Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

EEUU no canjeará espías cubanos por Alan Gross, afirma John Kerry

 

Juan O. Tamayo, El Nuevo Herald

 

El secretario de Estado John Kerry ha declarado que Washington no canjeará a los cinco espías cubanos en los Estados Unidos por Alan Gross, quien cumple una condena de 15 años de cárcel en La Habana, pero que sí está tratando que sea puesto en libertad como un gesto “humanitario”.

 

“Ellos han tratado y siguen tratando de canjear a Alan Gross por los cinco espías que están presos aquí en Estados Unidos, y nosotros nos hemos negado a hacerlo porque no existe equivalencia alguna”, testificó Kerry el miércoles ante la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes.

 

“Alan Gross está encarcelado injustamente, y no vamos a canjearlo como si se tratara de un espía por otro”, añadió Kerry en respuesta a una pregunta del representante Albio Sires, demócrata cubanoamericano de Nueva Jersey.

 

Pero el gobierno de Estados Unidos está “tratando de encontrar si existe una capacidad humanitaria o no” por parte de Cuba para liberar a Gross, un subcontratista de la Agencia de Desarrollo Internacional de EEUU (USAID).

 

Kerry no dio detalles sobre dichos esfuerzos, pero señaló que él mismo había tratado de ayudar a Gross antes de ser nombrado en febrero secretario de Estado, y que el senador Patrick Leahy, demócrata de Vermont, visitó Cuba recientemente, se encontró con Gross “y habló con el gobierno”.

 

El encarcelamiento de Gross en La Habana desde el 3 de diciembre del 2009 se ha convertido en el escollo clave en los esfuerzos por mejorar las relaciones EEUU-Cuba bajo el presidente Barack Obama y el gobernante Raúl Castro. Los familiares de Gross dicen que su salud se está debilitando.

 

Gross, de 63 años, oriundo de Maryland, fue sentenciado a 15 años de cárcel por entregar equipos de comunicación, pagados por los programas prodemocracia de USAID, que brindaron a judíos cubanos acceso a Internet sin pasar por los censores del gobierno. Cuba prohibió los programas, declarándolos parte de un intento “subversivo” de derrocar al gobierno comunista.

 

Los cinco espías cubanos fueron convictos en un juicio federal en Miami en el 2001. Uno de ellos fue sentenciado a dos cadenas perpetuas por el papel jugado en la muerte de cuatro hombres de Miami cuando MiGs cubanos derribaron dos pequeños aviones civiles en 1996. Tres están cumpliendo condenas de entre 18 y 30 años, y René González fue puesto en libertad en el 2011 pero está todavía cumpliendo tres años de libertad condicional en algún lugar de la Florida.

 

Kerry no dio explicaciones sobre un comentario que hizo ante la comisión, de que él había hecho esfuerzos en persona para liberar a Gross. Pero probablemente se refería a su encuentro secreto en el 2010 con el ministro cubano de Relaciones Exteriores Bruno Rodríguez en la residencia del embajador de La Habana ante las Naciones Unidas.

 

El encuentro tuvo lugar con la aprobación del Departamento de Estado en un momento en que Kerry, quien tradicionalmente ha estado a favor de estrechar las relaciones con La Habana, era senador demócrata de Massachusetts y el poderoso presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado.

 

El encuentro de Kerry y otros esfuerzos del gobierno estadounidense para conseguir la liberación de Gross fueron reportados por primera vez a principios de este año, en un largo artículo publicado por la revista Foreign Affairs. Su oficina no denegó el reporte.

 

El secretario de Estado dijo además a la comisión de la Cámara que él ha trabajado a través de vías no oficiales para tratar de averiguar más sobre el agente retirado del FBI Robert Levinson, un residente del sur de la Florida que desapareció hace seis años durante un viaje a Irán.

 

“En cuanto a Levinson, he participado de hecho en ciertos esfuerzos diplomáticos extraoficiales para tratar de ver si podemos averiguar algo”, dijo Kerry, sin dar más detalles.

 

La familia de Levinson en Coral Springs recibió un video en noviembre del 2010 que mostraba a Levinson demacrado y barbudo. El FBI ha ofrecido una recompensa de $1 millón a cambio de información que conduzca a la ubicación y rescate de Levinson, quien abrió una firma privada de investigaciones después de su retiro.