Cubanálisis  El Think-Tank

                                          RAZONES Y PERCEPCIONES DESDE LAS POSICIONES CASTRISTAS:

                                                                SUS AUTORES, SUS PROPIAS PALABRAS

 

 

Cuba: un Congreso manipulado e insuficiente

 

Agotado el último voto de confianza. Después de leer los lineamientos aprobados no se vislumbra una Cuba socialista en los próximos 25 años.

 

Cuba - Proyecto Martí-Tejeras, Vuelta Abajo, Pinar del Río

 

La dirección del país y el Partido Comunista han cometido un serio error histórico al desaprovechar todas las potencialidades que ofrecía un Congreso real para el rescate del proyecto. En esta oportunidad no demostraron condiciones para apoyar su papel de vanguardia. Los nombres de los 1000 delegados al Congreso no deben ser olvidados por los militantes.

 

Ciertamente, Raúl fue autocrítico, pero autocrítico en las cosas que de no serlo afectarían tanto su credibilidad como dirigente que no tendría margen de legitimidad. Con esas autocríticas escondía a la vez situaciones aun más importantes.

 

En cuanto a la política económica ya aprobada y sus 311 lineamientos, además de notables arreglos de redacción -pues la versión inicial era el bodrio de los que no estudiaron español-, se ha logrado después de 52 años… tomar medidas sobre el derecho que disfrutan todos los ciudadanos del planeta tierra que tienen casa y autos, de ser propietarios reales de los mismos y se nos prometió estudiar –otro derecho de cualquier ciudadano y trabajador medio- viajar como turistas alguna vez. Todo ello en un marco sin tiempo de cumplimiento e ignorando que, mientras no tomen determinación sobre la doble moneda,- lineamiento que no tuvo periodo de cumplimiento en la nueva versión tampoco y el necesario aumento de salarios, estamos ante medidas sólo útiles a las élites.

 

En general, no se aprecia en los documentos ni en los discursos el énfasis en el papel dirigente que deberían ejercer los trabajadores en la dirección de la economía y la política, en cualquier sociedad que se proponga hacer el socialismo. Sólo hay 7 trabajadores directos a la producción en el Cte. central del PCC.

 

El énfasis en la política de selección y formación de cuadros al estilo de los anteriores 52 años, es una de las muestras fundamentales de la subestimación de los métodos democráticos de elección y del menosprecio a la militancia. La única política de cuadros válida en el socialismo, es la elección libre y democrática, lo demás ha sido y seguirá siendo una desviación antimarxista y anti martiana. Por cierto, esa selección sí escogió a hijos y familiares de los líderes como delegados, invitados y nuevos miembros del Congreso.

 

No hubo definición sobre qué SOCIALISMO construiremos, no existió una autocrítica profunda y compleja de los errores cometidos, no existió renovación real de la dirección, no se privilegió a las instituciones y mecanismos de carácter colectivistas en la economía, se autorizó a un medio jamás utilizado en Cuba -la Conferencia -prerrogativas de Congreso y hasta el co. Murillo se atrevió a decir a una delegada que ciertas definiciones ya se habían tomado y no se discutirían y 50 mil opiniones no fueron aceptadas -o se continuará su estudio en etapas posteriores- opiniones que no se pusieron en conocimientos del Congreso y sólo Raúl dijo, así como de pasada, que 45 pedían la concentración de la propiedad y por ello fueron rechazadas.

 

Tal vez medidas más audaces se hubieran aprobado si la dirección no hubiera escamoteado a los delegados-sin ninguna oposición por su parte, las opiniones todas del país, la deuda externa de la República, la afectación económica por laemigración, y los datos reales del nuevo potencial migratorio de no resolverse la situación, o las plataformas alternativas de la izquierda cubana y otros militantes del PCC.

 

Para mayor precisión y abundancia de elementos para escépticos y optimistas.

 

1.- Evadiendo la violación de los Estatutos al no explicar los años sin Congreso, ignorando las responsabilidades de la dirección por haber destruido la industria más importante de Cuba, -la azucarera-, desconociendo completamente a Marx, y mencionando de Martí solo la necesidad de tener en cuenta la dignidad plena del hombre, -sin especificar qué significado tiene esto para los dirigentes cubanos-, y utilizando muy pocas ideas y conceptos socialistas, - sin mencionar el papel del control obrero y los sindicatos, se nos afirma que esto es un Congreso para perfeccionar el socialismo.

 

2.-Sin hacer balance desde el último congreso a este, sin realizar antes del congreso un pleno que evaluara los cambios de reducción de miembros, sin dejarnos saber exactamente cuántos militantes del Partido componen el mismo, sin revelarnos cuántos han salido y cuántos han ingresado en el periodo, sin presentar adecuada y completamente el quórum, ofreciendo un muy corto informe de los cambios propuestos por el pueblo a los lineamientos y ocultando las propuestas alternativas, se nos afirma que esto es un Congreso para perfeccionar el socialismo.

