Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

En Cuba el hostigamiento reemplazó a la prisión

 

A 10 años de la "Primavera Negra", la disidencia denunció que la represión cambió de largas condenas a cortos arrestos y que siguen estigmatizados como "mercenarios"

 

AFP

 

"La situación de derechos humanos sigue siendo muy desfavorable en Cuba a pesar de que el gobierno ha dado una serie de pasos y ha introducido cambios en el propósito de mejorar su propia imagen", dijo a la AFP, el activista Elizardo Sánchez en un nuevo aniversario de la última ola de encarcelamiento masivo de opositores.

 

Entre el 18 y el 20 de marzo de 2003, el régimen de Fidel Castro detuvo a 75 opositores por "actividades conspirativas", los que fueron condenados en juicios sumarios a penas entre 6 y 28 años bajo cargos de trabajar para una potencia extranjera.

 

Varios de ellos como Martha Beatriz Roque, la única mujer del grupo; Héctor Palacios; el poeta Raúl Rivero, y el economista Oscar Espinosa Chepe, todos condenados a 20 años, fueron excarcelados bajo licencia extrapenal en los años siguientes por motivos de salud.

 

Esposas y familiares de esos 75 presos, formaron el grupo de las Damas de Blanco, que desde entonces piden la libertad de los presos políticos, labor por la cual recibieron en Premio Sajarov del Parlamento Europeo en 2010.

 

El resto de los detenidos salió de la cárcel entre 2010 y 2011, como consecuencia de un diálogo entre la Iglesia católica y el presidente Raúl Castro, quien sustituyó en el poder a Fidel, su hermano enfermo, en 2006.

 

"Se mantienen las violaciones contra los derechos civiles y políticos de los cubanos, si bien ya no somos condenados a largas condenas, se mantienen los arrestos y las condenas", dijo a la AFP, José Daniel Ferrer, otro del Grupo de los 75, condenado a 25 años y liberado tras el diálogo Iglesia-Gobierno.

 

"Si consideramos que no existe una oposición legalizada, la situación no ha cambiado en absoluto. Pero muchos de estos grupos se mantienen actuando más o menos públicamente y no se han repetido las sanciones del año 2003 y eso es positivo", dijo a la Orlando Márquez, vocero del Arzobispado de La Habana.

 

Desde que llegó a la presidencia, Raúl Castro emprendió una serie de reformas económicas, autorizó el trabajo privado, la compra-venta de casas y autos; amnistió a casi 3.000 presos comunes, abrió más espacio religioso y abolió trabas migratorias que impedían a los cubanos viajar.

 

Aprovechando la apertura migratoria varios disidentes como la bloguera Yoani Sánchez, la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, y Rosa María Payá, hija del fallecido Oswaldo Payá, realizan giras internacionales denunciando al Gobierno cubano.

 

"El hecho mismo de que los opositores, al menos aquellos que no tienen causa pendiente, puedan beneficiarse como cualquier ciudadano de la reforma migratoria aprobada, es un indicio de una realidad inédita en Cuba. Es muy positivo que puedan viajar, decir lo que piensan y escuchar otros criterios", agregó Márquez.

 

Según las estadísticas de la disidencia, en ausencia de las oficiales, la cantidad de presos políticos bajo de más de 300 a medio centenar.

 

"Pienso que se ha ganado mucho de allá para acá. No se puede pensar que un gobierno de este tipo cambie de un día para otro, pero nosotros estamos mucho más fuertes y el gobierno está ya mucho más débil", dijo a AFP, Héctor Palacios.

 

"Si el gobierno pudiera mantenerse como estaba en el 2003, lo haría, es decir la esencia del gobierno no ha cambiado en lo absoluto ni las reformas han cambiado en absoluto el problema de Cuba", añadió.