Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Cuba y su emigración: el último que apague el Morro

 

La emigración en la Isla es más que un drama. El goteo incesante de cubanos que se marchan de su patria en busca de una existencia mejor, alcanza ribetes de desastre nacional

 

Iván García, Diario Las Américas

 

Una semana antes de abordar el avión rumbo a Ecuador, Ángel Chamizo, 29 años, dormía encima de unos cartones en cualquier edificio abandonado de La Habana.

 

Ahorrar 14.000 dólares fue una odisea personal. Su madre reside en Barcelona y le giró unos 2.000 euros. El resto del dinero lo reunió con la venta de su apartamento de una habitación en la barriada habanera de Lawton, y sus pertenencias, entre ellas un televisor plasma, un equipo de música de última generación y un perro por el cual le dieron 75 dólares.

 

Tras un periplo azaroso, en la primavera de 2015 llegó a Quito. La capital ecuatoriana fue solo el punto de partida. De allí viajó clandestinamente a Colombia, Panamá, Guatemala y México, donde después de tres días sin probar un bocado, sucio y barbudo, con solo 36 dólares en el bolsillo, cruzó la frontera de Juárez hacia la ciudad texana de El Paso.

 

Chamizo ya se encuentra en Miami. Trabaja diez horas diarias, recogiendo cítricos en Homestead. Vive en un apartamento que paga a la mitad con un pariente. Pero el culebrón no ha terminado.

 

Ahora su meta es reunir 15.000 dólares para sacar de Cuba a su esposa. Luego de una noche entre cerveza y música salsa en una discoteca de Miami Beach, colgó un puñado de fotos en su muro de Facebook, y una frase: La yuma es lo máximo, valió la pena tanto sacrificio.

 

Los desafortunados

 

Otros cubanos no tienen tanta suerte. Melissa, de 25 años, se despidió de su madre con la promesa de cuando se estableciera en Estados Unidos comenzaría a hacer gestiones para sacarla a ella y sus tres hermanos. Una mañana del otoño de 2014 viajó a Ecuador, y desde hace 10 meses, la familia desconoce su paradero.

 

El pasado mes de junio, Joel, de 17 años, estudiante de preuniversitario, junto a un grupo de amigos, planificaron una travesía en una chalupa de madera con motor diesel de un auto sudcoreano. Sus padres no han tenido noticias de su hijo. Tres meses después, su novia, familiares y amigos lo dan por muerto.

 

Un cementerio marino: el Estrecho de Florida

 

El Estrecho de la Florida, como el Mar Mediterráneo, figura entre los cementerios marinos más grandes del planeta. En el caso de Cuba, las historias que se cuentan de personas que queman todas sus naves y arriesgan sus vidas en aguas llenas de tiburones, van de la tragedia al final feliz.

 

La emigración en la isla es más que un drama. El goteo incesante de cubanos que se marchan de su patria en busca de una existencia mejor, alcanza ribetes de desastre nacional.

 

Cuba se vacía. El régimen del general Raúl Castro intenta vender optimismo y futuro con su narrativa de un socialismo próspero y sustentable y cifras macroeconómicas al alza.

 

Pero la gente de a pie no se traga la historia. En la isla se vive de apariencias. Mujeres y hombres, que supuestamente apoyan al Gobierno, también realizan gestiones consulares para emigrar.

 

La opción número uno es Estados Unidos. Pero el éxodo los hace marcharse a Australia, Israel o un islote perdido en el Pacífico.

 

Aumentan los que quieren escapar del “paraíso castrista”

 

Diez meses después del 17 de diciembre de 2014 que desbordó de ilusión a miles de cubanos, el inmovilismo de la autocracia militar, las penurias cotidianas del socialismo tropical, los lleva a apostar por la emigración como puerta de salida a sus problemas.

 

Tomen nota. A principios de 2015, la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CPB por su sigla en inglés) informó que hubo un incremento de 60% en el número de cubanos indocumentados que llegaron a Estados Unidos. Según la CPB, entre octubre de 2013 y septiembre de 2014, entraron a Estados Unidos 22.162 cubanos; de los cuales 17.459 ingresaron por la frontera mexicana y 4.703 por el área de Miami.

 

A unos días de concluir el año fiscal en Estados Unidos, el número de cubanos que ingresaron al país era de 31,314. Si sumamos las 20.000 visas anuales que desde 1994 otorga el Gobierno estadounidense por concepto de reunificación familiar a los cubanos, en el último año más de 51.000 se deben haber radicado en EEUU procedentes de la isla caribeña.

 

Según expertos, el incremento en el número de cubanos que intentan a toda costa escapar del 'paraíso' castrista, se debe al temor de que con el proceso de apertura de relaciones entre Cuba y Estados Unidos, en algún momento se acuerde la derogación de la Ley de Ajuste Cubano.

 

Con una economía en paro y las arcas públicas en bancarrota, en la isla solo crecen tres cosas: marabú, ancianos y emigrantes.