 

3.- Sin comentar nada respecto a democratización del poder popular, sin referirse en los discursos -ni ampliar en los lineamientos- sobre las cooperativas, propiedades municipales o la autogestión, ni el acceso a los medios de información especialmente Internet o al menos intranet, sin hablar de la oposición a la discriminación por sexo y género e ignorando otras contradicciones, se nos ofrecieron una serie de análisis bastantes superficiales de causas y condiciones. Y se nos afirma que esto es un congreso para perfeccionar el Socialismo.

 

Raúl afirmó… Lo que aprobemos en este Congreso no puede sufrir la misma suerte que los acuerdos de los anteriores, casi todos olvidados sin haberse cumplido. Y dijo caérsele la cara de vergüenza por una mala política de cuadros. Hay que pertenecer a alguna orden religiosa medieval para considerar que si cinco congresos fueron tirados a basura este no lo será y si este deseaba ser diferente, diferentes debieron ser los métodos de elección para el mismo. Y no lo fueron.

 

De las medidas que se implementen en semanas sucesivas quedará en claro si se abandona el modelo de Socialismo neo feudal donde las personas y sus derechos son menospreciadas por estructuras y medios perversos que devoran a los fines más nobles y que hipotecan el ideal del socialismo.

 

En resumen, dividiéndole entre dos parte, manipulando la letra y el espíritu de lo que es un congreso, con notables indefiniciones de algunos conceptos, licencias con el tiempo, claros errores y parcialización de análisis y mistificando el origen obrero para no reconocer que casi no los hay en el Comité Central, duplicando al estado mientras divinizaba el origen militar de sus integrantes, el nuevo Secretario General no estimuló al congreso para abordar el aspecto principal, la definición de Qué es socialismo y la adopción de un programa para renovarlo.  Aunque el Congreso mismo aceptó algunas propuestas positivas, las renovaciones que consideramos impostergables y decisivas no son las aprobadas en este VI Congreso.

 

Como señala el politólogo e historiador P. Campos, "La ausencia de un profundo análisis de causas determinantes del sistema fracasado ha impedido el reconocimiento de que los problemas actuales son el resultado de lo que ahora se pretende “actualizar”, por lo cual persisten los males de fondo que la crítica oficial no ha abordado… continuará la forma asalariada de explotación de los trabajadores por el estado, sin precisar su participación en la propiedad, la gestión, ni  las utilidades y las empresas seguirán dirigidas por los designados desde el aparato burocrático estatal central".

 

La eliminación de todo tipo de explotación, incluyendo la emancipación de la clase obrera del tutelaje salarial, la libertad plena y el respeto a todos los derechos que deben gozar los seres humanos, y las reformas necesarias  para garantizar una democracia efectiva, directa y decisoria quedaron sin discusión.

 

En realidad seis Congresos mediante, nunca el proceso revolucionario cubano evolucionó hasta alcanzar las cotas democráticas, libertarias y socializantes del socialismo de Marx y Engels, ni siquiera de Lenin del Estado y la revolución o del de la Cooperación. Tampoco alcanzó las aspiraciones totales del proyecto Martiano, con todos y para el bien de todos.

 

El artículo primero de nuestra Constitución expresa:  “Cuba es un Estado socialista de trabajadores, independiente y soberano, organizado con todos y para el bien de todos, como República unitaria y democrática, para el disfrute de la libertad política, la justicia social, el bienestar individual y colectivo y la solidaridad humana”.

 

Pues en este Congreso, ni en el Comité central elegido están los trabajadores en la proporción que debían estar, ni se logró organizarlo con todos y para el bien de todos, pues otras tendencias emancipadoras no fueron ni tan siquiera invitadas, ni se adoptaron normas democráticas efectivas y reales para el disfrute de libertad política alguna.

 

En esencia un inviable e indeseado modelo estatista, burocrático y militarizado de “socialismo” continúa viviendo.

 

Se confirmó el triunfo del estado mayor supuestamente realista, eficiente y rápido sobre la supuestamente idealista y demorada política. El triunfo del estado sobre el partido, del pragmatismo sobre la ideología. El de la economía a secas por sobre el de la economía política.

 

Es triste que se este empecinado en actualizar sólo y esencialmente el Socialismo de Estado fracasado. Más triste es ver a esos hombres admirables que hicieron historia en grande negándose a dejar el paso a otros.

 

El último voto de confianza fue agotado.

 

A la izquierda cubana marxista y martiana le corresponde una nueva estrategia de lucha, en las difíciles condiciones del combate en dos frente, contra el capital y el imperio y contra la caricatura de Socialismo que significa solo el perfeccionamiento de lo existente.

 

Viva Cuba Socialista y libertaria.