Cubanálisis  El Think-Tank

                                          RAZONES Y PERCEPCIONES DESDE LAS POSICIONES CASTRISTAS:

                                                                SUS AUTORES, SUS PROPIAS PALABRAS

 

 

Los lineamientos deben ser severamente modificados con la actuación de todos

 

Porque se nos propone una política de estabilización del retroceso. Se está decidiendo el destino de la revolución y el país. No son momentos de ambivalencias.

 

Alfredo Menéndez, Kaos en la Red

 

Los que consideran el socialismo esencialmente-partido único verticalista y autoritario, economía estatal distributiva, sociedad uniformada-regulada y poder permanente de una misma persona y su grupo, están, al fin, realizando cambios.

 

Están proponiendo una “vía china”, aunque, debido a las enormes críticas que se han desarrollado en Cuba contra China entre varias alas de intelectuales de izquierda, ellos prefieren hablar del “modelo Vietnamita” y mucho más de un modelo autóctono. El cambio de terminología es irrelevante.

 

Tratan de implementar Cambios estructurales y de conceptos que llevarían el país a una economía semi-capitalista bajo la dirección de un Estado autocrático de partido único, controlado en su mayor parte por el ejército y los descendientes sanguíneos de los fundadores. ¿Y Marx y Martí?... Bien, gracias. ¿Y los trabajadores?... Bien, gracias.

 

Algunos afirman que es lo máximo posible dado las acciones enemigas y ciertas diferencias en la dirección. Es una explicación sencilla y en consecuencia atractiva, pero no necesariamente correcta. Un análisis de este período demuestra que, la dirección pasó por alto la gravedad y complejidad de la crisis interna y creyó que se desarrollaría en un escenario nacional complaciente e internacional muy optimista. Por estos errores está pagando un alto precio.

 

Otros, mas serios, como los compañeros de IDS, Joven Cuba y el grupo 5 de Setiembre, proponen aportes que no dudamos sean positivos, pero todavía confían en que se les haga caso y son muy comedidos en un análisis que desgraciadamente no ofrece muchas alternativas. Cada vez que el nuevo equipo de gobierno, que nos quiere hacer creer que no tienen NADA QUE VER CON EL PASADO, habla, machaca una concepción inaceptable. La culpa es del pueblo que no trabaja y es muy corrupto. Lo último es la Ministra defendiendo los impuestos. Resulta que los cubanos no pagamos la defensa. Miente. Lo pagamos con los bajos salarios y los pagamos con una cuota mensual para las MTT que ella no considera suficiente y ahora quiere impuesto sobre salarios también.

 

El discurso oficial dice que "el estado subsidia" cuando en realidad somos los trabajadores quienes subsidiamos al estado. Además de los salarios de miseria extrema, en relación con el costo de la vida, la cantidad de actividades solidarias, voluntarias o no pagadas que realizamos los cubanos en ocasiones triplican las retribuidas.

 

En cierto sentido, comprando a un precio muy superior todos los productos que venden nuestras tiendas recaudadoras de divisas, el consumidor de nuestro país ha estado subsidiando la violenta crisis que sufrió la economía nacional a raíz del derrumbe de la URSS y el campo socialista.

 

En realidad Los lineamientos parecen más el testamento de una dirección que ya agotó sus posibilidades revolucionarias y que nunca superó sus notables carencias filosóficas e intelectuales sobre el socialismo…Y DE UNOS DESCENDIENTES QUE YA NO TIENEN ALGUNA CONFIANZA REAL EN EL PUEBLO NI EL SOCIALISMO.

 

En su defensa histórica, hay que decir que fueron más allá de sus limitaciones de clase, enfrentaron con inteligencia y mucho valor un imperio poderoso, trataron de llevar su concepción de la justicia social a muchas partes. Pero, ya se agotaron.

 

Como han expresado otros… Las causas que motivaron esas deformaciones son muchas, entre las que no se puede subestimar la agresión y presión enemiga, que efectivamente limitó opciones y las posibilidades de maniobras, pero tampoco se puede ocultar que la conjunción de un proyecto nacionalista y antiimperialista encabezado por la pequeña burguesía radical triunfante, con sus preferencias por el culto a la personalidad y la educación como herramienta esencial de cambio y un proyecto socialista igualmente contaminado excesivamente de la experiencia estalinista y concepciones estatistas, economicistas y desarrollistas, llenos ambos de limitaciones y prejuicios, fueron decisivos en las insuficiencias y errores posteriores.

 

NI las excepcionalidades históricas de la revolución cubana, ni las diferencias entre las capas de la burocracia –que existen y a veces se manifiestan- son capaces de neutralizar estos escenarios. Las contradicciones que hoy existen en el poder son menores que sus acuerdos, pues nos está ocurriendo lo que ha ocurrido en todo proceso revolucionario y reformista de cambio: llega un momento que para pasar a la nueva etapa, los conductores tienen que ceder poder. Y NO QUIEREN.

 

Como han dicho otros… En su mayoría este grupo imprevisto asume la posición de que el socialismo y la democracia es un régimen que sólo funciona para las élites y la meritocracia, mientras que el sistema social idóneo para los otros es uno que recree la obediencia generalizada bajo el mando de un líder ilustrado. Reforzando la actitud de que los obreros --en lugar de tener una voz propia-- deben buscarse ‘‘abogados’’ que hablen en su nombre.

