Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Cifras de la estampida:

134,758 cubanos llegaron por vías ilegales a EEUU en la última década

 

Wilfredo Cancio Isla, CaféFuerte

 

Un total de 134,758 cubanos llegaron por vías ilegales a Estados Unidos para acogerse al estatus de refugiado durante la última década, el 67 por ciento de ellos a través de frontera mexicana, según estadísticas oficiales.

 

El análisis de las cifras proporcionadas por el Departamento de Seguridad Territorial (DHS) al término del año fiscal 2014 -concluido el pasado 30 de septiembre- confirma que el éxodo masivo y silencioso de cubanos de los últimos años se ha producido por tierra a través de los puntos fronterizos de México y Canadá, con menor afluencia de viajes marítimos por el Estrecho de la Florida.

 

El mapa de la estampida cubana a Estados Unidos entre 2005 y 2014 lo conforman 118,997 que llegaron por puntos fronterizos de México y Canadá, así como los que entraron por aeropuertos con nacionalidad de un tercer país y solicitaron refugio político, y 15,761 que arribaron en travesías marítimas y lograron tocar tierra firme. En ese mismo periodo 17,503 cubanos fueron interceptados en el Estrecho de la Florida y repatriados a la isla.

 

Pasadizos incontrolables

 

Sólo en el pasado período fiscal, unos 9,700 cubanos llegaron al Aeropuerto Internacional de Miami (MIA)  con pasaporte español u otra nacionalidad europea y pidieron luego acogerse como refugiados en virtud de la Ley de Ajuste Cubano (CAA).

 

De manera que desde el 2005 a la fecha, el flujo ilegal de cubanos supera ampliamente los picos migratorios del éxodo del Mariel de 1980, cuando 125,000 personas abandonaron el país, y de la crisis de los balseros de 1994, que marcó la partida de 35,000. Una evidencia que comienza a movilizar la atención de políticos y expertos sobre el carácter incontrolable del arribo de cubanos a territorio estadounidense, a pesar de las medidas implementadas por Washington para facilitar una inmigración legal y ordenada.

 

Las alarmas se han disparado especialmente con las cifras de los últimos dos años, coincidiendo con la implementación de la reforma migratoria del gobierno de Raúl Castro, la cual eliminó los permisos de salida y flexibilizó las alternativas para abandonar el país.

 

Aunque Estados Unidos ha cumplido anualmente con la entrega de 20,000 visas de inmigrante para cubanos, según los acuerdos migratorios de 1994 y 1995, y la Sección de Intereses (USINT) en La Habana ha entregado desde el 2013 más de 65,000 visas para visitas familiares, intercambios culturales y viajes de negocios, en su mayoría válidas por cinco años, la intensidad del éxodo cubano se ha multiplicado.

 

El mar, segunda opción

 

En este período fiscal las aventuras marítimas en embarcaciones rústicas y operaciones de contrabando han tenido un alza notable, aunque sin llegar al volumen que experimentaron entre 2003 y 2008. En reportes recientes se ha mencionado que al término del 2014, se registraron 3,722 cubanos en intentos de llegar a las costas de la Florida, afirmándose erróneamente que es el mayor flujo de la década.

 

Es importante aclarar que la cifra de 3,722 incluye tanto los cubanos interceptados en el Estrecho de la Florida (2,059) como a aquellos involucrados en otras operaciones marítimas hacia Bahamas, Islas Cayman, Islas Vírgenes y otros destinos en  el mar Caribe y el Océano Atlántico que no eran considerados en las evaluaciones de años precedentes. Las tablas oficiales del Servicio Guardacostas registran exclusivamente a los capturados en el Estrecho de la Florida.

 

Por lo tanto, la cifra mayor de interceptaciones de cubanos en los últimos años en viajes hacia Florida siguen siendo las del 2007 y 2008, cuando los guardacostas estadounidenses detuvieron en el mar a 2,868 y 2,216, respectivamente, aunque la referencia general a los flujos migratorios en el Caribe pueda dar una dimensión más completa del fenómeno cubano.

 

La muralla contra el flujo migratorio ilegal desde Cuba se fortificó con las medidas de seguridad puestas en marcha tras los atentados terroristas del 11 de septiembre del 2001, y logró frenar las operaciones de tráfico humano. La preocupación por las fronteras marítimas derivó en un aumento de las embarcaciones y los agentes patrulleros, mayor equipamiento tecnológico de los guardacostas y uso de información de inteligencia.

 

Pensando en la Ley de Ajuste

 

Esa relativa contención de lancheros y balseros desde el noroeste cubano incentivó a la búsqueda de itinerarios alternativos desde la isla con destino a México y Centroamérica.

 

El panorama migratorio cubano hacia Estados Unidos  muestra un desplazamiento de la opción marítima que prevaleció en los años 80 y 90 del pasado siglo por la entrada ilegal a través de estaciones y puntos fronterizos. De hecho, la avalancha por la vía terrestre y aeropuertos está planteando serias preocupaciones en términos de gastos federales, pues quienes solicitan refugio son beneficiados con una ayuda monetaria, cupones de alimentos y beneficios de salud por al menos ocho meses.

 

Y esta permeabilidad de la frontera estadounidense respecto a los cubanos pudiera ser un factor de reconsideración de las provisiones de elegibilidad que se fueron añadiendo a la CAA a partir de 1999, aun cuando se mantenga intacto el cuerpo de la ley.

 

Fue a partir del memorando “Clarificación de Elegibilidad para la Residencia Permanente bajo la Ley de Ajuste Cubano”, emitido por el Servicio de Inmigración y Naturalización el 26 de abril de 1999, que los cubanos que arribaban por cualquier punto de Estados Unidos, una estación migratoria, puerto o aeropuerto establecido, tuvieron luz verde para recibir un parole y ser elegible para ajustar su estatus como residente legal por la CAA, pues hasta ese momento miles se encontraban en un limbo migratorio.

 

Recientes casos de detenciones y juicios de inmigración a cubanos llegados por la frontera pudieran ser indicios de futuros reajustes en la aplicación de una ley que se aproxima a cumplir 50 años en circunstancias muy distintas a las que la generaron en 1966.

 

ESTADÍSTICAS DE INMIGRACIÓN ILEGAL DESDE CUBA (2005-2014)*

 

Entradas por puntos fronterizos

 

2005- 11,524 (7,267 por la frontera mexicana)

2006- 13,405 (8,639)

2007- 13,840 (9,566)

2008- 11,146 (10,030)

2009-  7,803 (5,893)

2010-  6,286 (5,570)

2011-  7,051 (5,973)

2012-  9,191 (8,273)

2013-  16,184 (13,664)

2014-  22,567 (16,247)

Total: 118,997 (91,122)

 

Interceptados en el mar

 

2000- 1,000

2001-  777

2002-  666

2003- 1,555

2004- 1,225

2005- 2,712

2006- 2,810

2007- 2,868

2008- 2,216

2009-  799

2010-  422

2011-  985

2012- 1,275

2013- 1,357

2014- 2,059

Total (desde 2005) – 17,503

 

Arribos marítimos en el Sur de la Florida

 

2000- 1,820

2001- 2,406

2002- 1,335

2003- 1,072

2004-  995

2005- 2,530

2006- 3,075

2007- 3,914

2008- 2,915

2009-  637

2010-  409

2011-  685

2012-  354

2013-  427

2014-  815

Total (desde 2005) – 15,761

 

* Compilación de CaféFuerte a partir de cifras entregadas por CBP, Patrulla Fronteriza y USCG. Las estadísticas reflejan el año fiscal.