Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Drástica reducción en los vuelos de EEUU a Cuba

 

Juan O. Tamayo, El Nuevo Herald

 

Un vuelo semanal entre Los Ángeles y La Habana hizo su último viaje el miércoles, convirtiéndose en la víctima más reciente de una drástica reducción en los vuelos charter de Estados Unidos a Cuba que, según directivos de la industria, se debe a los exagerados pronósticos de un boom en la demanda.

 

Cuba Travel Services (CTS) de Long Beach, California, dirigida por Michael Zuccato, anunció que había cancelado su vuelo semanal sin escalas debido a la escasez de pasajeros. El avión fletado de United regresó al aeropuerto internacional de Los Ángeles (LAX) el miércoles.

 

El mes pasado, ABC Charters y XAEL Charters, ambas con sede en Miami, anunciaron que cancelarían dos vuelos de Tampa a Cuba. ABC eliminó su vuelo semanal a Holguín a partir del 28 de febrero, mientras que XAEL terminará con su vuelo semanal a La Habana a partir del 14 de febrero.

 

Hay programados alrededor de 45 vuelos charter por semana de Estados Unidos a Cuba para el mes de marzo, según directivos de la industria de los vuelos charter conocedores de la situación, en comparación con casi 60 en septiembre. Esos vuelos tienen bastantes reservaciones, añadieron.

 

“Existía el globo de una gran explosión en la cantidad de pasajeros americanos. Pero ahora el punto es que no hay suficientes pasajeros para mantener todos esos vuelos a Cuba”, dijo Pedro González Munné, empresario de Miami que monitorea los viajes a la isla.

 

Las compañías estadounidenses que se ocupan de los viajes a Cuba empezaron febrilmente a hacer preparativos en el 2011 para expandir el número de vuelos charter. No se permiten los vuelos comerciales a Cuba debido al embargo, y los charters requieren un permiso especial del gobierno de Estados Unidos.

 

Para empezar, la administración del presidente Barack Obama acababa de anunciar que permitiría licencias a estadounidenses no cubanos para viajes educacionales a la isla conocidos como visitas “de pueblo a pueblo”. Los cubanoamericanos pueden ir cuando quieran en viajes de reunificación familiar.

 

Mientras tanto la agencia de turismo estatal de Cuba, Havanatour Celimar, controlada por oficiales militares sin experiencia en la industria del turismo, les pedían a las compañías charter que añadieran nuevos vuelos, dijeron funcionarios de la industria que pidieron conservar el anonimato por temor a represalias.

 

Es posible que Havanatour haya creído realmente que muchos más visitantes llegarían de Estados Unidos, señaló uno de los funcionarios. Pero añadió que también hubo rumores de que algunas de las firmas estadounidenses sobornaron a funcionarios cubanos para que aprobaran los vuelos adicionales.

 

Varias compañías estadounidenses anunciaron de pronto planes para lanzar vuelos desde ciudades tales como Houston, Nueva Orleans y Baltimore, que no tienen poblaciones grandes de cubanoamericanos. Un analista de viajes pronosticó hasta 600,000 viajes entre los dos países para el 2012.

 

Algunas de esas nuevas rutas nunca se abrieron, y Havanatour retiró en noviembre el permiso de aterrizaje a las compañías Airline Brokers y C&T, radicadas en Miami, supuestamente porque tienen adeudos millonarios con Cuba. Por lo menos otras ocho compañías todavía están operando vuelos a la isla.

 

La demanda nunca fue tan alta como se pronosticó, dijo González Munné, porque los viajes “de pueblo a pueblo” son costosos y rigurosamente regulados. El turismo no se permite, de modo que las compañías de viajes, por ejemplo, no pueden mostrar comerciales con estadounidenses disfrutando de las playas.

 

Algo que también socavó los pronósticos de un aumento en los vuelos a Cuba fue un decreto del gobierno de la isla el año pasado que aumentó las tarifas aduaneras de importación a las llamadas “mulas”, residentes en Estados Unidos que el año pasado hicieron entre 30,000 y 40,000 viajes llevando artículos para entregar o revender.

 

Lo que es más, la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro federal, la cual está a cargo de las sanciones económicas a Cuba, demoró y denegó el año pasado algunas solicitudes de licencia debido a alegaciones de abusos en el programa.

 

Algunos vuelos en septiembre y octubre salieron para Cuba con apenas 30 ó 40 pasajeros, afirmó González Munné. Los vuelos fijados para marzo tienen buenas reservaciones, señaló otro directivo de la industria de los viajes.

 

“Las recientes demoras en el procesamiento de las solicitudes de licencias de viajes han contribuido a una reducción del 40 por ciento en el número de viajeros proyectados desde LAX en el 2013, el único servicio sin escalas que está operando en la actualidad fuera de la Florida”, dijo Cuba Travel Services el martes en un comunicado.

 

A diferencia de los vuelos de CTS de Miami a Cuba, en los que viajan sobre todo cubanoamericanos, los vuelos desde Los Ángeles “dependen de una diversa variedad de tipos de pasajeros con licencia además de las visitas familiares, tales como personas en viajes educacionales y de pueblo a pueblo”, añadió el comunicado.

 

Los cubanos en California y Las Vegas prefieren a veces tomar vuelos más baratos a La Habana mediante una conexión en la ciudad mexicana de Tijuana.