Cubanálisis  El Think-Tank

        RAZONES Y PERCEPCIONES DESDE LAS POSICIONES CASTRISTAS:

                                  SUS AUTORES, SUS PROPIAS PALABRAS

 

 

¿Se prepara el Imperio para convertir a Cuba en otra Libia?

 

Dijo Barack Obama la semana pasada: “estamos preparados para lo que pueda suceder en Cuba el próximo año”. Esta amenaza es parecida a la que le hizo a Libia a principios de este año.

 

Carlos Rivero Collado, Kaos en la Red

 

1-. La amenaza

 

Dijo, además, Obama:

 

--Hasta ahora no hemos visto un verdadero espíritu de transformación dentro de Cuba que justifique la eliminación del embargo. No sé qué va a pasar allá el próximo año, pero estamos preparados para lo que suceda. Cuba debe ponerse al día con la historia.

 

Por la fuerte inclinación de Obama hacia el terrorismo de Estado, la peor forma que existe de terrorismo por los medios ilimitados que posee, se trata, por supuesto, de una amenaza.

 

Es, además, una abierta intromisión en los asuntos internos de otro país, una flagrante violación de la Carta de Naciones Unidas.

 

Esto es algo muy normal en el Imperio porque lo extraño sería que acatara la voluntad de la comunidad internacional, como vimos hace unos días cuando se enfrentó a la decisión del 99% de los países del mundo, manteniéndole a Cuba el bloqueo económico, apoyado sólo por el gobierno, más soberano que sumiso, de Israel. Violar la Carta de Naciones Unidas es en este país algo tan cotidiano como el café mañanero.

 

¿A qué historia se refiere Obama cuando dice que Cuba debe ponerse a tono con ella? ¿Será a la del Imperio, tan llena de masacres, invasiones, despojos, auto-agresiones asesinas, genocidio de la población autóctona, asesinatos de obreros y campesinos, bombardeos incendiarios y nucleares que queman vivos a millones de seres humanos en más de un 95% niños, mujeres y viejos; atentados bacteriológicos, magnicidios internos y externos, bloqueos económicos que causan hambre y muerte y otras bestialidades?

 

¿O, tal vez, se refiera Obama a la situación actual de Estados Unidos en que ya se están produciendo grandes protestas sociales, como las de Nueva York en Wall Street y muchas otras ciudades, que pudieran convertirse en focos de violencia y hasta de guerra civil?

 

¿O a los dos millones de seres humanos que duermen a la intemperie, en su mayoría bajo el frío mortal de las ciudades norteñas; los 52 millones que carecen de seguro médico; los millones y millones que han perdido sus empleos y hogares; los millones y millones de graduados de segunda enseñanza que no saben si Canadá está al norte o al sur de este país; los 170 millones de trabajadores que carecen de derechos laborales –89.5% del total--, los millones que se encuentran en presidio porque no pudieron costear una adecuada defensa legal y fueron victimas de defensores públicos –public defendants-- que complacían al fiscal no al defendido, y muchas otras infamias que son tan visibles como la luz del día?

 

¿Cómo va el Imperio a crear condiciones de guerra como las de Libia, que pudieran provocar bombardeos de las potencias más guerreristas del mundo, en un país, como Cuba, entregado a la paz, la cultura, el trabajo, el cuidado a la salud, la protección a la niñez y la vejez, la convivencia internacional, la fraternidad humana y la equidad social?

 

En su clásica ignorancia sobre los demás países, el Imperio no entiende que las guerras sociales se producen cuando el gobierno se divorcia del pueblo, no, como en el caso de Cuba, cuando gobierno y pueblo están en continua y estrecha relación.

 

2-. ¿Cuál democracia?

 

Puede haber muchos cubanos que no estén de acuerdo con su gobierno, pero no hay que vivir en Cuba para, por lo menos, sospechar que la mayoría sí lo está.

 

Obama llegó a la presidencia por la voluntad de un 53% de los electores en unas elecciones en las que votó un 63% del electorado. Si tenemos en cuenta que el número de electores en noviembre del 2008 era de unos 208 millones, en una población de 292 millones de habitantes, las personas que votaron por Obama –131 millones-- representaron el 44% del pueblo estadounidense.

