Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Cubanoamericanos apoyan el acercamiento entre Cuba y EEUU

 

Mimi Whitefield, El Nuevo Herald

 

Una nueva encuesta nacional de los cubanoamericanos muestra que su apoyo a la nueva política hacia Cuba de la Casa Blanca ha aumentado en los tres meses transcurridos desde el histórico anuncio, y ahora el 51 por ciento afirma que ellos apoyan el esfuerzo para comenzar la normalización de las relaciones con Cuba.

 

El cuarenta por ciento dijeron que no estaban de acuerdo con la nueva política, y el nueve por ciento no respondieron o dijeron que no sabían, de acuerdo con la encuesta llevada a cabo por Bendixen & Amandi International.

 

Los cubanoamericanos que viven fuera de la Florida han aceptado la nueva política mucho más que aquellos que residen en el Estado del Sol, de acuerdo con la encuesta.

 

Las actitudes hacia la misma son además distintas entre los cubanoamericanos de edad nacidos en la isla y las generaciones más jóvenes.

 

El cuarenta y nueve por ciento de los cubanoamericanos que viven en Florida dijeron que no estaban de acuerdo con el esfuerzo por normalizar las relaciones, mientras que el 41 por ciento dijeron estar de acuerdo.

 

Pero el sesenta y nueve por ciento de los cubanoamericanos que viven fuera del baluarte del exilio en la Florida dijeron que estaban de acuerdo con la nueva política.

 

La encuesta, la cual tiene un margen de error de más o menos 4.9 puntos de porcentaje, será dada a conocer el miércoles en Nueva York en la Cumbre de las Oportunidades en Cuba (Cuba Opportunity Summit), una conferencia para ejecutivos de negocios de alto rango interesados en explorar oportunidades de negocios en Cuba bajo la apertura, cuyas entradas se agotaron.

 

Bendixen & Amandi International encuestó a 400 cubanoamericanos de 18 años en adelante el 20 y 21 de marzo en inglés o español sobre su actitud hacia la nueva política.

 

La misma incluye renovar las relaciones diplomáticas con Cuba, permitir que más estadounidenses viajen a la isla, aumentar el límite de las remesas, cooperar con Cuba en áreas de mutuo interés tales como la protección medioambiental, y el aumento de los vínculos comerciales aun cuando el embargo de comercio de EEUU contra la isla se mantenga en vigor.

 

La metodología de la nueva encuesta, la cual fue diseñada y financiada por Bendixen & Amandi International, es similar a la usada en una encuesta flash hecha por la firma que fue comisionada por el Miami Herald, el Nuevo Herald y el Tampa Bay Times poco después del anuncio del 17 de diciembre de que Estados Unidos y Cuba trabajarían para la normalización de las relaciones.

 

En la encuesta de diciembre, el 48 por ciento de los cubanoamericanos encuestados dijeron estar en desacuerdo con el anuncio del presidente Barack Obama, mientras que el 44 por ciento dijeron estar de acuerdo.

 

Fernand Amandi, directivo de la firma encuestadora, afirmó que el cambio de siete puntos a favor de la nueva política en la encuesta más reciente lo habían sorprendido.

 

Pero agregó: "Inmediatamente después [del cambio de política] muchas personas quedaron mudas de asombro debido a la naturaleza del anuncio".

 

En cuanto a la cuestión de si el anuncio del Presidente era bueno para el pueblo de la isla o si era bueno para Estados Unidos, los encuestados se mostraron más pesimistas en cuanto a la eficacia de la política para Estados Unidos.

 

Al serle preguntado directamente, solamente el 7 por ciento dijeron que era bueno para Estados Unidos, lo cual podría indicar que algunos en la comunidad cubanoamericana tienen la sospecha de que Cuba llevaba la ventaja.

 

No obstante, el 25 por ciento consideraron que era bueno tanto para Cuba como para los Estados Unidos.

 

El veintinueve por ciento dijeron que el anuncio era bueno para el pueblo de la isla, pero el 28 por ciento opinó que no era bueno ni para Estados Unidos ni para el pueblo cubano.

 

Los encuestados se mostraron más positivos en lo relacionado con aliviar las restricciones a los viajes entre Estados Unidos y Cuba. El cincuenta y seis por ciento dijeron estar a favor de la medida, mientras que el 35 por ciento dijeron estar en contra. En diciembre, solamente el 47 por ciento dijeron estar a favor de facilitar los viajes.

 

Aquellos que viven en la Florida también se mostraron a favor de una mayor libertad para los viajes, con un 46 por ciento de acuerdo y 43 por ciento en contra. En general, el 67 por ciento de los encuestados dijeron que planeaban viajar a Cuba en el futuro cercano.

 

Una vez más hubo una división en la pregunta sobre los viajes entre las generaciones más jóvenes y los cubanoamericanos de edad nacidos en Cuba. De los nacidos en Cuba, el 75 por ciento dijeron no tener planes de viajar a Cuba en el futuro cercano, y el 83 por ciento de aquellos de 65 años en adelante dijeron que no viajarían a Cuba en absoluto.

