Cubanálisis El Think-Tank

REPRODUCCIÓN DE UN ARTÍCULO SOBRE CUBA

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Experimento con interrogantes

 

Lucila Horta, Noticias Aliadas

  

Congreso partidario aprueba medidas económicas dirigidas a impulsar propiedad privada.

 

“Si hace cinco, siete años, alguien en Cuba hubiera propuesto medidas como las adoptadas por el congreso partidista, seguramente habría sido catalogado de revisionista, incluso de contrarrevolucionario y estigmatizado como tal por un sector cavernario de la burocracia gobernante”.

 

Así opinó el escritor Leonardo Padura, al término del VI Congreso del Partido Comunista Cubano (PCC), realizado entre el 15 y el 18 de abril, evento marco donde fueron analizadas las propuestas de cambio en el modelo económico de la isla. Perfeccionamiento que, según las autoridades, no alterarán las garantías sociales que tipifican el sistema.

 

El documento que sirvió de base a este cónclave estaba conformado por 291 lineamientos que en un 68% fueron reformulados a partir de sugerencias formuladas en asambleas populares y reuniones de los militantes de base del PCC. Los 1,000 delegados asistentes trajeron las propuestas de esos debates realizados durante tres meses en todo el país. Tras criterios que llevaron a transformar, suprimir incisos del texto o acoger 36 nuevas directrices, ahora son 311 lineamientos los que acaban de publicarse.

 

El proceso estuvo acompañado de avances prácticos, entre ellos, el otorgamiento de mayor dinamismo y prerrogativas para las actividades privadas anunciadas en agosto del año pasado. Siguen funcionando o se han creado zonas especiales de desarrollo con inversiones extranjeras o sólo nacionales, y se trabaja duro en la rehabilitación de esferas que, como la industria azucarera o la del café, sufrieron fuerte deterioro y provocan gastos en compras en el exterior, cuando los precios se disparan en el mercado mundial.

 

Cambio de mentalidad

 

“El exceso de centralización conspira contra el desarrollo de la iniciativa en la sociedad y en toda la cadena productiva, donde los cuadros se acostumbraron a que todo se decidiera ‘arriba’ y, en consecuencia, dejaban de sentirse responsables de los resultados de la organización que dirigían. Esa inercia administrativa frenó el desarrollo de las fuerzas productivas”, admitió el presidente Raúl Castro durante el congreso, aludiendo al propósito de dar a cada provincia, municipio y localidad mayores atribuciones administrativas. El principio se aplicará a escala de empresa, fábrica o cooperativa.

 

“Poner en práctica esos conceptos y normativas requiere definir las facultades y funciones de cada cual en todos los niveles y solidificar procedimientos de control contable, financiero y administrativo certeros”, señaló José María Gutiérrez, profesor de contabilidad.

 

El productor de tabaco Antolín Plasencia, requerido por Noticias Aliadas, aludió a la renuncia formal de sus cargos por motivos de salud presentada por Fidel Castro, de quien observa que si bien “está fuera del juego, se mantiene como ideólogo. Si creemos en lo que dijo: ‘Revolución es cambiar todo lo que debe ser cambiado’, queda mucho por delante. Durante la crisis de estas dos décadas se estropearon sobremanera los patrones de conducta y valores que creímos bien establecidos. El momento es de grandes riesgos, pero sobre todo, Raúl [Castro] lo dijo bien claro y estoy de acuerdo con él: cambiar la mentalidad de muchos será lo más difícil”.

 

Plasencia observó, además, que autorizar la compra-venta de casas y vehículos, o el trabajo por cuenta propia, rompen con criterios obsoletos sobre la propiedad y darán mejor ritmo a la economía. “Lo verdaderamente importante es que haya eficiencia productiva”, advierte.

 

Modificaciones profundas

 

Angélica Linares, recién estrenada en un negocio de peluquería, se remite al que quizás sea el acuerdo del evento partidista más citado por la prensa internacional, pues supone una modificación trascendente en las normas seguidas durante medio siglo.

 

“Reducir a dos periodos de cinco años la permanencia en los cargos principales del gobierno y de la esfera política, indica que no es superficial lo que se emprende”, dijo.

 

Y tiene razón, no es una simple directiva. Implica que desde la máxima jefatura del país hasta el último eslabón del poder, los cargos no podrán ser ocupados más de 10 años.

 

Linares alude también a la exigencia de que el sector privado pague por maternidad y jubilación a sus asalariados al opinar que “eso de pagar seguridad social por los empleados que uno contrate, debería ser opcional y no obligatorio”.

 

Antes del Congreso se anunció que se facilitarán créditos a quienes trabajan por su cuenta, o quieren abrir un negocio, ampliando una ley que permitía dar adelantos financieros al campesinado. Otro detalle vigente es que los privados pueden vender sus productos y servicios a organizaciones estatales. Ese vínculo entre la esfera oficial y la privada es toda una novedad.

 

El presidente Castro fue muy crítico con los errores cometidos en materia económica y sobre el mal trabajo con sectores vulnerables. Si bien existen leyes sobre igualdad racial y de género, no sólo con decretos se erradican viejos prejuicios. Vale un primer resultado: el nuevo Comité Central elegido en el VI Congreso cuenta con tres veces más mujeres y un 10% más de afrodescendientes y mestizos que antes.

 

El modelo económico cubano sigue buscando equidad social, se remoza, pero no es “el remedio universal para todos nuestros males”, dijo el mandatario, advirtiendo que los cambios requieren de “la sensibilidad política, el sentido común, la intransigencia ante las violaciones y la disciplina de todos, en primer lugar de los cuadros de dirección”.

 

Una Comisión Permanente del Gobierno para la Implementación y Desarrollo será responsable de controlar, verificar y coordinar las acciones, o de proponer la incorporación de nuevos lineamientos si hiciere falta. Un futuro cercano, pues no son recomendables las tardanzas ahora, dirá si la tentativa resulta exitosa o fracasa.