Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Chávez desconfía del sistema de salud venezolano

 

Frances Robles, The Miami Herald

 

Caracas -- El presidente venezolano Hugo Chávez se encuentra en su cuarta semana en un hospital en La Habana, lo que ha provocado en su país la pregunta: ¿Por qué no recibió tratamiento de cáncer en Caracas?

 

“¡Porque él sabe que aquí se puede morir!”, respondió Alfonzo Linares, un guardia de seguridad en el vecindario caraqueño Bello Monte. “Lo que aquí se hace, aquí se paga. El ha gobernado muy mal, regalándole nuestras riquezas a otros países. Aquí uno se muere en una clínica o en un hospital. La salud no sirve. Y entonces él tuvo que correr para Cuba”.

 

Para muchos expertos, la decisión de Chávez de quedarse en La Habana para ser tratado de un cáncer no especificado es una admisión tácita de que fracasaron sus esfuerzos para reconstruir el sistema venezolano de salud pública. El quedarse en Cuba y elogiar su cuidado médico es al mismo tiempo una reafirmación de su elección para crear un sistema paralelo de salud con médicos cubanos, y un reconocimiento de que cuando se trata de su propia enfermedad, Chávez no tiene otro lugar a donde ir, dijeron expertos.

 

Para los médicos venezolanos, esto subraya lo que el establecimiento médico de Caracas ha dicho durante años: el sistema de salud pública del país está hecho un desastre y las clínicas cubanas construidas por Chávez tampoco son mucho mejores.

 

Chávez desapareció de la vista pública hace casi un mes, cuando se sintió enfermo durante una visita a Fidel Castro en Cuba. Después de semanas de sólo admitir públicamente un absceso pélvico que requería drenaje, Chávez hizo el jueves por la noche un anuncio sorpresivo: tiene cáncer.

 

El gobierno interrumpió el jueves por la noche la programación de televisión para emitir un solemne discurso preparado que se grabó en Cuba. En él, el incendiario exparacaidista reconoció con tristeza que no había visitado mucho al médico e ignoró semanas de incomodidad.

 

Fue Castro, según dijo Chávez, quien le hizo someterse a un chequeo médico. Y fue el exgobernante cubano quien le entregó días después el diagnóstico.

 

“Creo que inicialmente Chávez intentaba presentarlo como un voto de confianza para el sistema cubano del cuidado de la salud, un esfuerzo para ratificar su visión sobre el cuidado de la salud y socialismo”, comentó Rafael Orihuela, exministro de Salud de Venezuela. “Si él viene para acá, sabe que tendría que ir a una clínica privada, donde los médicos están bien entrenados y tienen acceso a la tecnología. Pero ése es el peor mensaje que podría enviar: que lo que construyó aquí no funciona”.

 

Además, en un hospital privado, a Chávez le sería más difícil mantener en secreto su estado de salud, agregó Orihuela.

 

La administración de Chávez ataca a los hospitales privados como instituciones capitalistas que se han negado por mucho tiempo a tratar a los que no están asegurados. En el 2003, Chávez se enfrentó al establecimiento médico privado al contratar a miles de médicos cubanos para colocarlos en las clínicas de los vecindarios conocidas como “Barrio Adentro”.

 

Aunque el Ministerio de Salud alardeaba de sus éxitos –1.6 millones de vidas salvadas en 506 centros de diagnóstico– incluso Chávez admitió que se habían deteriorado.

 

“Tenemos que revisarlo a fondo”, le dijo Chávez a la Asamblea Nacional. “No podemos permitir que lo nuevo se contagie de lo viejo … porque si no el fracaso sería el fin de esta revolución”.

 

Mientras tanto, las tasas de la malaria y el dengue aumentaron y al menos un hospital público cerró durante dos días cuando sus 140 médicos renunciaron en masa.

 

“Observadores describieron a los hospitales públicos como lugares cada vez más peligrosos donde médicos mal pagados, con pocos suministros y en menor cantidad de lo necesario luchan para suministrar servicios médicos a los pobres de Venezuela”, dijo un cable del 2009 de la embajada de EEUU dado a conocer por Wikileaks.

 

“Debido a la escasez de suministros médicos básicos, los médicos le pedían a los pacientes que adquirieran sus propias agujas, desinfectantes y gasa. … Los médicos a veces cubrían las heridas con las mismas vendas sucias. A otros pacientes se les decía que trajeran sus propias radiografías de clínicas privadas. Como en muchas áreas de Caracas, los hospitales públicos sufren de escasez de agua, lo que obliga a los médicos a aplazar importantes operaciones”.

