Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

En Guanabacoa dejan derrumbarse el patrimonio

 

Camilo Ernesto Olivera, La Habana, en Diario de Cuba

 

Fue el lugar de descanso y veraneo de la burguesía criolla durante los siglos XVIII y XIX. Según los expertos en la materia, el patrimonio inmobiliario histórico de Guanabacoa es uno de los más valiosos, entre los que se conservan en la zona occidental del país. Sin embargo, un recorrido por las calles enmarcadas dentro del llamado Casco Histórico del poblado, deja como resultado una sensación de incertidumbre y desolación. Poco ha significado para este sitio, en la práctica, haber sido nombrado Monumento Nacional.  Hace siete años, los jóvenes realizadores audiovisuales Hansel Leyva y Christian E. Torres, ambos vecinos de esta villa, realizaron un documental titulado Hogar dulce hogar. En el reflejaron la triste realidad de una de las más antiguas poblaciones cubanas. 

 

En Guanabacoa se suman constantemente derrumbes resultantes de la desidia gubernamental y la falta de recursos que padecen los dueños de inmuebles, lo cual les impide actuar para conservarlos.

 

Se han destruido, y han desaparecido a golpe de mandarria y buldóceres las residencias de descanso de los Condes de Jaruco y de Barreto, respectivamente. La casa natal de Ernesto Lecuona fue demolida hace décadas para convertir el terreno que ocupaba en un parqueo. Hoy una tarja, borrosa y rodeada de maleza, es todo lo que identifica el lugar.

 

La residencia Urzáis, una de las más grandes y hermosas edificaciones de la zona, que estaba aledaña a lo que desde 1962 es el Anfiteatro de Guanabacoa, fue abandonada a su suerte. Hasta inicios de la década de los 90 se ubicó allí un policlínico. Las autoridades de Salud Pública evacuaron el inmueble cuando no pudieron repararlo. A mediados de la crítica década de los 90 solo quedaban en pie de él algunas paredes rodeadas por la maleza y la basura.

 

Otros sitios importantes como el antiguo teatro Fausto -donde actuaron Sarah Bernhardt y Rita Montaner- y el otrora Casino Español La Viña, permanecen malamente en pie. El teatro acoge en su antiguo recibidor a una peña de dominó. El resto del recinto ha sido almacén para acopio de productos agrícolas y refugio de familias. La Viña es un centro gastronómico y solo es reconocible por las paredes que no han caído. Esta era una edificación de dos pisos que fue derrumbándose, quedando las tapias exteriores.

 

La hermosa Casa de Las Figuras primeramente fue la Funeraria Caballero durante el periodo republicano. Hoy es sede de la Funeraria Municipal. Su estructura original se derrumbó. Fue sustituida por una edificación moderna.

 

La misma suerte corrió el Hospital de Caridad, reconstruido con otro diseño y actualmente sede del policlínico "Machaco" Ameijeiras.

 

Pedro Herrera contra los molinos de viento

 

Cuando fue entrevistado en 2009 para el antes mencionado documental Hogar dulce hogar, Pedro Herrera, Historiador de Guanabacoa, parecía un quijote triste pero persistente en su lucha contra los molinos de la desidia.

 

Gracias a su gestión, en el año 2008 la Comisión de Monumentos local pudo evitar la desaparición de la Estación de Frexes. Construida en el siglo XIX, la estancia sirvió, durante la primera mitad del siglo XX,  para el servicio de tranvías locales. Más recientemente, fue utilizada como parqueo para los camiones destinados a la recogida de basura. También se ha empleado como espacio para la comercialización de productos agropecuarios. La Comisión de Monumentos logró revertir la orden de demolerla, por peligro de derrumbe, dada por los directivos del Poder Popular Municipal.

 

Su desgaste no ha sido revertido por ninguna acción gubernamental.

 

La Casa de las Cadenas, apuntalada y en estática milagrosa  

 

Sus paredes se han sostenido por más de 270 años. Sin embargo, los techos de madera y tejas del segundo nivel de la Casa de las Cadenas han ido colapsando por el accionar del clima y el abandono. Las raíces de arbustos y tunas atraviesan las paredes interiores a la intemperie. Las paredes exteriores están agrietadas. En meses recientes los balcones del segundo piso han sido apuntalados para evitar que se desplomen.

 

Según la tradición oral, documentada por Elpidio de la Guardia en su Historia de Guanabacoa: "fueron resguardadas en ese lugar las imágenes religiosas de la aledaña Parroquial Mayor, durante un fuerte temporal que destruyó al pueblo" en 1730. También se oficiaron allí las misas durante ese periodo.

 

Como compensación, el dueño de la casa fue acreditado por el Rey Felipe V de España, para conceder derecho de asilo a fugitivos de la justicia. Solamente otras dos edificaciones en todo el Imperio Español tuvieron esta prerrogativa. Una todavía se conserva en la ciudad española de Cádiz, la otra fue ubicada en Ciudad de México.

 

Por sus características e historia, la Casa de las Cadenas es el inmueble histórico más valioso de la localidad y, posiblemente, uno de los más preciados en la Isla.

 

En fecha reciente el tramo de la Calle División, entre Cadenas y Martí, fue limitado al tráfico. El cierre obedeció al peligro de derrumbe, por la rajadura que presenta la estructura de la casa en su pared frontal, de cara al tramo mencionado.

 

Las autoridades del municipio nada han hecho al respecto. La Oficina del Historiador de La Habana, brilla por su desidia y ausencia. 

 

Una secuencia de olvidos, abandonos y derrumbes azota al Casco Histórico de Guanabacoa. Este drama transcurre, ante la mirada indignada de los guanabacoenses, y silenciado por los medios de difusión estatales.