 

En varias encuestas recientes, la aprobación popular de Obama ha descendido al 52%, o sea que si esos 131 millones que votaron el 4 de noviembre del 2008, pudieran votar hoy por él, sólo lo harían 68 millones de personas, o sea el 21.8% de los 312 millones de habitantes que hoy tiene el país. Si tenemos en cuenta que hoy hay unas 19 millones de personas más que en el 2,008, eso alteraría el total en números, pero no la proporción que lo apoyaría.

 

Ésa es la democracia que proclama Estados Unidos: un presidente que gobierna en contra de la voluntad de casi un 80% del pueblo.

 

Si analizamos esto en lo internacional, o sea la voluntad de la población mundial, vemos que en cuanto al bloqueo económico del Imperio a Cuba y de acuerdo a la más reciente decisión de Naciones Unidas, sólo votaron en favor del mismo Estados Unidos e Israel, que poseen en conjunto 319 millones de habitantes, o sea el 4.4% de la población mundial.

 

En este sentido, el Imperio Yanki-sionista se opone a la voluntad del 95.6% de los habitantes del mundo, o sea 6,791 millones de personas, de una población mundial estimada en unas 7,110 millones de personas para el primero de octubre de este año.

 

Eso es sin tener en cuenta que de los 319 millones de habitantes de ambos países, es muy probable que, al menos, un 50% de su población conjunta no esté de acuerdo con el bloqueo imperial a Cuba, o sea que en este caso, tendríamos que 159 millones de personas que viven en ambos países se oponen a la voluntad de 6,951 millones de personas que viven en el resto del mundo y en esos países. O sea: el 2.24% de los seres humanos le impone a Cuba un bloqueo al que se opone el 97.76% de la humanidad.

 

Más del 65% de los cubanos emigrados en Miami es contrario al bloqueo.

 

¡Excelente democracia la de Estados Unidos, a nivel nacional y mundial!

 

3-. Obsesión

 

Obama está empeñado en que Cuba regrese al capitalismo de la misma forma que se comprometió con las otras potencias mundiales en que Gadafi fuese sacado del poder para que fuera de ellas el petróleo, y no le importó que tuviera que provocar la muerte de miles de inocentes.

 

Obama sigue la política de los gobernantes que ha tenido este país desde enero del 59: Eisenhower, Kennedy, Johnson, Nixon, Ford, Carter, Reagan, Bush, Clinton y Bushito -- que no fue un buchito de café, sino un buchón de sangre--.

 

Unos fueron más agresivos, aunque en cierto momento más compasivos, como Kennedy, otros más ignorantes, como Reagan, otros más vengativos, como Clinton y Bushito, y aun otros más peligrosos, como Carter, con su suave política de risas y abrazos… y un misterio escondido dentro de la manga.

 

De todos ellos, el único inteligente fue Carter porque se dio cuenta que la mejor manera de combatir a un gobierno comunista no es haciéndole la guerra, sino la paz.

 

El Miami del exilio reaccionario nunca se dio cuenta de eso y aún odia a Carter que fue el único que trató de que… no hubiera exilio. Tal vez sus dirigentes no lo hicieron por ignorancia, sino porque querían todo lo opuesto a lo que proclamaban, o sea no a “liberar” y regresar a Cuba sino a seguir viviendo en la meca de los billetes verdes y a esclavizarse en este sistema de capitalismo salvaje que a ellos complace.

 

Nixon pudo haber hecho en Cuba lo mismo que hizo con China, pero tenía muchos otros asuntos que atender y las riquezas de Cuba no eran importantes para este país porque azúcar para exportar tenían muchos países de América, el turismo tenía mil lugares adonde ir, los frutos menores eran abundantes en toda la América tropical, el níckelle sobraba a Canadá, el cobre a Chile, el cromo a Brasil, el cobalto a El Congo, y los tabacos de Canarias y Jamaica eran muy buenos también, y el valor económico más importante que existe, el trabajo humano, era muy limitado en Cuba, tres o cuatro millones de trabajadores a lo sumo, y más de setecientos en la China de entonces.

