Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

1ro de mayo, síndrome de la inercia eterna

 

"Soy partidario de que retransmitan cada año el mismo desfile grabado; al final, nada cambia, y ahorrarían dinero público".

 

Yusnaby Pérez, El Blog de Yusnaby

 

Hoy es 1ro. de mayo, y las calles de La Habana se llenan de personas desfilando; personas que repiten consignas gastadas con carteles repetidos. Veremos un gran grupo de pioneritos repitiendo lemas de la campaña de alfabetización de 1961 y hasta puede que salga Fidel Castro para que la prensa internacional reporte que no se ha muerto.

 

Voy al grano: El 1ro de mayo es el día internacional de los trabajadores que son apoyados por los sindicatos y se desfila para pedir mejoras en el sistema laboral. Ahora, ¿Con qué motivo se desfila en Cuba?

 

No veremos a ningún trabajador pidiendo un reajuste salarial equitativo a los precios actuales. Tampoco veremos a ninguna madre obrera reclamando que suban el salario mínimo (225 pesos al mes, unos 9 dólares). No veremos a nadie gritar un lema “original” a favor de los trabajadores cubanos mostrando protagonismo. ¿Qué hay detrás de todo este desfile “solemne”?

 

Primeramente el gobierno lleva semanas movilizando a todos los trabajadores y estudiantes. Los trabajadores están obligados a ir al desfile si desean conservar su puesto de trabajo o no aparecer en la detestable lista de “contrarrevolucionarios” que les puede tronchar el futuro.

 

 Para los centros de trabajo y escuelas, el estado habilita cientos de autobuses encargados de transportar a las personas directamente desde el punto de recogida hasta la plaza, para evitar que alguien pueda escapar. Por otra parte los estudiantes que no vayan al desfile difícilmente podrían obtener una valoración positiva a final de curso, pues en estos “avales” existe un punto llamado “integración política”. En fin, el estudiante o trabajador que no vaya al desfile del 1ro de mayo: está “jodido”.

 

Escucharemos mucho ¡Viva la Revolución!, ¡Viva Raúl!, ¡Viva el Socialismo!, ¡Viva Fidel! Pero al final del día cada cual volverá a la realidad, a la sufrida agonía de no tener nada para comer (pues como estaban desfilando no pudieron “resolver” la comida de por la noche). Le daremos al mundo la cara de un apoyo masivo a nuestros gobernantes y alguno que otro será entrevistado por la televisión y le agradecerá mucho al comandante.

 

No habrá ninguna diferencia con el desfile del 2013, ni con el del 2012, ni siquiera con el del 2000. Pondrán las mismas canciones. Como es así, soy partidario de que retransmitan cada año el mismo desfile grabado, al final nada cambia y ahorrarían dinero público.

 

La Gran oportunidad de que el pueblo trabajador pueda expresar sus peticiones reformistas, el gobierno cubano la manipula para demostrar un auto-apoyo político. Cinco décadas de apoyo, consignas, lemas; cinco décadas perdidas.

 

Hoy no iré a la plaza, el presidente del CDR seguro me apuntará en alguna lista perversa, pero no tengo ningún compromiso con la “Revolución”. Dedicaré mi día a investigar cómo solucionar el grave problema de los miles de perros con sarna, enfermos y vagabundos que habitan y mueren en las calles a diario; mientras el resto de mis vecinos gritarán bien alto: ¡Libertad para los Cinco Héroes! ¡Posada Carriles Terrorista!

 

Mañana 2 de mayo, Cuba amanecerá como de costumbre, detenida, inmóvil pero con el mismo síndrome de la inercia eterna.