Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

El mundo atento ante la nueva estrategia de Obama

 

Para algunos, el cambio de rumbo de Obama es la vía que a la larga dará al traste con el régimen de La Habana, para otros es un grave error de cálculo de Washington

 

Ileana Lavastida, Diario Las Américas

 

Desde que la celebración de la VII Cumbre de las Américas en Panamá se hizo noticia, el posible encuentro entre los presidentes de Estados Unidos y Cuba pasó a ser el centro de interés del cónclave, o al menos, el momento más esperado por quienes apuestan a ser testigos del apretón de manos que dé por concluido el proyecto anunciado el 17 de diciembre de 2014 entre Washington y La Habana.

 

Para los enemigos históricos que en los años 60 del pasado siglo pusieron al mundo al borde de una confrontación mundial, el encuentro entre Barack Obama y Raúl Castro en Ciudad de Panamá podría significar el fin de una era de conflictos que para unos es un paso necesario, mientras otros consideran que es un cambio a muy alto precio.

 

El presidente Obama, como cabeza del país que tiene bajo su responsabilidad desde el fin de la Segunda Guerra Mundial representar los intereses y la filosofía del mundo libre occidental, está poniendo en juego los intereses no sólo de su país, sino también de sus principales aliados con las concesiones que se ha visto obligado a hacer por el propósito de restablecer relaciones con Cuba,

 

Así lo considera el escritor y periodista Carlos Alberto Montaner quien opina “Obama ha suscrito las ideas de uno de sus asesores del Consejo Nacional de Seguridad, el politólogo Charles Kupchan, autor de un libro “No one's world” (El mundo de nadie), en el que describe cómo ganar amigos y establecer la paz de manera permanente”.

 

Montaner asegura que la esencia del pensamiento de este analista, profesor de Georgetown University, es que lo que hay que hacer es “entregar todas las posiciones, sin exigir nada a cambio, ganar la amistad de los enemigos, entregándoles todo lo que piden”, basados en la supuesta invulnerabilidad de Estados Unidos, debido a sus fortalezas económicas”.

 

“Según la hipótesis de este señor, no tiene sentido mantener relaciones de hostilidad con quienes le pueden hacer muy poco daño a EEUU [como por ejemplo Cuba]”.

 

Sin embargo, con un simple análisis de hechos cercanos al diálogo secreto que durante varios meses sostuvieron EEUU y Cuba antes de anunciar el propósito de restablecer relaciones, se aprecian maniobras en las que con jugadas perfectas el régimen de La Habana consiguió objetivos específicos como mantener retenido a un contratista estadounidense, para conseguir la liberación de tres oficiales de la inteligencia cubana, convictos en EEUU por espionaje, algunos condenados a cadena perpetua.

 

Política disparatada

 

Montaner calificó de “disparatada” la tesis que desarrolla el presidente Obama, “no sólo con Cuba. También lo estamos viendo con Irán, lo vimos con Birmania; en Rusia, con relación a Ucrania, es decir, se le está dando un giro de 180 grados a la política tradicional norteamericana que desde 1944, con los acuerdos de Bretton, prevaleció como la potencia más fuerte del mundo”.

 

“A partir de ese momento -recordó el también analista- Estados Unidos asumió la defensa del mundo libre y se convirtió en el adalid de la democracia, las libertades, el mercado y la bandera de combate contra los enemigos de occidente. De acuerdo con la teoría que está defendiendo el Presidente, esa etapa llegó a su fin”.

 

La nueva estrategia del presidente Obama, otros observadores ven reflejada más que todo, la defensa de los intereses económicos de este país.

 

Pero Montaner recuerda que esta actitud “choca con la tradición diplomática occidental, con la visión de la diplomacia y la política norteamericana, contra el discurso tradicional norteamericano que está concebido para premiar a los amigos y castigar a los enemigos”.