 

Ahora se cree que haya grandes yacimientos petrolíferos en la plataforma insular norte de Cuba y eso, por supuesto… cambia el cuadro. A una Cuba petrolera sí es buen negocio invadirla.

 

4-. El perenne recurso de la auto-agresión terrorista.

 

Si Obama aspira a que existan en Cuba las condiciones de rebeldía que había en Libia hace un año, va a tener que crear en un laboratorio a miles de combatientes que estén dispuestos a matar y a morir.

 

Tengo la curiosa sospecha que le va a costar muuuuuucho trabajo convertir en combatientes reales a estos cuatro gatos maullantes y chillantes que lo que están es buscándose los frijoles.

 

Eso no se le debe criticar a nadie. El condumio es un derecho inalienable del reino animal. Lo repudiable es que se identifique a los frijoles con la causa de un pueblo.

 

Si no existen, entonces, en Cuba condiciones para una guerra civil que luego tenga el apoyo terrorista de los aviones imperiales ¿cómo va Obama a creer que algo violento pueda suceder en Cuba, el año que viene, para lo cual sus fuerzas ya se están preparando?

 

De un gobierno que perpetró el 11 de Septiembre puede esperarse cualquier cosa, por salvaje que sea.

 

No sé qué va a hacer el año que viene este señor, que más bien parece surgido de La Escuela de las Américas que de un aula de Harvard, para que en Cuba existan las condiciones de Libia, pero si analizamos la historia del Imperio, llena de auto-agresiones terroristas, debemos deducir que Obama pudiera perpetrar una campaña de auto-agresiones que aprontarían la invasión imperial a nuestro país.

 

5-. El plan de los canallas

 

Veamos ahora algo que ya hemos visto: la Operación Northwoods, un plan de auto-agresiones terroristas que el Pentágono y la CIA concibieron a principios de los años 60 para justificar la invasión a Cuba.

 

Lo que van a leer son memorandums oficiales del Pentágono y la CIA que fueron desclasificados, en 1997, debido al Freedom of Information Act –Acta de Libertad de Información-- y que aparecen en el libro Body of Secrets, del escritor y analista de Inteligencia, James Bamford:

 

A) El avión fantasma

 

--Se puede crear un incidente que pruebe a cabalidad que un avión de guerra cubano ha derribado a un avión comercial de pasajeros en ruta de Estados Unidos a Jamaica, Guatemala, Panamá o Venezuela. El destino de la nave sería escogido para que tenga que atravesar el territorio cubano de norte a sur. Los pasajeros pueden ser un grupo de estudiantes universitarios que está de vacaciones o cualquier agrupación de personas con un interés común en contratar un vuelo.             

 

--Un avión de la Base Aérea Englin sería pintado y numerado como una copia exacta de un avión civil registrado que pertenezca a alguna organización privada del área de Miami. En un momento designado, el avión duplicado podría ser sustituido por el avión comercial verdadero y sería abordado por pasajeros escogidos que usen nombres supuestos cuidadosamente seleccionados. El avión registrado sería convertido, entonces, en un drone –avión no tripulado y manejado a control remoto--.

 

--Los tiempos de salida del avión no tripulado y del avión real serían coordinados para que puedan encontrarse en un punto del sur de la Florida. Desde el punto de encuentro, el avión que lleva los pasajeros descendería a una altitud mínima (para no ser detectado por los radares) e iría directamente a un campo auxiliar de la Base Aérea Englin, en el que se harían los arreglos necesarios para evacuar a los pasajeros y que el avión regrese a su estado original.

