Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Ban Ki-Moon en La Habana: De pactos y alabanzas

 

Sergio Valdivieso, en CaféFuerte

 

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, terminó este martes su presencia en Cuba asegurando que habló con el gobernante Raúl Castro sobre el tema de los derechos humanos y le solicitó que ratifique los pactos internacionales que fueron suscritos por la isla en el 2008.

 

“Les he pedido que ratifiquen los pactos internacionales de Derechos Civiles y Políticos, y de Derechos Económicos, Sociales y Culturales que ya han sido firmados”, dijo el ilustre visitante coreano en una conferencia de prensa que cerró su asistencia a la II Cumbre de la CELAC, fijada para concluir hoy.

 

Ban Ki-moon dijo que abordó con los funcionarios cubanos la importancia de jugar “un papel más importante en el fortalecimiento de los derechos humanos y especialmente la libertad de reunión y asociación”, aunque aclaró que “este es un asunto que siempre trato con los dirigentes mundiales” con los que suele reunirse.

 

También dijo “no tener información precisa” sobre las detenciones arbitrarias de opositores pacíficos en la isla cuando se le abordó sobre el oleaje represivo que desplegó el gobierno cubano para evitar dislocaciones alternativas en la Cumbre de la CELAC. Aunque dijo que había tocado el tema con los jerarcas al mando del país.

 

Visita provechosa

 

Y ratificó a la vez -para que no quedaran dudas- su agradecimiento hacia el gobierno cubano por cumplir los objetivos del Milenio y “su colaboración permanente” con el sistema de las Naciones Unidas.

 

Todo en orden, sin sobresaltos, que la visita fue totalmente provechosa para La Habana.

 

Las 48 horas de estancia habanera le dieron al secretario general de la ONU para reunirse con toda la élite del régimen castrista, desde Raúl Castro, el vicepresidente Miguel Díaz-Canel, el presidente del Parlamento, Esteban Lazo Hernández, y el zar de las reformas en boga y vicepresidente del gabinete, Marino Murillo.

 

¿Les habrá preguntado, como de pasada, por el barco Chong Chon Gang, de sus compatriotas norcoreanos, que salió de Cuba con azúcares y “armas obsoletas” violando los acuerdos de la propia organización que él preside? ¿O eso es asunto y bronca exclusiva del presidente panameño Ricardo Martinelli?

 

Nada, que no era un viaje para importunar a los anfitriones.

 

Hubo, eso sí, un tour por La Habana Vieja de la mano del historiador Eusebio Leal, con peladito incluido con la peluquera Josefina Hernández, la flamante cuentapropista que no olvidará nunca más a su cliente coreano de guayabera blanca.

 

“Esta es la mundial” -exclamó Leal para afincar el sabor cubano del convite, cuyas imágenes mostraron al mundo un cartelón de “No Fumar”.

 

“¡Me la comí con el chino!” -susurró la peluquera al término de la función mediática de barbería.

 

Así se sellaba la comprobación in situ del renacimiento de la nueva empresa privada, arropada en los cambios que le contó Murillo. Las cosas marchan bien. Ban Ki-moon no ha parado de sonreír.

 

Luego una visita al CENESEX de Mariela Castro, que es diputada y su centro es un emisor de políticas que se integran al poder. Allí se trató de la lucha para combatir la violencia contra las mujeres y el seguimiento de la Campaña Únete. Después una muy productiva visita a la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM).

 

La Cumbre de Punto Cero

 

También en la tarde del martes cumplió la visita de rigor en la cumbre paralela que tuvo lugar en Punto Cero con Fidel Castro, quien tuvo un desfile de visitantes extranjeros a domicilio para hablar de lo que le pareció, mientras su hijo Alex Castro dejaba registro fotográfico de los encuentros.

 

De acuerdo con el reporte de la prensa oficial, Ban Ki-moon y Fidel Castro hablaron de casi todos los problemas mundiales en la hora que sostuvieron diálogo: coincidieron en que era prioridad trabajar por el desarrollo sostenible y reducir las causas del cambio climático y sus devastadores efectos, abogaron por el desarme nuclear y alertaron  contra los peligros que acechan a la humanidad, exaltaron la necesidad de alcanzar un mundo de paz y mencionaron la responsabilidad de los líderes políticos en amainar la pobreza extrema, el hambre, la insalubridad y otros flagelos de desigualdad en el mundo.

 

El informe impersonal del Granma asevera que Ban se declaró complacido por su estancia en Cuba y “elogió las transformaciones que se producen en la economía y la sociedad cubanas”. También, de paso, le hizo un guiño al sistema de salud, a la educación y a la contribución de la isla en otras naciones.

 

Bueno, también Fidel le mostró un libro de fotos y tal vez le mencionó de pasada unas plantas que cultiva en su jardín, que podrían resolver la alimentación mundial.

 

Y así terminó su fugaz paso por La Habana. Los titulares de los medios internacionales enfatizarán sobre el tema de los pactos internacionales de derechos humanos, que Raúl Castro seguramente se comprometió a ratificarlos, aunque no los implemente nunca al pie de la letra.

 

La Cumbre de la CELAC concluye oficialmente este miércoles, pero ya se acabó.  El año próximo la funcion será en Costa Rica.