Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Blogosfera sí... pero organizada

 

Fernando Ravsberg, BBC Mundo

 

Cuando me comentaron la idea de celebrar una reunión de blogueros pensé que era una buena oportunidad para aunar esfuerzos y ganar espacios, siempre que se respetase la libertad de criterios que debería guiar a todos los seres humanos.

 

Les expresé que existía la posibilidad de que intentaran "organizarlos" bajo el mando de los mismos que ya arruinaron la credibilidad de la prensa nacional y el peligro de terminar convertidos que en su versión digital, igual de monocorde, acrítica y simplona.

 

Me dio mala espina saber que se creó una comisión para excluir internautas y que sus criterios de selección eran tan estrechos que dejaron fuera a Yasmín y su esposo, una activa pareja de la blogosfera que además se definen como revolucionarios.

 

La profesora de periodismo Elaine Díaz dice en su blog que al encuentro le faltó "vida, autenticidad, espontaneidad y mucha, mucha valentía", la que se hubiera necesitado para invitar también a los activistas del Observatorio Critico, un grupo de izquierda no oficialista.

 

En defensa del evento acudió Yohandry, el bloguero que más información oficial maneja, pero repitió el gastado argumento de la prensa cubana: "si ser oficialista es defender la Revolución y el Socialismo -aunque sepamos que hay que mejorar muchas cosas-, entonces, yo lo soy, y con orgullo".

 

Sin embargo, hasta ahora los medios oficialistas han demostrado ser maestros en publicar alabanzas a "la revolución" a la par que se muestran incapaces de defenderla de forma eficaz, según explica el escritor Eduardo Galeano, al que Yoahandry le gusta citar.

 

El orgullo oficialista queda plasmado en la resolución final: "Respetamos y promovemos el pensamiento crítico, necesario y útil para preservar nuestra condición de revolucionarios, con la premisa de que no es posible ser revolucionario fuera de la Revolución".

 

La frase tiene una marcada intencionalidad política, para algunos burócratas estar dentro de la revolución significa aceptar las directrices que vienen de arriba, aunque a ciencia cierta nunca nadie sepa en qué eslabón de la cadena se tomaron las decisiones.

 

Los blogueros condenan "el bloqueo del gobierno norteamericano, que condiciona las dificultades de conectividad y el acceso a la tecnología de las infocomunicaciones a la Isla" pero evitan hablar del cable submarino que podría haber servido para evadir ese bloqueo.

 

En la resolución final del encuentro no se menciona que desde hace un año debería funcionar un cable de fibra óptica entre Cuba y Venezuela, que aumentaría 3000 veces la conectividad del país, facilitando el acceso a los internautas cubanos.

 

Un proyecto que costó decenas de millones de dólares, pagados por los trabajadores que aportan el dinero del presupuesto estatal, los que siembran, los que construyen, los que trabajan en Venezuela para garantizar ese petróleo imprescindible para el país.

 

Creo que esa gente tiene derecho a saber que hicieron con su dinero, por eso fui a ver al Ministro de las Comunicaciones y, tras evadir el férreo marcaje de su jefa de prensa, logré que me respondiera, de bastante mal humor, que no tenía nada que decir sobre el cable.

 

Habrá que apostar entonces por la propuesta del periodista cubano Francisco Rodríguez, quien convocó a los blogueros a tratar entre todos "de encontrar el cable submarino de fibra óptica que llegó desde Venezuela hace ya más de un año".

 

A pesar de trabajar en un medio cubano, Paquito tampoco tiene información al respecto, "todavía nadie sabe --o dice-- cuándo funcionará" pero asegura que el día que el cable finalmente aparezca "nos multiplicará a los blogueros como panes y peces...".

 

Francisco tiene uno de los blogs mas populares, Paquito el de Cuba, sobre diversidad sexual. Fue otro de los grandes ausentes del encuentro, a pesar de que estaba invitado rechazó cortésmente la oferta para integrar la comisión organizadora y se fue de vacaciones a un campismo.

 

Lo más audaz de la declaración final de los blogueros fue la solicitud a los Organismos del Estado para "que reformulen las disposiciones en uso que limitan la conectividad y el acceso a la web de la Instituciones del país, en aras de una mayor presencia de los cubanos en el ciberespacio".

 

De esta forma renuncian a reclamar su derecho ciudadano a participar en la reformulación de las políticas que determinan el uso de Internet, dejándolo todo en manos de los mismos "Organismos del Estado" que les han restringido el acceso hasta ahora.

 

Cuando terminó el encuentro le escribí a uno de los organizadores deseándole que hayan logrado grandes éxitos para que puedan compensar las posibles pérdidas, sobre todo en lo concerniente a la credibilidad, la principal munición de un comunicador.