Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Cubanos empiezan a sentir los efectos de la nueva política de EEUU

 

Univisión

 

Los cubanos que hacían fila en una agencia de giros internacionales en La Habana Vieja estaban felices con las nuevas regulaciones estadounidenses para Cuba, en vigor desde este viernes, pues tienen impacto directo en sus bolsillos.

 

"Esta decisión del presidente (Barack) Obama ha sido muy positiva. Va a ser beneficioso a nuestros dos pueblos", dijo a la AFP el jubilado Julio Montalvi sobre las normas anunciadas el jueves por Washington, que aumentaron cuatro veces el monto autorizado de las remesas de dinero y flexibilizaron los viajes a la isla.

 

El límite de las remesas subió de $500 a $2,000 dólares por trimestre con estas nuevas regulaciones que dieron "efecto legal" al histórico cambio de política anunciado por Obama el 17 de diciembre.

 

"Para mí (estas normas) serán positivas para tener un poquito de mejoría socialmente, económicamente", señaló a la AFP Pedro Rodríguez Medel, bailarín de 25 años, mientras esperaba entrar al local de 'Western Union', única empresa con licencia para transferir dinero desde Estados Unidos a Cuba.

 

Los usuarios, que hacían fila en la acera antes de ingresar a este local de La Habana Vieja, no quisieron revelar los montos que recibirían. Sin embargo, la ayuda de sus parientes en Estados Unidos es vital, pues los salarios cubanos -de 20 dólares al mes en promedio- son insuficientes para las necesidades de una familia.

 

Más de 220 locales tiene Western Union en 140 de los 168 municipios de Cuba, y entregan los giros en pesos convertibles, que tienen paridad con el dólar, menos un descuento del 10% en impuestos.

 

Las remesas familiares, por 2.700 millones de dólares al año, son la segunda fuente de divisas de la isla, detrás de la venta de servicios médicos, por 11.000 millones, y por encima del turismo, con 2.500 millones.

 

Agencias celebran relajación de viajes

 

La relajación en EEUU de las restricciones de viaje a Cuba dinamizarán las visitas de estadounidenses a la isla y tendrá un "impacto muy positivo" en las relaciones bilaterales, según agencias de viaje y un experto.

 

"Me parece absolutamente positivo" los pasos que ha dado Estados Unidos para facilitar los viajes a Cuba, aseguró a Efe Yuleika Pérez, directora de Tocororo Travel, una agencia de Miami especializada en viajes a la isla que ofrece también servicio de envíos por vía aérea.

 

Pérez celebró que a partir de hoy los estadounidenses que quieran viajar a Cuba no necesiten obtener primero una licencia especial del Gobierno, si su caso figura en la lista de doce categorías para viajes a la isla.

 

Medidas como estas, en ese sentido, servirán para aumentar la "presencia de estadounidenses en la isla" e impulsar la inversión en un país "deteriorado y abatido por decisiones políticas", apostilló la cubana.

 

El flujo de viajeros estadounidenses va a crecer y es probable que baje el precio del billete de avión a Cuba, que ronda actualmente los 400 dólares.

 

"Los estadounidenses comentan que las visas son caras y se quejan continuamente de su precio", precisó Pérez, quien reconoció que todavía es pronto para valorar el alcance real de estas medidas de "apertura".

 

En esa línea, expresó lo molesto que resulta para los profesionales de agencias de viaje la obligación de advertir a los ciudadanos estadounidenses que, "si no viajan a la isla por razones de índole familiar, no pueden hacer turismo".

 

En opinión del economista Jorge Salazar Carrillo, experto de la organización Havana Consulting Group de Miami, la flexibilización en EEUU de viajes a Cuba duplicará el número de visitantes estadounidenses a la isla, que podría pasar de 70.000 u 80.000 visitantes anuales al doble.

 

No obstante, manifestó a Efe que estas nuevas medidas no tendrán un impacto directo sobre la ruinosa economía cubana, obligada, resaltó, a importar prácticamente el 80 % de los productos que consumen los turistas en Cuba.

 

Los cambios que hizo Obama

 

Obama suavizó ciertas sanciones y prometió restablecer lazos diplomáticos, pero el embargo a Cuba vigente desde 1962 sólo puede ser levantado por el Congreso norteamericano, dominado por la oposición republicana.

 

Las nuevas normas favorecieron también a los estadounidenses y cubano-norteamericanos, al reducir los requisitos para viajar a Cuba y permitir el uso de sus tarjetas de débito o crédito en la isla.

 

El buen ánimo también era visible en la Terminal 2 del aeropuerto José Martí de La Habana, a la que llegan los vuelos de Miami -donde se concentra la diáspora cubana- y otras ciudades estadounidenses.

 

"Estoy esperando a mi hijo, hace cuatro años que no lo veo", dijo a la AFP un taxista que se identificó solamente como Freddy, quien lamentó que el consulado estadounidense le negara la visa para visitar a su hijo.

 

"Ésta es mi bebé, mi bebé más chiquita, hace un año que no la veo", señaló Orlando, recién llegado desde Miami, mientras abrazaba a su hija.

 

Un poco más allá, dos hermanas daban la bienvenida a su padre, quien no paraba de llorar al pisar la isla por primera vez después de 13 años, para ver a sus hijas.