Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

El juego de la doble moneda

 

Alejandro Armengol, El Nuevo Herald

 

La dualidad monetaria en Cuba es un problema que hasta ahora el gobierno de la isla había admitido, pero subordinado, al menos en teoría, a un aumento de la productividad.

 

Esta situación ha cambiado. El Consejo de Ministros acordó “poner en vigor el cronograma de ejecución de las medidas que conducirán a la unificación monetaria y cambiaria”, anunció el diario Granma.

 

La información no precisa una fecha para la puesta en práctica de la medida, que siempre será paulatina, pero especifica que en la primera etapa “los principales cambios se producirán en el sector de las personas jurídicas”, o sea, las empresas.

 

De esta forma, estos primeros cambios tendrían un carácter fundamentalmente organizativo. Estarían destinados a poner un poco de orden en el caos económico que afecta al país, no solo a nivel de la calle sino entre las empresas: las distorsiones en costos, contabilidad fiscal y política financiera.

 

La doble moneda no solo afecta la economía doméstica del cubano, sino también la economía estatal. Como ha señalado el profesor Carmelo Mesa Lago, la dualidad monetaria “impide conocer con certeza la productividad de las empresas, reduce el tamaño del mercado interno y de las cadenas económicas, y esconde subsidios e impuestos incorrectamente asignados”.

 

Más allá de los problemas que representa la doble moneda para los sistemas contables, hay una cuestión mucho más amplia, donde los aspectos económicos y sociales están estrechamente interrelacionados.

 

La doble moneda surge en agosto de 1994, en el punto álgido de la crisis asociada al llamado “Período Especial”, y se caracteriza por el hecho de que en la isla circulan dos monedas: el peso “nacional” (CUP) y el peso “convertible”. Cuba es el único país del mundo que imprime dos divisas.

 

Sin embargo, al tratar de justificar la doble moneda, y explicarla de acuerdo a lo ocurrido en Cuba luego del fin de la Unión Soviética y el campo socialista, se enmascara el verdadero problema.

 

La devaluación real de la moneda cubana, y los métodos empleados para suplir con diversos sistemas de apariencia esta realidad -en un intento de convertir en relativo un problema absoluto-, no se origina en la década de 1990.

 

Es cierto que hace crisis entonces, y que es en ese momento cuando al gobierno no le queda más remedio que admitir que el dinero, en sus diferentes denominaciones (divisa, peso convertible, peso cubano), empiece a moverse más acorde a las reglas que rigen su valor de cambio, aunque siempre de forma controlada.

 

Las dificultades de una moneda más o menos ficticia y devaluada al extremo existían desde décadas atrás. Ni siquiera se trata de algo exclusivo de Cuba, sino de una situación propia de los llamados países socialistas y en primer lugar de la Unión Soviética.

 

El concepto de peso convertible no nace en la isla y mucho menos durante la mencionada crisis. En cualquier hotel moscovita uno encontraba en 1980 mercancías valoradas en “rublo dólares”. Es decir, con un valor que no respondía al del dinero que circulaba en las calles de la capital soviética, porque para comprarlas había que tener otros rublos, los adquiridos con dólares norteamericanos.

 

En la URSS y los países socialistas, esa doble moneda reflejaba el valor reducido de la moneda nacional frente a otras divisas, al tiempo que le permitía al gobierno negociar en un mercado reducido (el turístico) sin recurrir a una devaluación.

 

Sólo que para los soviéticos y los ciudadanos de Europa del Este, el dinero que recibían por concepto de salario les servía para suplir un buen número de necesidades (aunque de forma limitada), mientras que la divisa era sobre todo un pasaporte a la ilusión: la posibilidad de tener una serie de artículos más o menos comunes en cualquier sociedad occidental, pero para ellos transformados en objetos de ensueño.

 

De esta forma, la dualidad típica de cualquier país capitalista -entre tener o no tener dinero para comprar desde comida a desodorante- era para los soviéticos la disyuntiva entre la capacidad para adquirir el jabón sin envoltura y otro con perfume y etiqueta.

 

En el caso de Cuba, a consecuencia de la supervivencia del modelo tras la crisis por la desaparición de la URSS, se ha creado una amalgama que hace que el asunto sea más complejo, aunque no menos crudo: el peso convertible o la divisa no son sólo el pasaporte a la ilusión sino también, y en muchos casos, la única vía para satisfacer las necesidades: la opción entre diversos jabones sustituida por la posibilidad de tener el artículo para bañarse.

 

La clave radica en que la dualidad no es sólo monetaria. Tiene que ver con el sistema político adoptado y las aspiraciones sociales dentro de este sistema. El problema surge, como ha ocurrido en Cuba, cuando las soluciones políticas sustituyen -o tratan de ocultar- la realidad económica.