Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

EEUU y los cambios en Cuba

 

Miriam Leiva, en El Nuevo Herald

 

Durante ocho años en Cuba ocurren cambios lentos, limitados y contradictorios, pero es innegable que se mueve hacia delante. Estados Unidos puede contribuir a la apertura, con la ampliación de la exitosa política pueblo a pueblo iniciada en 2009 por la Administración Obama.

 

La transición está en marcha con la posibilidad de una creciente participación de los ciudadanos a través de los cientos de miles de trabajadores independientes o cuentapropistas, y los tradicionales campesinos, incrementados por los nuevos agricultores, así como las cooperativas agropecuarias y las cooperativas no agrícolas. Es el momento de coadyuvar a que simultáneamente los cubanos se empoderen como ciudadanos, sobrepasando sus necesidades económicas esenciales, desarrollando sus capacidades, y liberándose del férreo control del Partido Comunista y el gobierno.

 

Los próximos 4 años serán cruciales. El gobierno sabe que su capacidad de sobrevivencia depende de la reactivación de la economía nacional, pero también de la situación social y política. Como reconoció el presidente Raúl Castro “o rectificamos o ya se acaba el tiempo de seguir bordeando el precipicio, nos hundimos, y hundiremos (…) el esfuerzo de generaciones enteras”. La llamada actualización del modelo económico no ha logrado comenzar a reactivar la producción nacional y en 2014 con la nueva Ley de Inversiones Extranjeras se pretende lograr 2.5 billones de dólares anuales para recapitalizar la industria, la infraestructura y los servicios, pero los empresarios están cautelosos y las inversiones que se logren demorarán alrededor de tres años en el proceso de su ejecución y resultados. También los próximos 4 años son muy importantes porque Raúl Castro tiene 82 años de edad, anunció su retiro oficial en 2018, y actualmente está en curso el posicionamiento para la sustitución de los dirigentes ancianos. Aunque el presidente-general ha situado a los militares en los principales puestos del Partido Comunista, el gobierno y el Estado, no puede preverse quién será el sustituto y su equipo. Por tanto, la posibilidad de lograr la transición pacífica hacia la democracia se está fraguando ahora.

 

En Estados Unidos el cuestionamiento de embargo sí, embargo no, debe posponerse, porque sería continuar la estéril disputa muy utilizada por quienes siempre han promovido la confrontación sin lograr cambios en Cuba, y ha servido al aislacionismo y la propaganda del gobierno cubano. La política proactiva con objetivos posibles tendrá resultados muy positivos, como ya se han apreciado en la interacción por los viajes de los ciudadanos cubanoamericanos, norteamericanos y cubanos en ambos sentidos, y en la recepción de remesas que contribuyen a mejorar la calidad de vida y los negocios de los nuevos emprendedores en la isla. Desde hace años, algunos cubanos independientes de adentro, como Oscar Espinosa Chepe, e instituciones y personalidades en Estados Unidos, como Cuba Study Group, Brookings Institution y la Asociación para el Estudio de la Economía Cubana (ASCE), realizaron estudios y propuestas. Una encuesta presentada en febrero pasado por el Atlantic Council demostró la tendencia creciente a favorecer el mejoramiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, no solo por parte de los norteamericanos, sino incluso de los cubanos residentes en Florida. Interesante resulta la coincidencia en favor de pasos progresivos en lugar del levantamiento súbito del embargo, aunque también hay coincidencia en el beneficio de permitir a los norteamericanos viajar sin restricciones a Cuba, único país del mundo a donde no lo pueden hacer libremente.

 

Recientemente, el Consejo de las Américas publicó un estudio realizado por los miembros del Cuba Working Group, que viajaron a la isla entre noviembre de 2013 y marzo de 2014, con recomendaciones fundamentalmente para que la Administración Obama amplíe las posibilidades de las corporaciones, asociaciones de negocios y ONG para ayudar a los empresarios independientes cubanos mediante préstamos, equipamiento, intercambio de información técnica, exportación e importación, y visitas de trabajo. Asimismo, el Peterson Institute publicó el libro Economic Normalization with Cuba: a Roadmap for US Policymakers, de los autores Gary Clyde Hufbauer y Barbara Kotschwar, el cual recomienda que un acercamiento gradual sería más efectivo para evitar el paso de la dictadura comunista a la autocracia oligárquica en Cuba. Coincido con los autores en que Estados Unidos está perdiendo oportunidades de negocios frente a Europa, Canadá, China y otros países. Puede añadirse que Brasil se ha lanzado a establecerse en los negocios que supone más prometedores, como el Puerto de Mariel en previsión del futuro comercio con Estados Unidos, y para anticiparse a las competitivas empresas norteamericanas.

 

Obviamente, el progreso dependería de los permisos del gobierno cubano a las iniciativas provenientes de Estados Unidos. Sin embargo, el proceso iniciado en 2009 ha tenido una acogida muy positiva por parte del pueblo, por lo que resultaría muy difícil argumentar su prohibición, cuando los cubanos no creen en la estratagema de culpa a Estados Unidos por todos los problemas existentes. El ambiente favorecería el desarrollo de la sociedad civil, la disminución de la represión y, muy importante, la excarcelación del señor Alan Gross.