Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Clases sociales en Cuba reaparecen en medio de las reformas

Aunque poco tienen que ver con los ricos rusos aparecidos tras el derrumbe del socialismo soviético, la nueva clase viste a la moda, prefiere la comida gourmet y pasa vacaciones en el extranjero

 

Rosa Tania Valdés, Especial, Diario Las Américas

 

Exóticos bares, restaurantes de lujo y modernos gimnasios están mostrando cómo se agudiza la brecha entre ricos y pobres en Cuba, un giro dramático para la nación de Gobierno comunista que promovió por décadas el igualitarismo.

 

Y es que las reformas económicas orientadas al mercado que impulsa el  gobernante Raúl Castro han puesto sobre la mesa las crecientes diferencias sociales, mientras van quedando atrás los días en que tener dinero era criticado desde el discurso oficial.

 

Aunque poco tienen que ver con los ricos rusos aparecidos tras el derrumbe del socialismo soviético, la nueva clase viste a la moda, prefiere la comida gourmet y pasa vacaciones en el extranjero.

 

Este reducido grupo incluye sobre todo a propietarios de negocios privados, artistas y empleados de firmas extranjeras y embajadas, que contrastan con la mayoría de la población cubana obligada a hacer malabares para cubrir cada día las necesidades básicas.

 

Expertos y académicos dentro y fuera de la isla ya están detrás del asunto.

 

“La distribución de ingresos en Cuba es la peor del mundo (…) Unos pocos que tienen familias en el extranjero tienen ayuda, pero la mayor parte no recibe nada”, dijo Jorge Salazar-Carrillo, profesor titular del Departamento de Economía de la Universidad Internacional de Florida (FIU), en entrevista con DIARIO LAS AMÉRICAS.

 

“Esta diferencia sino crece al menos se va a mantener”, agregó el experto, con decenas de libros publicados, entre ellos ‘Cuba: From Economic Take-Off to Collapse under Castro’, un texto que hace una breve historia de la economía de la isla a partir de la década de 1950.

 

En Cuba, que por tres décadas procuró la igualdad social con el apoyo de su aliado la exUnión Soviética, medios digitales alternativos atizan la polémica.

 

“¿Es inevitable la desigualdad en el contexto de la actualización del modelo económico en Cuba (reformas)? “, cuestionó el economista cubano Pedro Monreal, en Cuba Posible (cubaposible.net), una plataforma de debate.

 

“La desigualdad casi nunca es un accidente social y, generalmente, se construye desde el poder: desde el poder económico y desde el poder político“, agregó.

 

Crecen las diferencias

 

Tras lanzar su plan económico en el 2011, Castro aclaró que nadie quedaría desamparado, pero desde entonces recortó empleos estatales y gratuidades, así como la subvención de productos básicos, entre ellos algunos alimentos.

 

En su lugar, su Gobierno ha expandido el sector privado y cooperativo, visto  como clave para hacer sostenible el sistema socialista.

 

Ya muchos de estos nuevos emprendedores promueven sus negocios en las redes sociales, sobre todo enfocado a los turistas extranjeros y a una minoría local.

 

“Una oportunidad que usted debe regalarse“, dice el perfil en Facebook de Café Laurent, un restaurante gourmet cuyo menú incluye desde pulpo, langosta y camarones hasta carne de res o cerdo a precios de entre 15 y 26 dólares el plato.

 

Como Café Laurent, los nuevos bares y restaurantes privados son inalcanzables para la mayoría de los 11 millones de cubanos, cuyos salarios mensuales no sobrepasan el equivalente a 20 dólares.

 

Incluso en Cuba, analistas han reconocido la rápida formación de al menos cuatro "niveles" en la escala social, que van desde una mayoría con muy baja capacidad de ingresos, hasta grupos que por el nivel de vida pueden ubicarse en los estratos medio, medio alto y alto.

 

“La reforma es rehén de una visión que de alguna manera contradice la experiencia cubana de éxito en las dimensiones sociales del desarrollo, pues considera que, dada la débil situación de la economía, hay que postergar ciertas tareas sociales“, explicó la experta cubana Mayra Espina, al sitio Cuba Posible.