intercambio se refiere a otro tipo de prisioneros: el contratista Alan Gross cumpliendo prisión en la isla y los tres espías cubanos que quedan presos en EE.UU., dos de ellos condenados a varias cadenas perpetuas. Pero este intercambio no parece posible en la actualidad.

 

Sin embargo, el mantenimiento de Cuba en la lista de países que Estados Unidos considera que patrocinan el terrorismo, junto a Irán, Sudán y Siria, que Washington acaba de ratificar,, se fundamenta en buena en los fugitivos estadounidenses que aún permanecen en suelo norteamericano.

 

De hecho, el testo del documento parece una retahíla de justificaciones para sustentar la salida de Cuba de la isla.

 

Hay que añadir, por otra parte, que la retirada de Cuba de la mencionada lista puede producirse en cualquier momento, producto de una negociación, y que por lo general los nombres en dicho documento se colocan y retiran de acuerdo a determinadas circunstancias, y por lo general estos cambios no ocurren cuando anualmente se da a conocer el documento.

 

De acuerdo a una información dada a conocer por Radio Martí, el documento del Departamento de Estado considera que “la isla aflojó en 2013 sus lazos con el grupo vasco ETA y que no proporciona armas ni entrenamiento paramilitar a grupos terroristas”

 

De acuerdo al informe, relativo a 2013, durante el último año han “continuado los informes que indican que los lazos de Cuba con ETA se han vuelto más distantes, y que alrededor de ocho de las dos docenas de miembros de ETA en Cuba cambiaron de localización con la cooperación del Gobierno español".

 

El texto también reconoce el papel mediador del gobierno cubano en el proceso de paz colombiano, aunque subraya que Cuba ha dado refugio “desde hace años” a miembros de ETA o guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

 

Estados Unidos reconoce que "a lo largo de 2013, el Gobierno de Cuba apoyó y albergó las negociaciones entre las FARC y el Gobierno de Colombia destinadas a forjar un proceso de paz entre los dos".

 

 “El Gobierno de Cuba ha facilitado el viaje de representantes de las FARC a Cuba para participar en estas negociaciones, en coordinación con representantes de los Gobiernos de Colombia, Venezuela y Noruega, así como la Cruz Roja", apunta el informe.

 

El documento señala, además, que "no hay indicaciones de que el Gobierno de Cuba proporcionara armas o entrenamiento paramilitar a grupos terroristas", como indicaron también los informes de los dos últimos años, según Radio Martí.

 

Sin embargo, el Departamento de Estado asegura que el Gobierno cubano "siguió proporcionando refugio a fugitivos buscados por EE.UU., y les dio apoyo al facilitarles un techo, raciones de alimentos, libros y cuidados médicos".

 

Cuba integra la lista desde 1982, lo que supone la imposición de sanciones como la prohibición de la venta y exportación de armas, prohibición de ayuda económica y restricciones a las transacciones financieras entre ciudadanos.

 

En la actualidad la Oficina de Intereses de Cuba en Washington tiene interrumpida la tramitación de documentos consulares, en particular la emisión de visas, debido a la falta de un banco que atienda sus asuntos financieros.

 

Llama la atención esa aparente falta de interés, por parte del gobierno cubano, en resolver el problema de los fugitivos. Aunque al parecer desde años la isla no recibe a prófugos procedentes de EE.UU., circulan versiones de que varios con delitos pendientes en este país -fundamentalmente de estafas al Medicare y Medicaid- se encuentran en Cuba.

 

Como en ocasiones anteriores, los hermanos Castro pueden estar jugando varias cartas al mismo tiempo. De forma sistemática, sus vínculos con la política norteamericana se han ido acercando al establishment; los empeños contra el embargo terminaron traducidos en compras al contado. Desde el inicio de estas ventas, La Habana trato de crear conciencia en los legisladores -es un decir marxista- con dinero: su internacionalismo conformado al mercado de fuerza de trabajo barata y su lucha ideológica limitada al cabildeo. Pero estos esfuerzos, que durante la década pasada llegaron a tener gran intensidad, no condujeron a resultado alguno y han sido abandonados casi por completo.

 

En la actualidad el énfasis se ha encaminado por otros rumbos, con una aquiescencia tácita en ocasiones y una deliberada campaña en otras: la posibilidad de inversiones en la isla por parte de cubanos residentes en EE.UU. y la búsqueda de alguna forma que permita una mayor colaboración económica entre el incipiente y limitado sector privado y quienes viven en el exilio.

 

Pero el juego capitalista de apostar con dinero -sea a través de grandes inversiones con empresas mixtas que incluyan la participación del gobierno o con limitados recursos al sector privado- no lo hace abandonar la táctica de proporcionar argumentos a sus defensores y trampas a sus enemigos.

 

Un acuerdo sobre los fugitivos contribuiría a verlo con ojos más favorables entre los que ya se inclinan a esa mirada. Un nuevo intento de limpiar imagen dentro de una campaña iniciada desde que el general Raúl Castro asumió la presidencia.

 

Si el Departamento de Estado incluye a Cuba entre los países que apoyan el terrorismo es porque, entre otras razones, la isla brinda amparo a miembros de grupos subversivos.

 

Si La Habana volviera a plantear un intercambio entre prófugos de la justicia estadounidenses y personas que el régimen considera responsables de actos terroristas en la isla -en la práctica un cambio de ancianos de ambos bandos, algo que repito sigue sonando imposible-, no solo colocaría a un mismo nivel a Washington y La Habana, sino que rebajaría a Miami a la categoría de una cabeza de playa llena de terroristas, mientras que a 90 millas hay un país dispuesto a cooperar en mantener en la sombra a los peores criminales.

 

Si intercambio es la palabra clave, ¿qué tiene Castro que ofrecer? Hay un grupo reducido de secuestradores de aviones que viven en la isla, muchos de ellos casados y con familia cubana. Hay también figuras más buscadas, como Joanne Chesimard, alias Assata Shakur, quien escapó a Cuba en 1979, acusada de asesinar un policía de carreteras que detuvo su automóvil en una verificación de rutina.

 

Por lo pronto, el tiempo y la muerte han sido la única respuesta. Bosch murió en Miami y Robert Vesco en La Habana. William Potts, acusado de secuestrar un avión hacia Cuba en 1984, pidió y regresó a EE. UU., donde se declaró culpable del delito cometido.

 

Mientras tanto, al parecer Chesimard sigue en Cuba -desde hace años se dice que es una protegida especial de Fidel Castro- y el ex agente de la CIA Frank Terpil, un traficante de armas convicto, volvió a salir a relucir en un documental sobre los crímenes de Gadafi, transmitido por Showtime -Mad Dog: Inside the Secret World of Muammar Gaddafi- y continúa en La Habana, con la compañía de una novia cubana, la bebida y los ocasiones libros en inglés que le brindan amigos bondadosos.

 

Por lo demás, con el tiempo que llevan en la isla, deben saber ya que en algún momento se pueden volver "negociables" y que la peor pesadilla no es ser un fugitivo: es no poder huir.