Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

El exilio cubano y Hugo Chávez sostienen la dictadura castrista

 

Comandante Huber Matos

 

Al pueblo de Cuba, a todos nuestros compatriotas privados de libertad por causas políticas en suelo cubano. A los miles de compatriotas, hombres y mujeres, que durante el prolongado medio siglo de tiranía castrista han sufrido prisión y castigos absurdos por motivos políticos en nuestro territorio nacional.

 

A los militantes del Partido Cuba Independiente y Democrática (CID) y de todos los grupos y entidades que trabajan y luchan en favor del cambio hacia la Libertad y el Estado de Derecho en nuestro humillado país.

 

A los militares del Minfar y del Minint, tanto al personal activo como a los retirados o en comisión de servicio, asi como a sus familiares.

 

A mis viejos compañeros del Ejército Rebelde.

 

A todos los cubanos:

 

Compatriotas:

 

Para bien y para mal es el exilio cubano el principal soporte de la tiranía castrista. Del exilio el régimen recibe ingresos por cinco mil millones de dólares anuales.

 

Nadie pudo haber imaginado jamás semejante contrasentido:

 

Que al final de medio siglo de lucha estuviéramos nosotros alimentando a una dictadura que ha sido la enemiga del pueblo cubano.

 

Descansa esta afirmación en los datos aportados por el compatriota Roberto Álvarez Quiñones, quien en un artículo en Diario de Cuba, detalla cómo el exilio cubano beneficia al castrismo.

 

En remesas los exiliados envían o llevan y gastan en Cuba 2,300 millones de dólares al año. A esta cantidad hay que sumarle 2,500 millones de dólares se envían en mercaderías a la isla. Y a estos 4,800 millones de dólares hay que sumar los gastos relacionados con los trámites de estadía en la isla de 400,000 cubanos que viajaron a Cuba el año pasado.  En total la dictadura se beneficia con cinco mil millones de dólares.

 

Álvarez Quiñones compara esta suma con lo que recibe el castrismo por el turismo y por la subvención chavista y afirma que es el ingreso de los cubanos es el más importante de todos.

 

En resumen, los cinco mil millones de dólares que recibe la tiranía del exilio cubano anualmente es una suma vital para su supervivencia. Es una subvención a la dictadura sin la cual el régimen estaría en lo más profundo del abismo y la crisis.

 

Esta es la realidad y tenemos que enfrentarla. Tenemos que hacer algo, porque en nuestras manos está tomar medidas que debiliten a la dictadura y faciliten el camino a la democracia.

 

Yo no soy un experto en impuestos, pero los dirigentes de los Estados Unidos y los políticos que quieran apoyar la lucha por la democracia de Cuba podrían estudiar la posibilidad de establecer un impuesto a los viajes, las mercaderías y las remesas que benefician a la dictadura.

 

Un impuesto del cinco por ciento sobre el porcentaje de los cinco mil millones de dólares, que pueda ser contabilizado y controlado, podría representar hasta 200 millones de dólares anuales.

 

Los fondos que se obtengan de ese impuesto, o una suma equivalente, se deben dedicar a ayudar a los cubanos que en la isla luchan por la libertad y la democracia.

 

Como requisito para tener acceso a esos recursos, las organizaciones deben formar un frente de unidad nacional, respetar ese acuerdo y cooperar unas con otras.

 

Esos recursos serian aprobados ante la presentación y aprobación de proyectos concretos, cuya ejecución seria debidamente supervisada por un equipo independiente.

 

Esos recursos serian destinados a quienes luchan en Cuba. No para que se utilicen en oficinas en Miami, ni en salarios en Miami ni en ningún otro lugar fuera de Cuba. Sino para que se usen en Cuba apoyando al pueblo cubano y a la oposición en sus actividades por una Cuba libre y democrática.

 

Pretender que el pueblo cubano luche con las uñas contra una tiranía que no escatima en gastar lo que tenga que gastar en propaganda, vigilancia y represión, es una aspiración injusta y poco razonable.

 

Las luchas por la libertad requieren hombres y mujeres dispuestos al sacrificio, pero esos hombres y mujeres necesitan los medios para enfrentar al enemigo y derrotarlo.

 

Sea una estrategia armada o sea una de persuasión política, los recursos materiales son imprescindibles para quienes luchan.

 

En nuestro caso y en nuestras circunstancias, lo que necesitamos es que el pueblo cubano sienta confianza en sí mismo y en su futuro. Necesitamos que quienes están en la nomenclatura no teman apoyar al pueblo en sus ansias de libertad.

 

Por estas razones hay que evitar la violencia. La violencia juega a favor de la dictadura, porque alimenta su propaganda, y ellos tienen la superioridad en este campo.

 

Tenemos que ser realistas. Ahora más que nunca necesitamos los recursos necesarios para enfrentar a una dictadura que está dispuesta a luchar hasta el final porque teme que su fin puede estar cerca.

 

Pero nada está terminado hasta que concluye. No sigamos ilusionándonos con un levantamiento popular de un pueblo al que un exilio poderoso no le ha podido demostrar que el que lucha y se sacrifica por la libertad en Cuba tiene todo lo que necesita para ser efectivo.

 

La verdad es que los opositores en Cuba viven en la pobreza, viven desamparados. Son acosados por el régimen, son humillados, y no tienen muchas veces ni las medicinas ni la comida para sus hijos.

 

Quiero citar aquí el caso de Virgilio Mantilla Arango, Coordinador del CID en la provincia de Camagüey. Un patriota carismático y sacrificado a quien el régimen le ha ofrecido hasta una pequeña finca para que se aparte de la oposición. Virgilio lo ha rechazado, ha pasado años de absoluta necesidad por no dar la espalda a sus ideales.

 

Respaldemos a nuestro pueblo antes de exigirle. No podemos ser los de acá quienes con recursos apoyamos la dictadura en nuestro país.

 

Seamos los garantes de los que necesitan en Cuba medios para enfrentarse al régimen.  Apoyemos un impuesto dedicado a la lucha por la democracia, para brindarle apoyo económico a los valientes y las valientes que reclaman el cambio desde el suelo cubano.

 

El poder para el pueblo en alianza con los militares.

 

¡Patria, pueblo, pan y libertad!

¡Zapata vive, Laura Pollán vive, Oswaldo Payá vive, todos los mártires y héroes del pueblo cubano viven!.. 

¡Viva la Nueva República!

 

 (Mensaje del sábado 18 de agosto 2012 transmitido por la estación de radio La Poderosa)