Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Reunión bilateral en Naciones Unidas:

Castro presiona a Obama para que flexibilice

el embargo comercial a Cuba por decreto

 

Washington instó al líder cubano a continuar las reformas económicas y a un mayor respeto de los derechos humanos.

 

Erika Lüters Gamboa, El Mercurio, Chile

 

El segundo encuentro entre un Presidente de Estados Unidos y uno de Cuba en más de cinco décadas protagonizaron ayer Barack Obama y Raúl Castro. Durante la reunión, el Mandatario cubano pidió a su homólogo estadounidense que use sus “amplias” facultades ejecutivas para relajar el embargo comercial impuesto a la isla de régimen comunista en 1962.

 

Por su lado, Obama puso énfasis en dos temas que son prioritarios para la Casa Blanca: la continuidad de las reformas económicas y el respeto a los derechos humanos en la isla.

 

El encuentro corona un período de notable cambio en las relaciones de estos dos países ex archienemigos de la Guerra Fría. En abril, Obama y Castro tuvieron su primer cara a cara durante la Cumbre de las Américas en Panamá. Luego, en julio, los países reabrieron sus embajadas en La Habana y Washington.

 

La reunión de ayer se extendió por media hora, y hubo sonrisas y apretones de mano frente a las cámaras. Una sintonía que no significa necesariamente acuerdo entre ambos líderes, como demostraron los comunicados emitidos después del encuentro.

 

“El Presidente reafirmó nuestro compromiso por ver al gobierno cubano hacer una mejor labor no solo respetando, sino protegiendo proactivamente los derechos humanos del pueblo cubano”, dijo Josh Earnest, el secretario de prensa de la Casa Blanca.

 

Por su lado, Castro vinculó el ritmo de avance del restablecimiento de relaciones al levantamiento del embargo comercial contra la isla. “El Presidente cubano reiteró que para que haya relaciones normales entre Cuba y Estados Unidos debe ser levantado el bloqueo (embargo) que causa daños y privaciones al pueblo cubano”, dijo el canciller Bruno Rodríguez.

 

‘‘Que la realidad del bloqueo sea modificada sustancialmente mediante las muy amplias facultades que tiene el Presidente de Estados Unidos”.

Bruno Rodríguez, Canciller cubano

 

‘‘El Presidente reafirmó nuestro compromiso por ver al gobierno cubano hacer una mejor labor no solo respetando, sino protegiendo proactivamente los derechos humanos del pueblo cubano”.

Josh Earnest, SECRETARIO DE PRENSA DE LA CASA BLANCA.

 

Aunque Obama se opone al embargo, no está en sus manos levantarlo. El Congreso -controlado por la oposición republicana- es el único facultado para abolir la sanción, un entramado legal vigente desde 1962 que está codificado en varias normativas, siendo la más completa de ellas la ley Helms-Burton, de 1996.

 

Según The New York Times, hay pocas posibilidades de que los legisladores levanten el embargo sin que antes Cuba entregue señales claras de que está cambiando políticamente. Ante el obstáculo que significa el Capitolio, Cuba insistió en que Obama alivie por decreto las restricciones comerciales y de viaje. “Que la realidad del bloqueo sea modificada sustancialmente mediante las muy amplias facultades que tiene el Presidente de EE.UU.”, dijo Rodríguez.

 

En la práctica, Obama ya ha flexibilizado el embargo con el levantamiento de numerosas prohibiciones. La más reciente, a mediados de mes, cuando eliminó el límite de 2.000 dólares de remesas hacia la isla y autorizó a estadounidenses a tener empresas en Cuba.

 

Según la Casa Blanca, Obama exhortó a Castro a continuar con las reformas económicas que impulsa desde 2008 en Cuba, al plantear que estas “aumentarían el impacto” de las medidas que ha adoptado Washington para relajar el embargo hacia la isla. Para el Presidente estadounidense, los esfuerzos mutuos se complementarían y permitirían a “más estadounidenses viajar y hacer negocios con Cuba” y ayudaría a “mejorar las vidas del pueblo cubano”.

 

“El pedido que hace Castro es para presionar a Obama y quedar bien con los ‘duros’ de Cuba. Con todo lo que ha hecho Obama, se podría lograr mucho más si a Raúl Castro le interesara, pero hasta ahora no ha demostrado eso, sino todo lo contrario”, comenta a “El Mercurio” Eugenio Yáñez, economista cubano, editor del sitio especializado Cubanálisis.

 

Compensaciones

 

Una de las causas por las cuales Washington aplicó el embargo a la isla fueron las nacionalizaciones y confiscaciones que afectaron a miles de personas y empresas estadounidenses durante el primer año de la revolución de Fidel Castro. En la actualidad, y sumado un interés del 6% anual, 5.913 empresas reclaman por las expropiaciones de más de 7 mil millones de dólares. Aunque no ha entregado números, Cuba también cifra en varios miles de millones de dólares las pérdidas causadas por el embargo y exige una compensación monetaria. Al respecto, el canciller cubano expresó la “disposición a negociar un proceso de compensaciones mutuas”.