Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Cuba quiere dejar de ser una isla e integrarse a la economía regional

 

Con nuevas infraestructuras y una ley de Inversión Extranjera, se busca reposicionar al país caribeño

 

El País, Uruguay

 

Nadie sabe a ciencia cierta cuándo ocurrirá, pero la sensación creciente es que ese día no debería estar muy lejos, y la consigna de los empresarios brasileños fue clara: "tenemos que estar ahí antes de la apertura". Corría 2004 cuando el gobierno del entonces presidente Lula, movido fundamentalmente por "razones sentimentales" inició la misión "Acercamiento a Cuba". Diez años después, la isla caribeña emite tibias señales de apertura. En rigor, desde la llegada al poder de Raúl Castro, en 2008, comenzaron a reducirse una serie de controles sobre diferentes actividades. El último gran paso fue la sanción de una nueva Ley de Inversión Extranjera, que el parlamento cubano aprobó en marzo y cuyo principal objetivo es atraer capitales a la isla para desarrollar su maltrecha economía.

 

La sanción de esa ley guarda a su vez directa relación con otra iniciativa clave en el proyecto de reposicionamiento cubano: el "megapuerto" de Mariel y la Zona Especial de Desarrollo, ambos financiados por el brasileño Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes) y construidos por la también brasileña Odebrecht.

 

OPORTUNIDAD

 

En enero pasado, luego de participar del Foro Económico de Davos, en Suiza, Rousseff viajó a La Habana para inaugurar las obras del puerto de Mariel (la inversión ronda los US$ 1,100 millones) y le dijo a Castro que el objetivo de Brasil era el de convertirse "en el principal socio de Cuba", papel que en los últimos años ocupó Venezuela. Pero lejos de tener la exclusividad, hay otros interesados en desembarcar en la isla: México, Vietnam, China y Rusia, por caso, anunciaron su intención de intensificar los lazos comerciales o recibieron delegaciones oficiales del régimen castrista promocionando la Ley de Inversión Extranjera.

 

Según Carmelo Mesa-Lago, economista y académico cubano exiliado en Estados Unidos, la inversión brasileña en el puerto de Mariel es muy importante; además, dicho país está contratando médicos cubanos lo cual le deja una cantidad sustancial de dinero al gobierno de la isla que recibe divisas y paga a los empleados una cantidad mucho menor en pesos. Participa también en la modernización de una central azucarera y otorgó un crédito de US$ 176 millones para la modernización de aeropuertos.

 

Mesa-Lago explicó además que existe "un reforzamiento de los lazos" entre Cuba y Rusia. El gobierno de Putin le condonó a Cuba el 90% de una deuda de los años ochenta y el 10% restante es a pagar en 10 años. Paralelamente, hay una compañía rusa que está haciendo exploraciones petroleras desde 2013.

 

También desde la Unión Europea hay señales. Según Mesa-Lago, existe una mejoría en las relaciones que estaban estancadas. Pero, mientras otros países como Bolivia o Nicaragua recibieron 200 millones de euros entre 2007 y 2013, a la isla solo llegaron 20 millones.

 

Un papel importante también está jugando China. Según el académico, entregó a Cuba 10 buques para transporte de granos y hay acuerdos para una exploración petrolera. Sin embargo, comprometió US$80,000 millones a la región, y de ese monto Cuba recibió muy poco.

 

Mesa destaca la alta dependencia y concentración que Cuba tiene respecto de Venezuela, que representa el 44% del comercio de la isla, según cifras de 2012 que son las últimas publicadas. "Para entender la real importancia, si tomamos la relación comercial, las inversiones directas, los subsidios, etc., Venezuela representa el equivalente a 21% del PIB cubano", detalla el profesor de la Universidad de Pittsburgh.

 

BRASIL POR VENEZUELA

 

¿Puede Brasil ocupar ese lugar? Alberto Pfeifer, consultor empresarial en América Latina, miembro del Grupo de Análisis de la Coyuntura Internacional de la Universidad de San Pablo y del Consejo de Comercio Exterior de la Fiesp (Federación de industriales de San Pablo) responde que el postulante a socio estratégico de Cuba "no es Brasil, sino que es el PT (Partido de los Trabajadores), que propone el alineamiento Sur-Sur y la confrontación con la potencia hegemónica Estados Unidos como fórmula solidaria alternativa de desarrollo económico autónomo y más importante como retórica de sostenimiento y legitimación en el poder. La construcción del Puerto de Mariel fue aprobada en el gobierno Lula, en 2009. Dilma lo mantuvo porque de esa manera se atendieron intereses de cierta parcela del PT y además Odebrecht, la constructora brasileña, tenía intereses empresariales", dijo el experto.

 

Aclara que como potencia económica y aspirante a actor político global, Brasil tiene elementos pragmáticos que permiten justificar la inversión en Mariel. "Es cierto que sus características y ubicación ofrecen un posicionamiento ventajoso en el Golfo de México y estará listo para operar apenas se inaugure el Nuevo Canal de Panamá y se incrementen los flujos de mercaderías entre Asia y el Atlántico. La zona de libre comercio, con utilización de mano de obra local barata, será ventajosa a quienes se aventuren, por supuesto, descontado el riesgo de posibles sanciones a sus productos. Sin embargo es una aparente paradoja el hecho de que el país más interesado en el tema y muy activo en la inversión en obras de infraestructura fuera de su territorio China, no haya peleado por construir ese puerto. Es obvio que los prudentes chinos prefirieron no provocar a su más fiel e importante cliente y suministrador, Estados Unidos, metiéndose a armar una base tan cerca de la Florida y provocando la eventual ira del histriónico lobby anti castrista en Washington", evaluó.

 

GEOESTRATEGIA

 

¿Cuán relevante es desde el punto de vista geoestratégico Mariel? Welber Barral, ex secretario de Comercio Exterior de Brasil durante la presidencia de Lula, señala que hay otras inversiones en puertos en el Caribe. "República Dominicana modernizó sus puertos, en Haití se hicieron inversiones, lo mismo en Colombia. Va a haber competencia. No es un puerto aislado y exclusivo, pero antes de otorgar préstamos de esos montos hay cálculos de evaluación de viabilidad económica y según lo que hizo el Bndes, aún con toda esa competencia, la viabilidad económica es posible". Como en un juego de mesa, los jugadores mueven sus fichas en base a su estrategia política y comercial.

 

Según el economista Carmelo Mesa-Lago Cuba decide abrir sus puertas a la inversión extranjera porque tiene "una tasa de acumulación de capital bruto que es la mitad del promedio de América Latina". Explicó que el gobierno cubano estimó que necesita unos 2,500 millones anuales para que haya un despegue de la economía a un ritmo razonable, y eso implica esencialmente inversión extranjera.