Cubanálisis  El Think-Tank

        RAZONES Y PERCEPCIONES DESDE LAS POSICIONES CASTRISTAS:

                                  SUS AUTORES, SUS PROPIAS PALABRAS

 

 

El pragmatismo responsable de Raúl Castro

 

Vicente Morín Aguado, en Havana Times

 

El Presidente cubano acaba de publicar su último discurso, impresionante aunque muchos en mi país no leen los periódicos, refugiándose en “La Voz Kids” o los seriales pirateados a las televisoras extranjeras.

 

Hay frases de Raúl Castro que merecen destaque:

 

“…me atengo al convencimiento de que el primer paso para superar un problema de manera efectiva es reconocer su existencia en toda la dimensión y hurgar en las causas y condiciones que han propiciado este fenómeno a lo largo de muchos años.”

 

La denuncia del actual Jefe de Estado puede resumirse en estas palabras suyas:

 

“Así, una parte de la sociedad ha pasado a ver normal el robo al estado (…) Lo más sensible es el deterioro real y de imagen de la rectitud y los buenos modales del cubano.”

 

Estamos ante la triste realidad, antes negada, casi silenciada por los medios de difusión oficiales, de una crisis de valores al nivel de toda la sociedad. El fenómeno crece tanto como se deterioran los viejos edificios en La Habana, prestos a derrumbarse ante cualquier fenómeno natural repentino.

 

Aunque políticamente hablando, Raúl insiste en la subjetividad, es decir, apelar a la conciencia, viejo dogma socialista, no deja por ello de marcar las causas objetivas, que pudiéramos resumir en varias expresiones de su último discurso:

 

- Aún cuando el Producto Interno Bruto (PIB), crece un 2.3 %, tal avance no se nota en la economía familiar.

 

- Necesidad de avanzar hacia la unificación monetaria, declarando que “El fenómeno de la dualidad monetaria constituye uno de los obstáculos más importantes para el progreso de la nación.”

 

- Relación de la dualidad monetaria con la llamada “Pirámide invertida”, es decir, la desvalorización del trabajo profesional frente a los oficios manuales.

 

Una vez más el Jefe de Estado acude a la institucionalidad, a clamar por la ley escrita, por el respeto al orden como generador de la estabilidad social. Su apelación motiva porque incluye a la “Sociedad Civil”, inclusive las entidades religiosas. Nunca antes conocí de un llamado así dentro del Socialismo.

 

Puede parecerle a ciertas personas otro discurso agregado a los muchos anteriores, no lo creo, es un reconocimiento de nuestra realidad como nunca antes aprecié. Significa no volver atrás porque acepta la realidad tal y como hoy se manifiesta.

 

El apego a los preceptos legales, inclusive para los opositores a nuestro sistema político, constituirá un gran paso de avance. Los pronunciamientos de nuestro presidente pueden ser aplaudidos, inclusive por sus opositores.

 

No puedo, creo que nadie pueda asegurar la posibilidad de hacer realidad cuánto propone en su empeño el actual mandatario de nuestro país, pero tengo la certeza de que ha tocado fondo en cuanto a nuestra actualidad.

 

Por supuesto, el pragmatismo de Raúl Castro es socialista, pretende preservar la revolución de la cual el mismo es uno de sus principales artífices.

 

Intentando definir el modelo económico que finalmente resultará de las actuales reformas, el Jefe de Estado colocó en primer orden el predominio de la Propiedad social sobre los medios fundamentales de producción, reconociendo otras formas de gestión económica no estatales, junto a preservar el plan como instrumento rector de la economía, sin negar la existencia del mercado.

 

Soy optimista porque finalmente estamos reconociendo de forma abierta y cabal la difícil situación en que vivimos. Bien dicho, es el primer paso si de veras queremos cambiarla por algo mejor. Los disgustos son muchos, aún así apoyo el pragmatismo responsable de nuestro presidente.