Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

El modelo económico cubano no funciona en Venezuela

 

La nación americana con el mayor ingreso petrolero tiene los más altos índices de criminalidad, corrupción, apagones, desabastecimiento, censura a la prensa

 

Luis Carias Toscano, Diario Las Américas

 

CARACAS.- Los investigadores suelen decir que la historia es cíclica y los pueblos reinciden en sus errores una y otra vez. Eso tal vez responde por qué 50 países han aplicado el modelo que hoy se implanta en Venezuela, sin mirar atrás o en los libros para darse cuenta que el esquema desemboca en consecuencias devastadoras: fracaso y miseria.

 

Así lo ve el diputado a la Asamblea Nacional, José Gregorio Contreras, quien describió que en Venezuela se implantó un modelo económico donde únicamente el Estado es quien se encarga del desarrollo de la economía. “No se puede satisfacer la necesidad de los ciudadanos, porque no cuenta con los recursos necesarios. Hay que diversificar la economía e involucrar a los diferentes sectores del aparato productivo nacional para impulsar la producción”.

 

Todos los países que en el pasado implantaron el modelo venezolano, se vieron obligados a regresar a una economía libre de mercado para salir adelante. Históricamente, el hecho de mayor trascendencia fue la caída del muro de Berlín y de la Unión Soviética, a través del desmoronamiento del campo socialista, con la complicidad de su burocracia, que terminó con el resurgimiento de relaciones capitalistas en Europa del Este o China, donde al menos económicamente, se abandonó el experimento.

 

“Todas las naciones que fracasaron porque sin producción, sin separación de poderes, ni libertad, es inviable la existencia de una nación. Ahora el resultado del experimento más devastador se observa en Venezuela, a pesar de que fracasó en un tercio del planeta”, pues siendo Venezuela la nación americana con el mayor ingreso petrolero de su historia, tiene los más altos índices de criminalidad, corrupción, apagones, desabastecimiento, censura a la prensa y violación a los derechos humanos.

 

Aun así persisten otras áreas del planeta bajo el modelo socialista como Vietnam, Corea del Norte, Irán, Libia, Cuba, Venezuela, Ecuador y Bolivia, pese a que algunos analistas aseguran que bajo una fachada socialista, en varios de estos países se han implantado dictaduras.

 

El diputado sostuvo que mientras partido, Estado y Gobierno unifiquen un concepto, la corrupción formará parte de la vida del venezolano, inhabilitando la esperanza de erigir una nación de progreso.

 

El Socialismo del Siglo XXI

 

El economista Roberto Casanova explicó que el enorme incremento del gasto público a través de la ingente creación de empresas y cooperativas fundamentadas en el plan socialista, los intentos de implantar las comunas y el monumental endeudamiento que ronda los 200 millones de dólares, se traducen en un enorme problema estructural de escasez y racionamiento.

 

“El modelo socialista ha cumplido su objetivo que es destruir el sistema de incentivos; y una economía que acaba con la función empresarial, la capacidad de innovación y de emprendimiento, está condenada a la miseria y a la pobreza”, aseguró el economista.

 

La economista Claudia Curiel refirió que en Venezuela los empresarios deben cumplir más de 63 leyes y es el único país donde la expropiación es una sanción. “Durante la gestión de Nicolás Maduro se han instalado mandos militares en todos los flujos sociales, políticos y económicos del país. La consolidación del socialismo avanza de forma estructural”.

 

Casanova indicó que para que Venezuela salga de la grave crisis económica en que está sumida, deben eliminarse los controles de precios, unificar los tipos de cambio, abrir el mercado y permitir que los emprendedores e inversores participen en la movida económica del país.

 

“Lo que sucede en Venezuela es sorprendente. Se pretenden solucionar todos los problemas con la causa de todos los malos, es decir, más socialismo para solventar la escasez, inflación y corrupción”, manifestó.