 

--Mientras tanto, el drone seguiría volando por la ruta establecida para el avión de pasajeros. Cuando esta nave aérea no tripulada estuviese llegando al sur de Cuba transmitiría, por las frecuencias internacionales que recogen las señales de peligro de los aviones --the international distress frequency-- un mensaje de alarma --may day-- de que está siendo atacada por un Mig cubano. La transmisión sería interrumpida al destruirse el avión por una señal de radio a control remoto. El avión caería al mar, al sur de Cuba. Esto permitiría que las estaciones de la ICAO en el Hemisferio Occidental le comuniquen a los controladores aéreos de Estados Unidos lo que le ha sucedido al avión, en vez de que el gobierno de EU tenga que ‘vender’ el incidente. (ICAO: International Civil Aviation Organization --Organización Internacional de Aviación Civil, una agencia de Naciones Unidas--.

 

B) El ataque aéreo

 

Sigamos con otro de aquellos curiosos memorandums de hace medio siglo:

 

--Es posible crear un incidente en el que aparezca que un Mig de Cuba destruye un avión de guerra de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos sobre aguas internacionales en un ataque no provocado.

 

--Aproximadamente cuatro o cinco aviones F-101 serían enviados en formación desde la Base de la Fuerza Aérea de Homestead --al sur de Miami-- a las proximidades de Cuba. Su misión sería la de hacer ejercicios de defensa aérea al sur de la Florida. Estos aviones harían variaciones de estos vuelos a intervalos frecuentes. Los pilotos serían instruidos para que se mantengan, al menos, a doce millas de las costas de Cuba; sin embargo, llevarían municiones reales --live ammunition-- en caso de alguna acción hostil por parte de los MIGs cubanos. 

 

--Mientras la formación de vuelo esté avanzando hacia el este, un piloto instruido previamente iría al final de la formación a una distancia considerable del avión que tiene enfrente. Cuando esté cerca de la costa cubana, el piloto transmitiría un mensaje de que ha sido atacado por un MIG y está siendo derribado. Sería su única llamada. El piloto, entonces, descendería a una altitud mínima y volaría, a la mayor velocidad posible, hacia el oeste y aterrizaría en una pista auxiliar de Englin. El avión sería recibido por personal apropiado, sería guardado y se le daría un nuevo número de registro. El piloto, que haría la misión usando un nombre supuesto, recuperaría su propia identidad y regresaría a su lugar normal de trabajo. El piloto y la nave, entonces… desaparecerían.

 

--En el momento preciso en que la nave sea, supuestamente, derribada, un submarino, o barco pequeño, dispersaría en la superficie marítima, a unas quince o veinte millas de la costa cubana, partes de un F-101 y un paracaídas y, entonces, desaparecería del lugar. Los pilotos que regresarían, entonces, de este a oeste, a la Base de Homestead, se encontrarían con una historia real de acuerdo a las apariencias, o sea a “lo que habrían visto”. Barcos y aviones de rescate serían enviados para encontrar las partes del F-101.

 

C) Terror en Estados Unidos y masacre de refugiados en alta mar

 

--Podemos desarrollar una campaña terrorista en el área de Miami, en otras ciudades de la Florida y en Washington, para que se culpe a Cuba comunista. Esta campaña terrorista estaría dirigida contra los cubanos que buscan santuario en este país. Podemos hundir un barco lleno de refugiados cubanos en ruta a la Florida (we could sink aboatload of Cubans enroute to Florida) Podemos atentar contra la vida de algunos refugiados prominentes para que esto tenga amplia publicidad y se culpe al gobierno cubano.  Podemos hacer que exploten algunas bombas en ciertos lugares seleccionados para que la policía arreste a los “culpables”, a los que se les ocuparía documentos que probarían la complicidad directa de Cuba.

 

(Hasta aquí unos pocos memorandums del Pentágono y la CIA sobre la Operación Northwoods)

 

Después de la Crisis de Octubre de 1962, Kennedy desactivó esos planes truculentos y, a fines del año siguiente, los jefes reales del Complejo Militar-Industrial-Terrorista le pasaron la cuenta en Dallas.

 

Para que se haga realidad el viejo sueño del Imperio de destruir el proceso revolucionario cubano, tal vez Barack Obama, uno de los gobernantes más guerreristas que ha tenido este país, esté dispuesto a reactivar la Operación Northwoods u otras auto-agresiones terroristas que sirvan el mismo propósito.

 

Tal vez, también, el sueño se le convierta en una terrible pesadilla.