Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

“En Cuba todos infringimos las leyes”

 

Los pequeños empresarios del país caribeño aseguran que no hay otra vía para mantener sus negocios que recurrir a las viejas tácticas del mercado negro

 

Iván García, en Diario Las Américas

 

LA HABANA.- En una encuesta entre 18 personas, de los dos sexos y diferentes edades y oficios, todos afirmaron haber utilizado reiteradamente el mercado negro, o más de una vez, haber infringido las leyes.

 

"No queda otra. Con los bajos salarios, si vives de la libreta y no usas el mercado subterráneo, te mueres de hambre. Todos los meses compro pescado castero a dos cuc la libra, dos dólares al cambio actual [8,69% del salario mensual promedio]. ¿Con qué dinero podría comprarlo legalmente al precio que lo venden?", se pregunta el ingeniero Ignacio.

 

José Alberto, dueño de una cafetería, donde confecciona sandwiches y comida criolla, dos horas antes del amanecer, en su bicicleta se llega a un hotel cuatro estrellas. Allí, el custodio le ha guardado un par de quesos, varios kilos de carne de cerdo y media docena de botellas de aceite vegetal.

 

Compras por la izquierda

 

"Quienes tenemos negocios privados nos vemos obligados a comprar alimentos e insumos por la izquierda. Es imposible que una cafetería prospere si las cosas las adquieres en el mercado minorista. Nos han llevado a hacer trampas financieras, no reportar las ganancias reales y a no inscribir en el registro a trabajadores temporales. Recordemos que a fin de año, en el informe Declaración Jurada, aquéllos que ganan más de 50.000 pesos [2.000 dólares] deben pagar el 50% en impuestos", explicó José Alberto.

 

Es en los pequeños negocios familiares donde las personas olímpicamente se saltan las normas prescritas. Esa indisciplina social, casi patológica, es provocada por la fuerte presión fiscal del Estado, un insaciable capataz con una plusvalía desmesurada, que ya desearía ganar el más desalmado empresario capitalista.

 

Los taxis, auténticos Frankesteins automotrices

 

A los viejos taxis colectivos en La Habana, considerados por la prensa internacional un 'ejemplo de mercadotecnia', el Estado no le subsidia ni un tornillo [ante la falta de recursos]. Los vetustos coches salidos de una factoría en Detroit hace más de seis décadas, son auténticos Frankesteins automotrices.

 

"Si de verdad se cumplieran las leyes, todos los taxistas estuviéramos presos o pagando elevadas multas. Cuando el Gobierno no te vendía motores ni piezas de recambio, la gente armaba el auto con piezas que salían por la puerta de atrás de los talleres estatales. No te asombres si en un almendrón (auto americano antiguo) encuentras componentes de diez países. En el mío, el motor es alemán, la caja de velocidad es sudcoreana, el chasis es rumano, los frenos son japoneses, el timón de un Lada ruso, los asientos y los manubrios son holandeses y la pintura es española. Lo único viejo (auténtico) es la carrocería", dijo risueño el taxista Raudel.

 

Las piezas, que no son desfalcadas a empresas del Estado, llegan a Cuba a través de negocios sinuosos, varados en un limbo jurídico. Dos veces al mes, Daniel viaja a Panamá y Miami para comprar ciertas partes automotrices que fueron destinadas a añejos carros estadounidenses y rusos.

 

"Ya perdí la cuenta del billete que he aflojado a los tipos de la Aduana cubana para poder pasar la mercancía. Es una cadena y todos se mojan con dinero. Esto no lo para nadie. Se beneficia mucha gente", expresó.

 

Mucho antes de que Barack Obama y Raúl Castro restablecieran relaciones diplomáticas, los adornos y decoraciones de cafeterías, bares y paladares llegaban desde Miami.

 

Hay negocios gastronómicos donde la carne de res y hasta los condimentos también venían -y siguen viniendo- del país del norte. En teoría, violaban la ley de ambas naciones (aunque ahora, aparentemente, no la de Estados Unidos). Pero la corrupción desborda las ordenanzas.

 

No solo los emprendedores privados compran mercaderías hurtadas a instituciones del Estado. Que levante la mano el cubano que no ha adquirido cinco libras de arroz en el mercado negro, una lámpara de luz fría robada de una oficina o medio kilo de carne de res de una vaca degollada la noche anterior de manera ilegal.

 

Los bajísimos salarios no alcanzan para vivir con honestidad

 

Adela, ama de casa, le paga 10 cuc mensuales (10 dólares) al empleado que revisa el contador de la luz para que manipule su factura eléctrica. "En mi casa tenemos dos aires acondicionados y un montón de artefactos electrónicos. Casi todos en Cuba lo hacen. Gana el cobrador y uno ahorra plata. Si fuera honesta, todos los meses pagaría casi mil pesos (40 dólares) de luz. Los salarios que paga el Gobierno no alcanzan (para vivir con honestidad) y provocan que la mayoría de los cubanos seamos deshonestos".

 

En Cuba funcionan dos economías: la real es una broma, mientras la sumergida es más eficaz, siempre que tengas dinero para pagar.