Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Cuba, sus prisas y sus pausas

 

Leonardo Padura, en Inter Press Service Cuba

 

LA HABANA.- Desde que comenzó el proceso de cambios en Cuba, emprendido por el gobierno del general Raúl Castro, varias han sido las modificaciones de la férrea estructura económica y social encaminadas a buscar un último fin: sacar del letargo económico a la isla, procurar hacer eficiente un esquema productivo que, encallado en sus restricciones, controles y contradicciones, hacía agua por todas partes.

 

Luego del anuncio de la voluntad gubernamental de introducir "cambios estructurales y conceptuales" capaces de "actualizar" el modelo, a raíz del último Congreso de Partido Comunista (2011), único y gobernante en el país, se aprobó el documento bautizado como "Lineamientos de la política económica y social cubana", que estipula las trasformaciones a realizar en los años que corren y en el futuro inmediato.

 

El propósito del documento programático, muy preciso en algunos rubros pero más vago en otros, es fijar guías y compromisos para los movimientos menores y los mayores que se pretenden realizar.

 

En varias oportunidades, ante reclamos o críticas de que el ritmo de los cambios ha resultado demasiado lento para un país aquejado de problemas sociales y económicos que van desde la más alta superestructura y la macroeconomía hasta la complicada vida diaria de los ciudadanos, Raúl Castro ha reaccionado siempre diciendo que el compás de las transformaciones se hará de acuerdo a planes meditados, para evitar la ocurrencia de nuevos errores. Un tempo que él mismo ha calificado de "sin prisa pero sin pausa".

 

Recientemente, el vicepresidente de los consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel, ratificó en declaraciones a la prensa algo que el presidente ya había anunciado.

 

Si hasta ahora las transformaciones económicas y sociales se han concretado a leves (o no tan leves) movimientos en las relaciones de producción, de propiedad y en los derechos ciudadanos (revitalización del trabajo privado, creación de cooperativas agropecuarias y obreras, repartición de tierras en usufructo, o la trascendente reforma migratoria que permite viajar a una gran mayoría), los cambios que se deben producir en estos años que han comenzado a correr, tocarán con mayor profundidad las estructuras esenciales del sistema.

 

En sus palabras: "Hemos avanzado en lo que era más fácil, en las soluciones que requerían menos profundidad de decisión y de realización y ahora nos van quedando aspectos más importantes, más decisorios en el desarrollo futuro del país, y también más complejos".

 

Lo intrigante es que ninguno de los dirigentes especifica cuáles serán esas modificaciones, en qué esfera actuarán y cuál será su profundidad. Y apoyan su respuesta argumentando que todo está programado en los mentados "Lineamientos…".

 

Pero un hecho de trascendencia internacional ha caído como un peso importante en la balanza con que se han estado tomando las decisiones en Cuba.

 

La muerte del presidente venezolano Hugo Chávez, principal apoyo político y socio comercial cubano mediante intercambios avalados por convenios bilaterales y regionales –los de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA)–, resulta, sin duda, un elemento que La Habana no puede tomar a la ligera.

 

Si, como los analistas esperan, Nicolás Maduro, el heredero político de Chávez obtiene la Presidencia en las cercanas elecciones venezolanas, Cuba tendrá un importante respiro, habida cuenta de las promesas de Maduro respecto de la isla y la fidelidad que mantendrá al pensamiento y los compromisos chavistas.

 

Pero de lo que a nadie cabe la menor duda es que, sin Chávez, la situación interna de ese país se podría complicar de muchas formas, y la estrecha relación con esta isla del Caribe, al menos en lo económico, podría sufrir eventuales alteraciones debido a esas imprevisibles complicaciones en la realidad doméstica venezolana…

 

Esta nueva coyuntura con toda seguridad ha debido ser contemplada por el gobierno cubano, con independencia de declaraciones políticas o incluso de silencios. Y la circunstancia tendría que incidir en el ritmo de los cambios internos.

 

La delicada situación económica del país reclama eficiencia, inversiones (incluidas, por supuesto, las de capital extranjero), nuevas redefiniciones de las relaciones productivas, una actualización en el empleo estatal y privado de las nuevas tecnologías.

 

Mientras, la complicada trama social, tan diversa de la que había a principios de la década de 1990 (cuando se desató la crisis profundísima provocada por la desaparición de la Unión Soviética, el socio político y comercial del que Cuba dependía por entonces), obligan a un realismo y una dinámica mayores en el proceso emprendido, teniendo en cuenta que un porcentaje notable de la población cubana la integran jóvenes con ideas y perspectivas diferentes y también que mucha gente lleva más de 20 años luchando por la supervivencia, con bajos salarios y problemas objetivos de todo tipo.

 

¿Habrá llegado el momento de acortar las pausas y alentar la prisa? ¿Y el momento de que los ciudadanos empiecen a saber qué futuro les espera con esas transformaciones más profundas y complejas, que podrán definir el destino del país y, seguramente, sus propias vidas? Parece que sí.

 

* Leonardo Padura, escritor y periodista cubano, galardonado con el Premio Nacional de Literatura 2012. Sus novelas han sido traducidas a más de 15 idiomas y su más reciente obra, "El hombre que amaba a los perros", tiene como personajes centrales a León Trotski y a su asesino, Ramón Mercader.