Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Aumento salarial a los médicos cubanos sigue generando polémica

 

El alza de los salarios anunciados por el Gobierno siguen siendo ínfimos en comparación con los de otros países y sólo representan 20 o 50 dólares más que lo que cobraban antes

 

EFE

 

La subida salarial que beneficiará desde junio al sector sanitario de Cuba sigue generando debate, singularmente entre el personal relacionado con la exportación de servicios médicos, un renglón que se consolida como la principal fuente de ingresos para el país.

 

Desde que el Gobierno de Raúl Castro anunció la medida hace unos días, en las calles o en foros en internet continúan las dudas sobre un alza salarial que deja las retribuciones de los médicos muy por debajo de lo que cobran sus colegas de otros países pero que puede considerarse excepcional en una isla donde los bajos sueldos constituyen una de las principales preocupaciones de la población.

 

Según las autoridades, se incrementarán más del doble los salarios de toda la plantilla del sistema de Salud (más de 400.000 trabajadores) y también aumentarán los estipendios del personal médico que trabaja en el exterior.

 

Éste último es un complejo sector con pagos extras según categorías y especialidades y con un abanico de misiones en 66 países que tienen diferentes modalidades de contratación cuyos detalles no son difundidos públicamente.

 

Varios trabajadores trasladan preguntas a la prensa, tal y como recoge hoy Granma, en un artículo con explicaciones de un funcionario de Salud Pública a dudas expresadas en la web del periódico: un enfermero que colabora en Venezuela pregunta cuánto será su incremento allí y otro especialista contratado en Angola quiere saber si tiene derecho al aumento, entre otros casos.

 

Farmacéuticos, psicólogos, optometristas, chóferes, profesores o extranjeros que estudian Ciencias Médicas en la isla también cuestionaron sobre sus situaciones específicas.

 

Según el rotativo, en Venezuela el personal recibirá "el doble" de lo que gana actualmente, mientras que en África "las colaboraciones compensadas continúan con el mismo sistema de pagos".

 

El asunto refleja el complicado sistema de pago de las misiones cubanas en América Latina, África y Oriente Medio. Las tarifas varían según países, incluyen sueldos en el terreno y otras compensaciones acumulativas en cuentas en Cuba a las que los profesionales solo tienen acceso una vez que concluya su contrato.

 

Brasil, adonde Cuba envió en los últimos meses más de 11.000 colaboradores, paga a la isla por ejemplo unos 4.255,3 dólares mensuales por cada profesional.

 

De ese monto, Cuba daba inicialmente a sus médicos 400 dólares al mes, pero tras polémicas, deserciones y una posterior negociación entre ambos Gobiernos, en febrero trascendió desde Brasil que la isla elevaría el estipendio mensual hasta 1.125 dólares.

 

Además, otra suma es depositada mensualmente en CUC (peso convertible equiparable al dólar y moneda dura cubana) en las cuentas habilitadas en el país caribeño, un dinero que muchos médicos usan a su regreso para adquirir casas o vehículos. Profesionales cubanos consultados por EFE afirmaron que el salario en Brasil es ahora mismo el más ventajoso al que pueden aspirar en América Latina, pero en todo caso apuntarse a cualquier misión les representa ingresos significativos.

 

Por solo citar dos ejemplos, un médico especialista en segundo grado gana en la isla 627 pesos cubanos (unos 26 dólares) al mes y un estomatólogo especialista recibe unos 540 pesos (22,5 dólares).

 

Los aumentos anunciados por el Gobierno siguen siendo ínfimos en comparación con los salarios de otros países y sólo representan 20 o 50 dólares más que lo que cobraban hasta ahora, aunque han sido acogidos positivamente por el personal sanitario.

 

Como el resto de los trabajadores del sector estatal, el personal sanitario cobra sus sueldos en CUP (peso cubano), la moneda oficial y la que perdurará una vez que se aplique la unificación monetaria que proyecta el Gobierno. "Mi problema es este: ¿El dinero que se pone en CUC cada mes en la tarjeta del colaborador en Cuba, qué valor de cambio tendrá cuando ocurra la unificación?", indicó a EFE Léster, un médico oftalmólogo.

 

Algunos profesionales temen ser perjudicados de algún modo en caso de que el cambio ocurra antes de que puedan acceder a esas cuentas al final de su misión. "Podríamos salir nuevamente trasquilados", dijo a EFE una estomatóloga al recordar lo que sucedió hace pocos meses con los colaboradores autorizados por el Gobierno para comprar automóviles en concesionarios estatales a partir de "cartas" avaladas por sus ahorros en las misiones.

 

En enero, el Ejecutivo eliminó esos restrictivos permisos y abrió la venta minorista de vehículos a toda la población con precios nuevos, desorbitados e inaccesibles para muchos médicos, que quedaron "atrapados" en el cambio de política y cuyas "cartas" perdieron todo valor.

 

Actualmente, Cuba mantiene en el exterior a más de 50.000 profesionales, un 15 por ciento de la fuerza calificada que tenía el (Minsap) al cierre del año pasado. El grupo incluye unos 25.000 médicos, del total de casi 77.000 que existen en la isla, según datos oficiales.

 

En los últimos años la exportación de servicios médicos aportó al país una media anual de 6.000 millones de dólares, pero este año se prevé que la isla recaude más de 8.200 millones en ese concepto.