Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Cuba amplía uso de tarjetas de débito

 

Andrea Rodríguez, Associated Press

 

LA HABANA -- Cuba inició un programa experimental para que los ciudadanos que tengan tarjetas de débito en pesos cubanos puedan comprar con ella productos que antes sólo se vendían en los costosos pesos convertibles equivalentes a dólares.

 

La medida que aún no fue anunciada por el gobierno isleño comenzó a aplicarse en el supermercado estatal de 70 --uno de los más grandes de la capital--, constató en un recorrido el miércoles.

 

“Yo creo que dé buen resultado. Enseñará a la gente a usar las tarjetas. Vamos entrando en el mundo real”, dijo Ernesto Reinosa, quien asistió a la tienda.

 

En las cajas del supermercado se colocó un cartel anunciando la medida.

 

Actualmente los cubanos tienen dos monedas: el peso cubano o CUP y el peso convertible o CUC.

 

Miles de personas recibieron tarjetas magnéticas de débito --los bancos cubanos no emiten de crédito-- principalmente en el sector estatal, pues se les deposita sus sueldos de esta manera. Igualmente jubilados y cuentahabientes las poseen.

 

Con los pesos cubanos se pagan los sueldos, los servicios y algunos bienes básicos y se cambia a 24 por cada CUC. Mientras que los CUC, surgidos tras la crisis de los 90, se equiparan con el dólar estadounidense uno a uno y con él se pueden adquirir mercancías en las llamadas tiendas de divisas, mejor abastecidas.

 

Hasta ahora los cubanos debían ir a las casas de cambio con sus pesos cubanos y canjearlos por CUC si los necesitaban.

 

El experimento permitirá pagar con una tarjeta de débito en pesos cubanos en la tienda de CUC.

 

Ningún funcionario estuvo disponible para comentar sobre el alcance de la medida o si esta podría hacerse extensiva en el futuro como sucedió con otros programas pilotos iniciados por el presidente Raúl Castro.

 

Castro encabezó desde 2010 un plan para reformar la economía abriendo la iniciativa privada, permitiendo el mercado de bienes raíces y autos, entregando tierras en usufructo y buscando formas de gestión más eficientes.

 

La doble circulación del peso cubano y el CUC con sus consecuentes complicaciones burocráticas y confusiones es una de las principales quejas de la población y las autoridades prometieron suprimirla paulatinamente.

 

La posibilidad de pagar con tarjeta respaldada en CUP “va a ir acostumbrando al cubano a comprar en pesos cubano aunque sea cambiando a un valor superior, que un pomo de aceite no vale 2.5 CUC sino 60 pesos cubanos. Eso es positivo”, aseguró Reinosa.