 

En contraste, el 49 por ciento de aquellos de 18 a 29 años dijeron que planeaban viajar a Cuba pronto, y el 25 por ciento de aquellos de 30 a 49 años dijeron tener planes de viajar a corto plazo.

 

Cubanoamericanos de 65 años en adelante mostraron asimismo un mayor apoyo al embargo, con el 45 por ciento diciendo que debería continuar, y el 36 por ciento diciendo que no debería continuar (19 por ciento dijeron no saber o no respondieron). En contraste, 51% de aquellos de 18 a 29 años dijeron que el embargo debería ser eliminado, y 56 por ciento en el grupo de 30 a 49 años dijeron que no debería continuar.

 

"La oposición a la nueva política se concentra en los exiliados de edad nacidos en Cuba que vinieron en los primeros tiempos de la experiencia del exilio", dijo Amandi. A pesar de las diferencias de opinión dentro de la comunidad, "lo que sigue uniendo a los cubanoamericanos es su antipatía por el régimen cubano actual y por los hermanos Castro", dijo Amandi.

 

"Ya no resulta sorprendente que la mayoría de los cubanoamericanos apoye la nueva dirección de la política hacia Cuba; eso es exactamente lo que las tendencias han estado señalando durante años", dijo Ric Herrero, director ejecutivo de #CubaNow, cuya misión es inspirar una nueva conversación sobre Cuba.

 

"Los cubanoamericanos, lo mismo que el resto de los estadounidenses, reconocen que podemos hacer más para empoderar al pueblo cubano e impulsar la causa de los derechos humanos por medio de la participación que por medio del aislamiento", afirmó.

 

Aun cuando la encuesta indica un cambio en muchas actitudes, la delegación cubanoamericana en el Congreso se ha unido en fuerte oposición a la nueva política hacia Cuba del Presidente.

 

"La encuesta más importante tiene lugar cada dos años, y es la elección", dijo Frank Calzón, director ejecutivo del Centro por una Cuba Libre (Center for a Free Cuba), una institución de Arlington, Virginia, dedicada a promover los derechos cubanos y la transición democrática en Cuba.

 

"Hay tres senadores y cuatro miembros de la Cámara de Representantes que son cubanoamericanos. Ellos son quienes representan las opiniones de la comunidad cubanoamericana, y no una encuesta".

 

La representante republicana del sur de la Florida Ileana Ros­Lehtinen estuvo de acuerdo. "La prueba última de toda política es el Día de Elecciones, y la comunidad cubanoamericana ha mostrado un firme apoyo al embargo y a una política que lucha por los derechos del pueblo cubano", afirmó.

 

"Lo que es innegable es que las concesiones del Presidente no han llevado a un aumento de la libertad en la isla, ni han asegurado que derechos humanos básicos y fundamentales sean respetados por la dictadura comunista de La Habana".

 

Por primera vez, la nueva encuesta hizo además preguntas sobre la nueva apertura comercial hacia Cuba que la administración de Obama está tratando de promover.

 

El cincuenta y ocho por ciento dijeron que compañías propiedad de los cubanoamericanos que viven en Estados Unidos deberían poder vender sus productos en Cuba, y el 56 por ciento dijeron que negocios que sean propiedad de empresarios cubanos y operados por ellos deberían poder vender sus productos en Estados Unidos.

 

La nueva política hacia Cuba permitió a los estadounidenses financiar negocios independientes propiedad de cubanos y operados por ellos en la isla.

 

El sesenta y seis por ciento de los encuestados estuvieron de acuerdo en que deberían poder ayudar los negocios independientes de amigos y familiares en la isla por medio de brindarles fondos, y el 62 por ciento dijeron que compañías estadounidenses deberían poder vender sus productos en Cuba.

 

"En algunas de las preguntas de inversión corporativa se vio unirse a las dos comunidades", dijo Amandi, pues tanto los exiliados de mucho tiempo como los cubanoamericanos más jóvenes estuvieron de acuerdo.

 

No obstante, al preguntársele si tenían intención de invertir en Cuba -de hacerse legal- el 72 por ciento de aquellos encuestados dijeron que no.

 

Entre las principales razones mencionadas estuvieron que era demasiado arriesgado, que Cuba era todavía comunista, que carecían del dinero, que no tenían interés, y que los hermanos Castro estaban todavía en el poder.

 

POLL OF CUBAN­AMERICANS

 

Do you agree or disagree with President Obama’s announcement to begin normalizing relations with Cuba?

All respondents:

Agree: 51 percent

Disagree: 40 percent

Don’t know/no answer: 9 percent

Respondents living in Florida:

Agree: 41 percent

Disagree: 49 percent

Don’t know/no answer: 10 percent

Respondents living in the rest of the U.S.:

Agree: 69 percent

Disagree: 23 percent

Don’t know/no answer: 8 percent

 

Source: Bendixen & Amandi International