 

No es tiempo solo de cambios económicos. No es tiempo de una política de Estabilización del retroceso que es prácticamente lo que se nos propone. Recortando gastos y dejando la subsistencia, comida y viviendas, esencialmente en manos de los ciudadanos y territorios. Se nos ofrece un severo aumento del desempleo -30 por ciento, significativa reducción de asistencia social-incluido los minusválidos. Se acepta la bancarrota de las empresas y los trabajadores…a la calle o con dos meses de ayuda… Se aumentan ya los precios de la electricidad y la gasolina… Se privilegia la economía del timbiriche sin tocar los privilegios desmedidos del poder, mientras el estado se blinda con los grandes proyectos con el capital internacional y las inversiones estratégicas… petróleo, Zona franca Mariel, Campos golf e inmobiliarias.

 

Se omiten cosas que no debemos aceptar. Tienen razón los compañeros de JOVEN CUBA-NUEVA GENERACION… La necesidad de pedir permiso para salir de Cuba y la prerrogativa del estado a negarlo incluso a personas que no conocen secretos ni han cometido delito alguno, el insólito concepto de “salida definitiva” que rige en Cuba la práctica de apropiarse de los bienes de aquellos que caen en esta categoría, los enormes costos de cualquier trámite asociado, la obligación de pagar cada mes un impuesto para quien recibe el permiso pueda permanecer fuera de Cuba, la propia limitación temporal para tal permanencia y la opacidad de una parte de las regulaciones, que no pueden ser siquiera consultadas por ser secretas, son algunas de las anomalías vinculadas a este tema. Las actuales regulaciones migratorias, tarde o temprano, serán modificadas; pero lo cierto es que hoy rigen, y su presunta modificación no pasa de ser un murmullo generalizado y una posibilidad dilatada sine die. Los lineamientos las ignoran completamente, desconociendo que existen muchas tradiciones políticas que en la confusión del río revuelto se presentan como democráticas… y defienden órdenes despóticos.

 

Son consecuencia de copias mal hechas por la actual dirección. La tradición socialista del Siglo XX sobrevaloró los derechos sociales sobre los individuales, las garantías materiales sobre las jurídicas, las libertades materiales sobre las formales, y privilegió la democracia «material» sobre la democracia «formal». Al mismo tiempo, los Pactos Internacionales sobre Derechos Humanos fueron concebidos igualmente desde el principio de «precedencia»: unos derechos deben estar «primero» que los otros.

 

Los lineamientos nos demuestran que la actual dirección está muy lejos de las concepciones más avanzadas en el mundo e incluso del Nuevo Socialismo que ya comienza a caminar en América Latina.

 

El nuevo socialismo la considera como una integralidad: la democracia es ECONÓMICA, social y es política, es formal y es sustancial. La democracia debería servir, para reparar una injusticia y no para provocarla. La democracia deviene el más fuerte de los ideales cuando sostiene esa esperanza.

 

En resumen, Criticamos los lineamientos por la limitada presencia de espíritu socialista.

 

Criticamos los lineamientos por sus graves confusiones ideológicas y su exceso de pragmatismo.

 

Los criticamos porque el problema de Cuba no es solo económico y

 

también porque violan la constitución, sientan un precedente funesto y se hacen mientras no se derogan leyes punibles sobre determinadas propuestas.

 

Criticamos los lineamientos porque bajo una mascara de democracia solo se nos esta pidiendo condonar hechos consumados.

 

Y no aceptamos el simulacro de discusión democrática actual porque se nos están ocultando las propuestas alternativas

 

Lo que se nos ofrece es el Plan de la alianza MILITAR Y poli-tecno-sindical-burocrática, incorporado los intereses de los jefes locales para poder ser más jefes verdaderos, un pequeño grupo de cuentapropistas anteriores que han acumulado dinero y de las élites culturales-deportivas, ya con capital para reinvertir en los pequeños negocios y disfrutando de libertades producto de su chantaje al estado. -O me lo permites o me voy.

 

No deben existir dudas, hay que trabajar por detener el curso de los acontecimientos, por desenmascarar un lenguaje destinado a confundirnos y por evitar que la miseria del pueblo pague los errores de los que dirigen. Es ahora o nunca. Si en dos meses se envían medio millón de trabajadores a la calle y se permiten los grandes proyectos en alianza con el capital internacional, sin control social, y sin libertad de expresión horizontal del pueblo y no se renueva la dirección, dentro de cinco años solo quedará el lamento.

 

La burocracia en primer lugar tiene que acompañar al pueblo en sus sacrificios y en segundo lugar si decide romper el pacto social establecido de la forma en que lo proponen debe aceptase ser roto para todos. Ese pacto social decía más o menos. Nosotros los aseguramos socialmente, pero mandamos eternamente. Si ello cambia, la repuesta debe ser Ahora no pueden seguir mandando los mismos.

 

Ciertamente no creemos que algunos sean traidores todavía, pero otros están acumulando aceleradamente puntos. La consigna debe ser, Modificación de los lineamientos, por una nueva constitución socialista y una nueva dirección revolucionaria. Es tiempo de una Constituyente, con delegados elegidos por democracia directa y no mediada por las comisiones de candidatura.

 

Viva Cuba.