Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Cuba en la lista merecida

 

Pedro Corzo, El Nuevo Herald

 

Recientemente algunas entidades de Estados Unidos han reclamado que el gobierno de Cuba sea retirado de la relación de países que patrocinan el terrorismo, una demanda que las autoridades correspondientes podrían tener en cuenta si la dictadura de los hermanos Castro hubiera al menos expresado pesar y arrepentimiento por el respaldo que por décadas, han prestado a grupos extremistas que cometieron numerosos actos terroristas, en particular contra este país.

 

El régimen cubano se encuentra en esa lista desde 1982 y es porque aparte de los crímenes cometidos en el pasado continuó siendo refugio de terroristas de diferentes países, incluidos estadounidenses.

 

Cuba, desde que triunfó la revolución, ha sido refugio de terroristas, asesinos políticos o individuos que han recurrido a la violencia extrema para enfrentar las autoridades de sus respectivos países, incluidos gobiernos que fueron elegidos democráticamente. También ha servido de refugio para criminales de toda ralea, siempre y cuando tengan dinero o hayan contraído algún compromiso con la dictadura.

 

Excluyendo la asociación de Cuba con los grupos violentos que operaron en América Latina y en otros lugares del mundo, el prontuario criminal del castrismo contra Estados Unidos es tan profuso que una simple disculpa no sería suficiente para liberar al gobierno de la isla de las responsabilidades contraídas al albergar terroristas y criminales de este país.

 

En la isla radican varias decenas de fugitivos de la justicia estadounidense con total apoyo del gobierno.

 

En los últimos años la estadounidense más notoria que ha encontrado protección bajo el castrismo es Joanne Chesimard, alias Assata Shakur, encarcelada por estar involucrada en la muerte de un policía.

 

Shakur escapó de la prisión y se supone que vive en Cuba desde 1979. Fidel Castro dijo sobre Shakur que era una luchadora por los derechos humanos y que presentarla como terrorista era una mentira.

 

Varios dirigentes de los Panteras Negras y otras agrupaciones que ejecutaron actos de violencia en Estados Unidos, se refugiaron en Cuba. Entre ellos estaban Robert Williams, Eldridge Cleaver, Huey P. Newton y Stokeley Carmichael. Por cierto, muchos no soportaron el castrismo y decidieron abandonar la isla.

 

Otros que buscaron refugio en la isla fueron Bill Brent y Charlie Hill. Este último integró el grupo New Afrika y está acusado en el asesinato de un agente policial en Nuevo México.

 

A principios de la década de los 70 militantes de los Panteras Negras fueron entrenados en Canadá y otros recibieron instrucción en la isla, así como armas y otros recursos bélicos.

 

Una agrupación violenta que contó con total respaldo de La Habana fue las FALN o Los Macheteros, que realizaron numerosas acciones violentas en Puerto Rico y Estados Unidos. La misión cubana ante Naciones Unidas está sindicada de haber prestado asistencia a esta agrupación.

 

Este grupo ejecutó numerosos actos violentos. Puso bombas en tiendas en Manhattan, en la Nochebuena de 1972, y otras el Día de los Enamorados de 1973, y realizó asaltos como los del camión de la Wells Fargo, en 1983.

 

Un militante de Los Macheteros, Guillermo Morales, se refugió en Cuba cuando perdió unos dedos por la explosión anticipada de una bomba. Otro que viajó a la isla fue Víctor Gerena, relacionado con el atraco de la Wells Fargo. Gerena fue apoyado por la inteligencia cubana para su viaje.

 

Independentistas puertorriqueños partidarios de la violencia, al igual que militantes y líderes de las Panteras Negras y otras facciones que favorecían la violencia contra los gobiernos de Estados Unidos, se refugiaron en Cuba y recibieron entrenamiento militar.

 

Pero el gobierno de la isla no solo amparó agrupaciones e individuos fugitivos de las leyes estadounidenses, sino también a simples delincuentes, como fue el caso de Robert Vesco, quien ingresó a Cuba gracias a la autorización expresa de Fidel Castro.

 

Vesco contó con el santuario cubano por décadas, realizó numerosos negocios y vivía una vida acorde con su cuantiosa fortuna. Nunca tuvo problemas hasta que según informaciones, trató de estafar al régimen y fue condenado a una larga pena de cárcel.

 

Otra estadounidense que se refugió en Cuba, en 1990, fue Nehanda Abiodu, a quien acusan de haber integrado el grupo que liberó a Shakur de la cárcel, y de haber participado en varios robos.

 

El régimen cubano es consecuente con sus postulados originales contrarios a la democracia y al respeto a los derechos humanos. También sigue siendo un enemigo de Estados Unidos, por lo que sería un lamentable error pedir que la dictadura de los Castro fuese retirada de la lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo.