Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Entretelas de una mediación

 

Miriam Celaya, SinEVAsión

 

Recientemente los medios de prensa oficiales hicieron pública la mediación del gobierno de la Isla en el proceso de diálogo entre la narco-guerrilla colombiana, conocida como Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y el gobierno de esa nación.

 

Sería realmente deseable que finalmente un proceso de diálogo restableciera la paz en Colombia tras décadas de guerrillas, violencia y narcotráfico organizado desde un ejército guerrillero que transitó desde el marxismo hasta el control del cártel de la cocaína. Supongo que alguna vez habrá que escribir un volumen sobre las curiosas mutaciones del marxismo en la posmodernidad.

 

De cualquier manera, no resulta casual que el gobierno cubano, incapaz de dialogar con la sociedad civil cubana, haya pasado todo un año de reuniones secretas como intermediario de las FARC, una fuerza armada que armó, entrenó y apoyó a lo largo de los años, desde aquella época en que F. Castro se sentía adalid de la libertad latinoamericana y pretendió exportar su revolución comunista a toda la región. La cuota de responsabilidad del gobierno cubano en las décadas de violencia que ha vivido Colombia lo convierten en acreedor de la paz en esa nación.

 

Lo más seguro es que no haya sido ésta una mediación muy espontánea, con seguridad, no es la salida que en su momento concibieron los patrocinadores de la guerrilla, pero también es seguro que la cúpula cubana habrá reorientado sus intereses en este asunto… como en todos. Sin dudas existe alguna agenda oficial secreta.

 

Está claro que el debilitamiento de las FARC, gracias a las acciones iniciadas y desarrolladas durante el gobierno de Álvaro Uribe con el apoyo del gobierno estadounidense, ha forzado a ésta a apelar a las conversaciones con el gobierno de Juan Manuel Santos, aún cuando se han mantenido las acciones fuertes contra la narcoguerrilla y se le siguen asestando golpes demoledores, en apego a la clara declaración del Presidente de que “No va a haber ningún tipo de cese al fuego y no vamos a tener nada hasta tanto lleguemos al acuerdo final. Que eso quede muy claro”...

 

Así, aunque los medios cubanos presentaron un video donde el comandante del mando central de las FARC alardeaba: “Dijimos que íbamos a vencer y venceremos”, la realidad es que están siendo vencidos por el ejército regular colombiano y la Policía de esa nación. Ante los hechos, posiblemente a corto o mediano plazo desaparezca el último bastión de la expansión guerrera castrista en este Hemisferio y con él se dará por fracasada y terminada otra de las alucinaciones mesiánicas de F. Castro. En pocos años habrán desaparecido hasta los últimos jirones de la revolución comunista continental que soñara el orate de Birán y Colombia habrá superado las huellas de tanta violencia.

 

No será así en Cuba, donde los cubanos que aspiran a cambios democráticos no cuentan con la voluntad política del gobierno para negociar y pactar una salida a la crisis nacional. Por demás, está visto que a la cúpula verdeolivo no le interesa conversar con pacifistas, sino con narcotraficantes. Cosas de mi tierra.