Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Cuando 15 son 12 en Cuba y la tarea de romper mentiras

 

Toca además romper mitos y restituir nuestra historia sin evadir responsabilidades.

 

Juan Juan Almeida, en Martínoticias

 

Tras una cascada imparable de encadenadas tonterías que lograron transgredir las fronteras de la grosería, el 24 de diciembre el viceministro de Defensa ruso Anatoli I. Antonov declaró en conferencia de prensa que Cuba, Venezuela y Nicaragua serán sus principales socios en materia de cooperación militar en el continente americano.

 

Cualquiera lo puede creer; pero con los problemas del rublo, el actual precio del petróleo, la tradicional inmovilidad que genera el crudo invierno ruso, y el giro de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba; es más factible pensar que Anatoli enloqueció, que confundió el Día de los Inocentes con "La noche del Дед Мороз (versión rusa del Papá Noel)", o que una sobredosis de vodka le provocó un coágulo sentimental en su cerebro militar.

 

En idéntico proceso cayó el general Raúl Castro cuando, para culminar su discurso en la clausura del IV Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, echó mano a una historia falseada y escogió como frase de colofón "Ahora sí ganamos la guerra".

 

Puede parecer normal, los políticos militares tienen propensión al tremendismo. El poder es la sociedad más lucrativa que existe y, dadas las circunstancias de hoy, donde las ideologías se traducen en dinero, este par de generales no defienden a un país sino a una gran corporación con mercadotecnia adjunta.

 

Presumen. Los acontecimientos del pasado 17 de diciembre (para mí lo más importante de este año que concluye) dejaron en manos cubanas el boquete que necesitábamos para luchar por la mejor alternativa, la que el país necesita. Pero eso sí, tenemos que trabajar en reestructurar la fractura nacional, redireccionar las acciones, educar, inculcar valores verdaderamente democráticos en toda nuestra sociedad, incluyendo a esa parte que se encierra en un ghetto y se autodistancia llamándose "independiente".

 

Es hora de salir de viejas escenografías, estáticas e improductivas que, en lugar de derechos civiles, parecen haber sido inspiradas en canciones de Pimpinela. Demasiado tiempo dedicado a pensar sin eficacia, se trata de todo un país, de su política y no de terapia de parejas.

 

Toca, además, romper mitos y restituir nuestra historia sin evadir responsabilidades. Comencemos con la fecha que dio origen a la frase citada por el general Raúl Castro para finalizar el discurso de la mencionada cita asamblearia: Es cierto, el 18 de diciembre de 1956, 13 días después del revés sufrido por el ejército rebelde en Alegría de Pío, se encontraron Fidel y Raúl en un paradisíaco paraje serrano, en la zona de Media Luna, rodeado de guásimas a orillas de un cañaveral donde aún hoy se pueden apreciar cinco hermosas palmas reales.

 

Conozco el lugar, las palmas figuran una mano salvadora que parece salir de la nada y, para mayor simbolismo, la finca (de la que luego despojaron de sus derechos a la familia de Mongo Pérez) se llamaba El Salvador.

 

No existe en esa cercanía mejor lugar para mitificar el histórico reencuentro; pero debo aclarar que ni fue a las 9 de la noche, ni 12 los que se encontraron. En Cinco Palmas se reunieron Fidel Castro, Universo Sánchez, Faustino Pérez, Raúl Castro, Ciro Redondo, René Rodríguez, Efigenio Ameijeiras, Armando Rodríguez, Juan Almeida, Ernesto Guevara, Camilo Cienfuegos, Ramiro Valdés, Francisco González, Reynaldo Benítez y Rafael Chao. ¿Por qué, entonces, repetir por más de 50 años la aparente nimiedad de confundir 15 con 12?

 

Los cubanos crecimos entre mentiras y manipulaciones; para comenzar a andar, se impone ubicar nuestra verdad. Volver no es retroceder.