 

“Por eso existe una lista de países terroristas, por eso se condena a los violadores de derechos humanos, por eso se instituyó la Carta Democrática Interamericana. Es decir hay una inercia burocrática norteamericana que choca con la política actual del presidente Obama”, refutó Montaner.

 

Según su punto de vista, “hay un enorme desconcierto, no sólo entre los aliados internacionales de EEUU, sino también en la propia burocracia norteamericana”.

 

“Los riesgos son enormes, para EEUU y el resto del mundo, aseguró. Lo que está haciendo EEUU con esa estrategia es abandonando su rol de cabeza del mundo libre y dejando atrás sus responsabilidades”, enfatizó.

 

Pero Obama no es el primero

 

El periodista y analista político, Gustavo Godoy recordó que “Obama no es el primer presidente de EEUU que intenta restablecer relaciones con Cuba. Antes lo hicieron Carter, Clinton y Reagan que mandó a realizar reuniones secretas en México con [el vicepresidente cubano] Carlos Rafael Rodríguez y una delegación estadounidense muy amplia, pero en aquel momento Cuba lo rechazó”.

 

Lo que ocurre ahora, según algunos analistas, es que ha habido ciertos cambios que han sucedido desde el punto de vista histórico entre los cuales Godoy mencionó el deterioro de la situación económica en Cuba y de su más reciente aliado en el continente, Venezuela.

 

El interés económico

 

Para Godoy las razones económicas constituyen una de las principales motivaciones para EEUU y Cuba en el empeño, que según reconoce, tiene también muchos detractores.

 

“El ensanchamiento y profundización del canal de Panamá por ejemplo, para que lleguen buques de mayor calado y los proyectos que tiene Nicaragua para un canal interoceánico, originan la preocupación en EEUU de que el tránsito marítimo se pueda desviar en parte también hacia el puerto de Mariel, en La Habana, Cuba, donde se están desarrollando grandes ampliaciones con financiamiento de capital brasileño”.

 

En el aspecto político el periodista avaluó que muchos países se han aprovechado del diferendo existente entre Cuba y EEUU.

 

 “Se ha vendido la imagen de que la islita ha estado acosada por el gran poderoso del norte. Entonces ha sido un liderazgo de Cuba del que muchos países se han aprovechado para enfrentar a EEUU”.

 

“La política se ha convertido en un juego de parchís. No sé exactamente qué va a pasar, pero sí sé que van a haber relaciones”, sentenció.

 

La  encuesta

 

El resultado de la reciente encuesta realizada en Cuba por Bendixen & Amandi International que muestra a un  56% de los entrevistados con el deseo de abandonar la isla, para Godoy constituye otra muestra de que el cambio en Cuba es inminente, más allá del propósito de EEUU de establecer relaciones.

 

 “Que el 80% de los cubanos entrevistados prefiera al Papa o a Obama primero que a un líder cubano, habla por sí solo”, apuntó.

 

Recordó que hace muchos años diferentes gobiernos estadounidenses, republicanos y demócratas, han tenido la presión de los agricultores y las grandes compañías que quieren tener presencia en Cuba.

 

Y mencionó entre las motivaciones de los estadounidenses para tener interés en Cuba, “el éxito  de los cubanos emigrados por su espíritu emprendedor, su preparación, experiencia e impulso empresarial”.

 

La observación de Godoy sobre el futuro de las inminentes negociaciones y que calificó como “un fallo”, es que “el pueblo de Cuba tras el anuncio del 17 de diciembre se  abrió una expectativa muy grande”, que el restablecimiento de esos vínculos no van a solucionar. “Ahí es donde está el talón de Aquiles de este intento de Estados Unidos de restablecer relaciones con Cuba, en las expectativas del pueblo cubano, que de momento no va a ver resueltos todo sus problemas. Pero sin dudas, a ambos países les conviene y nadie debe dudar de que EEUU va a hacer lo que más le favorezca en ese objetivo”, sentenció.