Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Convirtiendo las oportunidades en problemas

 

Las experiencias de dirección del socialismo próspero y sustentable

 

Eugenio Yáñez, en Cubaencuentro

 

Las cinco palabras del título bastan para definir las realidades de la agricultura cubana, y  las del país en general, en tiempos de los hermanos Castro, peores que el cólera.

 

No me baso en lo que diga una supuesta mafia de Miami, como les gusta acusar a quienes llevan en su alma la bayamesa, sino en informaciones del oficialista Juventud Rebelde, dizque diario de la juventud cubana, aunque ya sabemos aquello de Maiakovski de que el comunismo era la juventud del mundo, y en lo que terminó.

 

Según el periódico, la producción agropecuaria en Cuba aumentó en el 2014, alcanzando los mayores niveles de la última década. Por lo tanto aumentó la oferta, pero los precios de los productos no disminuyeron, sino todo lo contrario. “Durante 2014 los precios de los productos agrícolas y cárnicos en el agromercado subieron alrededor del 27 por ciento”, dice el diario. Fueron los más altos en los últimos diez años. Adivinen por qué: por culpa de los tarimeros y carretilleros.

 

¡Ay Karl Marx, Friedrich Engels, Vladimir Ilich, Iosif Stalin, Mao Tse Tung, Ho Chi Minh, Kim Il Sung, Che Guevara, bajen y miren esto! Malvados tarimeros y carretilleros tienen más poder, empuje, relaciones, alcance e influencia que el insensible mercado, el partido comunista, su nomenklatura, su burocracia, y los ministerios de Agricultura y de Comercio Interior, todos juntos. Al extremo de que Cuba sea el único país del mundo donde aunque aumente la oferta no disminuyen los precios. Algo que no sucede ni en Groenlandia o Papua Nueva Guinea. ¿Será por culpa del criminal bloqueo imperialista, la “crisis mundial”, el cambio climático, o el coeficiente Gini?

 

En Cuba los productos agropecuarios se comercializan de cinco formas diferentes: MAE, MAOD, CNoA, PV, y TCP. ¿Qué significan esas siglas? No importa: no son más que justificaciones burocráticas castristas para la escasez y la indigencia, solamente eso. Una pandilla de ineptos crea organizaciones y mecanismos que no sirven para nada ni resuelven nada, pero garantizan míseros salarios y escasos privilegios para algunos que sostienen una doble moral vigente hasta que obtengan visa para “la Yuma” o un viajecito al extranjero que permita “quedarse”, aunque al final todas las vías confluyen en un mismo destino: el imperio.

 

Según la oficina nacional de estadísticas del régimen -muy confiable y objetiva, según algunos- y cálculos propios de quien firma el reportaje en Juventud Rebelde -que trata de hacerlo lo mejor posible, hasta donde puede-, en el año 2014 se produjeron en Cuba unos 8 millones de toneladas en “cosechas vinculadas de una forma u otra a la alimentación directa de la población”. Esa cifra representa unas 1,454 libras por persona al año, 121 mensuales, cuatro diarias. Sin embargo, los números reales no son esos, porque de ahí -de ser exactas las cifras, y no hay manera de garantizarlo- debe salir lo que consuman, además de la población, turistas, fuerzas armadas, privilegiados del régimen y lo que el libelo oficialista define como “comedores obreros, consumo social, autoconsumo de los productores..., la industria alimentaria, la alimentación animal, las semillas, algo para exportar... A eso réstele cáscara y pérdidas y mermas naturales”. Y aunque no lo menciona el periódico, hay que añadir también todo lo que se pierde en el ineficiente proceso de comercializar los productos y todo lo que se desvía hacia el mercado negro.

 

Según los malabares periodísticos del diario “juvenil”, los consumidores totales en Cuba serían unos 14.5 millones de personas. “Agregue a eso millones y millones de animales a los que se les da comida del agro de forma directa, salcochada o como pienso”, dice el periodista, como si las vacas comieran arroz o los cocodrilos boniatos. Según sus cifras de producción y consumidores, para esa cantidad de personas serían unas 1,100 libras anuales, 92 mensuales, tres diarias. Pero no nos desgastemos en tonterías: pregunten a los cubanos de a pie cuántas libras de viandas, vegetales, arroz y frijoles consumieron en el 2014, y será evidente que la credibilidad de las estadísticas oficiales del régimen (ONEI) y de algunos comentaristas que las repiten, aunque estuvieran perfectamente actualizadas, vale menos que virginidad de jinetera en pleno Malecón.

 

Si se aceptan las cifras que maneja el propagandista-periodista -y le podríamos conceder el beneficio de la duda a estos efectos- no queda más remedio que reconocer que la Cuba de los Castro ha creado una nueva economía política, donde el aumento de la oferta no se expresa en reducción de precios, sino todo lo contrario. Karl Marx se traumatizaría si se enterara, después de pasar cuarenta años entre libros en la biblioteca de Londres, sin “disparar un chícharo”, asegurando lo contrario.

 

Marx no conoció los profundos valores teóricos y experiencia práctica de la actualización del modelo cubano. Se concentró junto a Friedrich Engels en el “socialismo científico”, incapaces de soñar el “socialismo próspero y sustentable” que se construye en Cuba.

 

Donde aunque aumente la producción agropecuaria, gracias fundamentalmente a productores privados y cooperativas, el Estado totalitario, que interfiere en todo y echa a perder todo, se las arregla para que no bajen los precios de los productos agropecuarios.

 

Ya que a la inversa de lo que hacen casi todos los empresarios privados exitosos en el mundo, que es convertir los problemas en oportunidades, ese Estado-empresario inepto y parásito continúa y continuará siempre convirtiendo las oportunidades en problemas.

 

Porque esa es su única razón de ser.