Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Cuba 2013 y previsiones 2014

 

Elías Amor, en Misceláneas de Cuba

 

Para muchos cubanos, el año que ahora acaba, 2013, ha generado sensaciones agridulces.

 

La válvula de escape de los viajes de entrada y salida fue para muchos el logro de una anhelada aspiración, convertida por el régimen en una reforma migratoria con la que, aparentemente, se ha puesto punto y final a décadas de prohibiciones para salir de la isla.

 

De manera similar, las normas han permitido el retorno de más de 3.300 emigrados, si bien es cierto, que aún quedan puntos oscuros que se hace preciso ir modelando para que no se generen graves situaciones de agravio. Por ejemplo, desde la Isla se han producido quejas por las limitaciones irracionales del régimen para autorizar la salida al exterior de directivos, profesionales o atletas calificados como “vitales” para Cuba y que continúan precisando autorización especial para viajar.

 

Desde comienzos de año, cuando entró en vigor la aplicación de la reforma migratoria y con datos oficiales hasta el mes de octubre, los cubanos realizaron 227.000 viajes al extranjero, sin necesidad de solicitar los penosos trámites y permisos de salida discrecionales.

 

Esa aparente libertad de movimientos de personas ha sido, qué duda cabe, uno de los resultados más positivos, al menos en amplios sectores de la población, durante este año 2013.

 

La muerte de Chávez en 2013 tras serle diagnosticado un cáncer en 2011, planea como una amenaza al régimen, por su elevada dependencia de las donaciones de petróleo que realiza Venezuela, y que durante años, han sido el sostén principal de la ineficiente economía. Las crecientes dificultades del presidente Maduro para cumplir los compromisos ha llevado a cierta tensión en las relaciones cuyo resultado final es imprevisible, ya que puede obligar a las autoridades de La Habana a entrar en una fase de dificultades financieras similar al período especial.

 

La combinación del plan de reformas económicas contenidas en los “Lineamientos”, con la designación por el general Raúl Castro, de 82 años, de Miguel Díaz-Canel como segundo a bordo en el régimen, supone un intento de lavado de cara internacional para el castrismo, empeñado en ocultar su verdadero rostro autoritario y dictatorial, y presentarse como un sistema que se encuentra en proceso de transición, con una nueva dirección política del país, mediante la transferencia paulatina y ordenada a las nuevas generaciones de los principales cargos.

 

A ello contribuyen otros aspectos no menos importantes, como la designación de Cuba al consejo de derechos humanos de Naciones Unidas, la celebración en La Habana de las negociaciones para la paz entre gobierno de Colombia y las FARC y la aceptación por Cuba de sede de la CELAC, Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe que celebrará a finales del mes de enero una reunión en La Habana.

 

Estos golpes de imagen internacional, han llevado al régimen a impulsar su primera zona de desarrollo especial del Mariel, con apoyo financiero brasilero, siguiendo los modelos imperantes en otros países de Asia y América Latina. No deja de ser significativo que el puerto elegido, el Mariel, sea precisamente el último escenario de huida masiva de cubanos del régimen comunista en 1980, cuando más de 125.000 trataron de huir de la represión con unas imágenes que causaron un gran daño al régimen a nivel internacional.

 

Por último, pero no por ello menos relevante, el apretón de manos de Obama a Raúl Castro durante los funerales de Mandela, ha significado una referencia fundamental en el plano de las relaciones con EE.UU. En este frente, los observadores no prevén cambios ni avances significativos, pero no cabe duda que algo se mueve, ya que Barack Obama declaró a primeros de noviembre, ante un grupo de disidentes y opositores como Fariñas y Berta Soler, que ha empezado a observar “cambios” en Cuba y que EEUU necesita ser “creativo” en sus relaciones con el país caribeño.

 

En el fondo, estos cambios, al menos en el aspecto económico, que se están produciendo en la Isla están siendo calculados al milímetro, como dejó muy claro el economista Juan Triana en una conferencia ante responsables del Minint, si bien es cierto que el régimen emprende las reformas bajo la firme convicción que las mismas están bajo control político y no van a generar cambios en el statu quo existente: partido único, integración de poderes, ausencia de pluralismo político.

 

Para un sistema dotado de un asombroso inmovilismo durante más de cinco décadas, estas grietas que se van abriendo deben tener algún impacto. Yo espero que en 2014 se pueda comprobar su efecto.