 

Orihuela amplió que un “puñado” de hospitales públicos en Venezuela está equipados para tratar la enfermedad de Chávez. Los principales problemas, dijo, son tasas muy altas de infección en los salones de operaciones y escasez de anestesiólogos.

 

“En vez de invertir en el sistema público de salud, él creó un sistema paralelo, y permitió que colapsara el sistema de hospitales públicos”, declaró Douglas León Natera, presidente de la Federación Médica Venezolana. “El sistema cubano aquí recibe el 80 por ciento del presupuesto del cuidado de la salud. Hemos denunciado muchas veces el estado de los hospitales públicos”.

 

El mismo día que Chávez reveló su diagnóstico, médicos aquí fueron a la huelga para protestar por los bajos salarios y las malas condiciones.

 

La Organización Mundial de la Salud coloca al sistema de salud de Venezuela en el lugar 54 en el mundo. Estados Unidos está en el 37 y Cuba en el 39.

 

“El no confía en el sistema médico de aquí o en los médicos venezolanos”, afirmó León. “El confía en los médicos de allá”.

 

No fueron exitosos los esfuerzos para contactar el viernes y el sábado al ministro de Salud.

 

Luis Capote Negrín, coordinador del Registro Nacional del Cáncer del Ministerio de Salud, aseguró que el programa de seguridad social de la nación garantiza el acceso a la quimioterapia y los medicamentos gratis a todos los pacientes de cáncer.

 

“Ya existen varios centros en las principales y más pobladas ciudades del país, donde se pueden garantizar tanto el material para aplicarla, como el personal entrenado”, dijo Capote.

 

Sin embargo, dijo que tenían poco personal, por lo que a veces los pacientes deben esperar un mes para una cita en un centro más lejano de su casa.

 

“Pero siempre se atiende a los casos urgentes muy rápido”, agregó.

 

Lorena Lion, una oncóloga del Hospital Luis Razzeti, dijo que el gobierno logró hace tres años un gran avance en el tratamiento del cáncer, cuando comenzó a ofrecer medicamentos a bajo costo, o incluso gratis.

 

Reconoció que la escasez de equipos obliga a los pacientes a ir de un lado a otro para cada fase de su cuidado.

 

“Ojalá que por lo que está pasando el presidente ahorita lo haga reflexionar y ayude un poco más al paciente oncológico, tanto al nivel de atención como de mejoras en los ingresos para los profesionales de la medicina que se dedican a atenderlos”, declaró Lion. “Si hay 125 oncólogos en Venezuela, eso es mucho. Los jóvenes no quieren especializarse en esto, porque los salarios son muy bajos”.

 

Lion subrayó que no puede entender por qué Chávez no ha regresado, porque los pacientes de cáncer pueden recibir un excelente tratamiento aquí, tanto en los hospitales públicos como en los privados.

 

“Es un gran misterio”, comentó Lion. “Tenemos personal altamente entrenado, medicamentos de última generación y la dedicación de los profesionales que atienden al paciente oncológico. El paciente con cáncer puede tratarse con éxito, pero tiene que moverse mucho, por la naturaleza invasiva de su enfermedad”.

 

En una entrevista el viernes por la noche con Randy Alonso, periodista de la televisión cubana, Chávez dijo que fue Castro quien lo convenció a permanecer en Cuba.

 

“Yo le decía todo el tiempo, ‘Tengo que ir a Caracas’”, debido a una próxima cumbre presidencial y otros asuntos apremiantes. “El me hizo meditar. Quién sabe en que laberinto estaría si no fuera por su vista de águila y su experiencia”.

 

Algunos expertos se preguntan si luego de dos cirugías en tres semanas, Chávez no está simplemente demasiado enfermo para volar.

 

“Tengo la impresión de que está demasiado enfermo para viajar”, señaló Luis Vicente León, un conocido analista político aquí.

 

Mark Weisbrot, codirector del Centro para la Investigación Económica y Política, sospecha que Castro obligó a Chávez.“Quizás Castro lo convenció de que podía recuperarse mejor en Cuba”, afirmó León. “Debido a que él es un fanático del trabajo, si regresa a Venezuela, es difícil imaginarlo sólo descansando. Castro probablemente dijo: ‘Tienes que descansar. Quédate aquí’, y él probablemente lo escuchó”.

 

“Castro es la única persona que puede decirle lo que tiene que hacer”.

 

Orihuela, el exministro de Salud, dijo que le envió la semana pasada un tweet a Chávez. “Le dije: ‘Deja de escuchar a Castro’”, informó Orihuela. “Ve y busca una segunda opinión en el Centro de Cáncer MD Anderson en Texas”.

 

La corresponsal especial del Miami Herald Sandra Sierra Núñez contribuyó a este reportaje desde Caracas.